27.8.17

No sé si podría existir una relación amorosa significativa con alguien que no conozca este lugar.

Cassette en autoreversa


Lado A: Es un espejismo. Obvio que es mucho más fácil sentirte cercana a alguien que está lejos, aunque parezca absurdo. Es simplemente una cobardía, una incapacidad de conectarte con quienes tenés cerca, de abrirte.

Lado B: Nadie dijo que la gente querida tenía que estar en la misma ciudad, en el mismo país, ni en el mismo continente. No es cobardía, sencillamente las cosas son así. Es suficientemente difícil que un alma se conecte con otra como para esperar que además, vivan cerca. Mirá con el Panda. ¿Es que acaso eso no es una prueba de que las personas con las que mejor nos sentimos están en cualquier lugar?

Lado A: Pero ¿no te parece sospechoso que esas almas siempre estén en el mismo país? ¿no habíamos decidido ya que la búsqueda del drama se quedaría en las novelas? Tal vez deberías escribir más y deambular menos en esa alucinación que un día sí y otro también, te hace pensar que allá estarías mejor, que serías feliz.

Lado B: Fuck.

Lado A: Para empeorar. ¿No acaban de estar reunidos en el mismo espacio-tiempo? ¿Acaso a alguno de los dos se le ocurrió mover un dedo para acercarse y -por ejemplo- probar cómo era una caricia?

Lado B: Fuck you, I won't do what you tell me.

Lado A: Decime algo nuevo.

Wikimedia


11.8.17

And all that's to come

Hace unos días salí con mi amigo más cercano a cenar y a hablar de la vida. Me preguntó qué ondas con el personaje a quien llamaremos el-geek y yo mentí, aunque no lo sabía. "No está pasando nada", le dije. "Y si pasa ahí veremos, que no hay prisa", agregué.

Al día siguiente salí con mi amiga más cercana, quien mejor me conoce en todo el universo. Me preguntó por el-geek. Ya eso debería haberme hecho sospechar. A veces las amigas nos conocen mejor que nosotras mismas. Yo solo dije que sí, que es un bonito muchacho, que es dulce, que es inteligente y sensible. En fin, todas esas mamadas.

Hoy leí algo que se sintió en la tripa, ahí donde está el verdadero corazón. Y entonces supe que había mentido. Está pasando todo, pero solo en este lado oscuro de la luna. Allá en su pedacito de mundo a chorrocientos kilómetros de mi, está pasando algo que nada tiene que ver conmigo.

Nada nuevo, pues.

Así se ve el lado oscuro de la luna. La foto es de la NASA.

3.8.17

Como una bailarina de cajita de música

Hace una semana le trajimos flores tropicales. Ya algunas están marchitas, podridas, manchadas. Ella insiste en dejarlas así, languideciendo en el florero.

Mientras hablamos del suicidio de un familiar, mientras ella dice que eso es egoísmo, que por qué no pensó en su pobre esposa, en el pobre jardinero que tuvo que encontrarlo así, muerto en la cama... yo saco las flores que ya no sirven, las corto en dos pedazos y las boto al basurero. "Aceptación, mami, aceptación" le digo, hablando de las flores y al mismo tiempo, de todo.

La idea me da vueltas en la cabeza. Desapego. Dejar ir. Soltar. No aferrarse. "Para que nada nos amarre, que no nos una nada" (Neruda).

"Si de algo debo sentirme orgullosa es de saber perdonar, dejar ir, no arrepentirme".

La ilusión me dura poco. Luego recuerdo el vacío en el estómago que ando desde que decidí renunciar a mi trabajo estable. Un vacío que solo desapareció en la última semana en la que me instalé en la negación absoluta de los hechos. Semana en la que también volví a subirme en el algodón de azúcar que me genera la mirada del otro. ¿Soy el azúcar? ¿Soy el palito de madera que gira y gira? ¿sos el que mueve el palito? ¿o sos vos el azúcar?

El problema del algodón de azúcar es que en Costa Rica SIEMPRE llueve.


La ilusiones duran poco. La sensación de que me tienen tomada de las manos dando vueltas sobre un zacate verde con sol radiante, árboles verdes en el fondo y de que TODO VA A ESTAR BIEN se disipa pronto. Por desgracia.

Por dicha. Porque solo así logro darme cuenta de que por alguna maldita razón, sigo necesitando una muleta para tirarme a pista, para sentirme plena, para sentirme poderosa y capaz de todo. Y tal vez tenga que ver con el deseo, con el deseo que no llegó a cubrirme en aquel inicio abrupto en el que los pañales los compraron de camino al hospital, después de rogar en el supermercado que les abrieran la puerta. Tal vez tenga que ver con que faltó esa última mano de barniz. Me descascaro. Por desgracia.

https://flic.kr/p/7uaUPX


30.7.17

Immigrant song

Acabo de releer mi último post. Sigue siendo maravilloso el efecto de tener un registro aquí de los momentos de confusión y supuesta lucidez.

Todo falso. Habiendo pasado el tiempo, no existe arrepentimiento alguno. Habiendo entendido mejor ese desencuentro, lo que me queda claro es que sencillamente hay personas con las cuales congeniamos y otras con las que no. Por alguna razón aún no muy clara, necesitaba ser aceptada por alguien con quien no tengo nada en común que no sea el software que usamos. Lo que queda ahora es un extraño vacío en el estómago cuando recuerdo a ese amigo que en el fondo, no era amigo ni era nada más que un desconocido al que había sumergido en una cobertura amorosa que con cuatro gotas de lluvia se deshizo tan fácil como vino. El vacío tal vez no es otra cosa que mi propio sentimiento de culpa por permitirme, una vez más, entrar en ese modo de adaptarme a ser alguien que no soy, a cuestionarme cómo hago las cosas, por dejar que alguien me juzgue desde su mirada de incomprensión.

Ha cambiado todo. Al regresar, no solo no tenía la casa por comprar (el trato terminó siendo un espejismo), sino que decidí soltar la rama de seguridad que da estar en planilla. Por motivos que no estaban claros, me pareció que era momento de abandonar la falsa seguridad de un trabajo fijo para lanzarme nuevamente a la inestabilidad de ser consultora.

También cambié de casa. Cambié de rumbo sin saber muy bien hacia dónde. Solo empecé a caminar hacia una intersección y sé, siento en todo mi ser, que llegó el momento de decidir cuál camino tomar. Es la misma intersección de finales del año pasado, cuando decidí comprar la casa. Decidí, no salió y entonces como si fuera el juego de la oca, regresé exactamente al mismo punto (aunque nunca es el mismo).

"¿Venir dentro de un año a quedarme? No. No pienso continuar malgastando mis pasos en planes más o menos quijotescos que terminan por drenar mi esperanza y golpeándome en los moretones pasados. Al menos hoy, a esta hora y en esta tierra, mi decisión está tomada".
 BLAH. Todo está en borrador.

No es este un post muy coherente pero el punto es que me siento asfixiada. Diez años después me siento en el mismo lugar y sin embargo, soy casi por completo otra persona. A diferencia de hace diez años, no necesito que empujen un carrito repleto de ilusiones. Solo empiezo a convencerme de que los recursos aquí están agotados para mi y que no puedo crecer en esta jaula tan pequeña.