31.1.05

La máquina de hacer colores y cariños

Me sorprendo a mí mi misma llorando por la muerte de Mark Greene... un médico de E.R. y entonces, al sentirme estúpida le meto bagaje teórico: debe ser por la identificación (incorporar rasgos o gestos, contenidos de una persona en nuestra propia personalidad o atribuírselos a otra persona a la cual estamos ligados afectivamente). Pero no, creo que no conozco a nadie que se parezca al doctor Greene. Y entonces pienso en qué tendrá la televisión que causa algo como eso.
¿Será que a veces conocemos más a los personajes de ficción que a las personas de carne y hueso? ¿Será que viendo al doctor Greene varias horas de mi vida llega a la categoría de un ser querido?
Pero bueno, afortunadamente no hemos llegado a tanto. La tristeza por la muerte de Mark se acaba en cuanto acaba el capítulo. El sentimiento de su pérdida no me va a acompañar ni un minuto más, hasta quizás, el próximo capítulo, cuando note su ausencia. Pero pronto la olvidaré, porque los productores –que han sido hábiles en hacernos encariñarnos con el doctor Greene- serán hábiles todavía y nos traerán una figura parecida, para –ahora sí- identificarlo con el doctor fallecido. Así me explico mis lágrimas y este duelo que duró... unos cinco minutos y sin embargo, en estas letras durará hasta que explote la existencia de la Internet.

De hecho –y no es fácil aceptar mi estupidez- la muerte ocurrió en el 2002. Hoy, yo veía un capítulo de hace no sé cuántas temporadas. Pero bueno, a él también le afectó esta muerte y tomó nota de las enseñanzas de este personaje. Al menos no fui la única doliente en este entierro.

28.1.05

¿A qué sabe la nostalgia?

A veces la nostalgia viene con imagen de Pizzerolas. Pienso que algunos extrañarán aquellas bolitas con sabores apenas perceptibles empacados en horrendas bolsitas, llamadas Ja Ja. Yo, más bien extraño los Pecaditos, de arroz tostado por favor... Para manejar mi angustia, he recurrido a cometerlos frecuentemente, ya que no puedo comérmelos.

Y bueno, para los que están afuera, pueden comprar algunos de nuestros “engaña tripas” aunque a precios de más de $1.15

Matahambres a lo tico:

24.1.05

¿Por qué blogueamos?

Discutíamos Shan y yo, una y mil veces por qué escribimos, para quiénes... sí, típico tema trillado de blogueros. Tonto Simón me pide postear más, igual que yo lo pido a veces. Y bueno, he pensado en algunas cosas sobre este blog, he escrito algunas cosas personales que no debí escribir, ¿debo cambiarle el tono? y en medio de estos pensamientos superfluos, descubro que hay blogueros encarcelados en el mundo y eso me confirma que a veces, usamos el blog para decir sandeces, mientras otros lo usan para cambiar el mundo.

El mío ha cambiado MI mundo pero ¿ha cambiado en algo un mundo ajeno?


19.1.05

La interné mami, la interné

Ha llegado la Sirena Madre desde las tierras del Sargento Preston y hasta ahora, las cosas van en paz… Ya seguiré desahogándome en este espacio sobre esta visita que me alegra pero a la vez me pone tensa.

Y bueno, mi madre es absolutamente renuente a la tecnología: usa máquina de escribir, vive fuera del país y hay que escribirle cartas ¡en papel, a mano! Y anoche, su comentario resistente fue: “No me gustan las computadoras, pero me gustaría ser una para que el marido me toque todo el día” (sí, así es mi madre...). Y bueno mi tío –saliéndose de su postura puritana habitual- se ha tirado éste chiste: “mejor relacionarse con la-puta-dora y no con la com-puta-dora”.


Y bueno, a mi madre he tratado de convencerla pero ya me rendí. Si supiera que una computadora permite que un niño piense que su papá chatea con Batman (su amigo usa el dibujo de Batman en el perfil del messenger) y que además, la computadora sirve para esto:

“(…)1. x says: calentando el agua y tu cuerpo endureciéndose ante el
cambio de medio...
1. x says: me gusta pensar que entro sigilosamente y me meto al agua
después que vos y te tomo por la espalda
1. x says: paso mis manos alrededor tuyo y pongo cada una de mis
manos en cada uno de tus pechos
1. x says: y cerramos los ojos y la boca ante el agua que cae
1. x says: y como si estuviésemos bajo una catarata, nos paseamos por
la naturaleza, desnudos, tan cerca como hemos llegado a
sentirnos
1. x says: luego te das la vuelta y nos besamos y el agua cae y entra
por nuestras bocas y nos besamos amor
1. x says: entonces me doy la vuelta y salgo por la puerta, dejando
un rastro de agua, así, sin secarme
1. x says: y seguís bañándote sabiendo que estuve ahí
1. x says: dandote el beso que añoraba darte (...)”

Así que trataré de convencerla de la maravilla de Internet con esta hermosa explicación

17.1.05

¿Será que vas en semifusas y yo en negras?

Hablábamos sobre eso de ser el primero... entonces alguien dijo –entre líneas, o sea interpreté que dijo- que por eso tiene novias jóvenes. No puede manejar eso de que haya pasado “el hombre de la vida” antes de que él llegara. Yo pensaba que si hubiera sido “el de la vida” ella no estaría con él ahora... el hombre de la vida es un hombre que marca pero no queda. Se aprende pero no se ama para siempre. Se deja o se es dejada, pero se pasa de hoja y hasta se dona el libro a la biblioteca. No sé si es igual con las mujeres. Benedetti al menos dice que no: “Es bastante probable que la primera mujer que tocamos pueda llegar a convertirse en la unidad de deseo para el resto de nuestros días, y sobre todo, de nuestras noches”. Y bueno, suena romántico ¿no? Hasta que mis conocimientos de psicoanálisis me tiran que esa primera mujer siempre es la madre y bueno, por eso las suegras son las suegras. No me quejo de la mía, pero bueno, es la rival por excelencia. Y no, no es lo mismo con los suegros de los hombres.

Y entonces, pienso que todo tenemos nuestros archivos, pero cada relación es inédita y cada caricia debería serlo. Mis amigos se preguntaban hace unos meses qué harían si supieran que iban a morir pronto. Los tres dijeron: ir a ver a fulana (léase LA ex novia). Y yo, pensé que era bien injusto para las nuevas novias, pero ese es tema para otro post. Pensé también –y eso es lo que quiero decir hoy- que soy afortunada, porque no había dejado nada abierto, nada inconcluso, nada sin decir, ningún reclamo y ningún beso sin dar. Si fuera a morir pronto –pensé en ese momento- no sería el pasado lo que visitaría.

Entonces sí. Resulta ser, que mis archivos están desclasificados, abiertos para hurgar. Y no están así los tuyos. Así que la vida nuevamente trae embrollos. Es cuestión de sincronía. Yo quiero saber y vos no querés decir. Yo, podría decirlo todo y vos no querés saber. Dicen los hombres que esos temas no se tocan. Puede ser. Pero tenía que decir que estoy en desacuerdo.



Vista de tu pasado desde aquí

16.1.05

Así se ve...

Parece mentira que tener algo tan hermoso dentro del cuerpo, pueda ser una noticia tan horrible. Así se ve el virus del SIDA en la geometría fractal. Este tema me llama, aunque todavía no entiendo nada... las matemáticas nunca han sido mi fuerte y sin embargo, me parecen maravillosas.


13.1.05

Son aquellas pequeñas cosas...



ACLARACIÓN PREMATURA: Esto no es ciencia.


Pienso, que pequeños detalles muestran más de la personalidad de la gente, que una entrevista o esos cuadernos que llamábamos “vinazos” que consistían en cientos de preguntas acerca de nosotros mismos: primer beso, primer amor, disco favorito, película favorita, fantasía romántica (en el cole no éramos muy liberados sexualmente), etcétera.

Una vez, estando en el Pollo Cervecero con varios amigos, nos vimos sin mesa para quedarnos en el bar. Había una mesa para dos vacía y una pareja sentada en una mesa para seis. Me acerqué a la pareja y pregunté con toda la dulzura que no me caracteriza, pero que puedo sacar de vez en cuando: “¿a ustedes les molestaría mucho pasarse de mesa para que nosotros podamos usar ésta, ya que son sólo dos?” El muchacho, simplemente dijo: “sí, nos molestaría mucho, nosotros llegamos primero”. Pienso que estaba en su derecho, él llego antes, quería balcón... lo que fuera. Sin embargo, si yo hubiera sido la mujer, quien probablemente estaba conociéndolo (parecía ser una cita aún no romántica, pues estaban sentados de frente) en ese preciso momento me levantaba de la mesa y tomaba dos caminos: cambiaba de mesa para esperar su reacción o simplemente terminaba la cita. Fue evidente para mí que esa actitud no era nueva en el muchacho y que si no puede ceder una mesa, menos puede compartir lo que se debe compartir en pareja.

Así, cada vez que voy manejando (actividad que al parecer, aún no me sale tan bien como pensaba según me dice mi compañero de viaje) no puedo evitar clasificar:

A la mujer que se equivoca de carril y cuando aparece el verde de cruzar, simplemente se queda bloqueándonos la vía, porque va a seguir directo ¿será tan irresponsable con todos sus errores y decisiones en la vida? ¿Pensará sólo en su propio beneficio en el resto de facetas cotidianas?

Al “vivazo” que adelanta por un carril que desemboca en un Ceda (esa planificación vial “only in Costa Rica”) y al otro “vivazo” que le da espacio, probablemente porque ha hecho eso alguna vez. Y bueno, por supuesto, esos dos, al ver otros “vivazos”, solidariamente con su gremio, dan campo a cuanto carro se atraviesa en los carriles equivocados... Este caso me produce dos sentimientos: ¿será solidaridad lo que muestran (con los “vivazos” como ellos) o será oportunismo? Pienso que es más bien lo segundo, y quizá sean de la gente que está esperando cualquier desliz para serruchar el piso a sus compañeros, para colarse en la fila del banco, para comerse la comida ajena que queda en el refrigerador de la oficina y generalmente diciendo en sus adentros: “al tonto ni Dios lo quiere”.

11.1.05

Nuevo Arenal (vieja receta)

Así que éste es Nuevo Arenal... “Se llama Nuevo Arenal porque cuando se hizo el lago, se inundó el antiguo pueblo de Arenal y el gobierno les construyó este”. Hmmm, no está mal, pensé, tiene escuela, centro de salud, plaza, iglesia... es un pueblo completo y bien planificado. Sin embargo, nos preguntábamos cuál es la actividad de Nuevo Arenal: no se ven tierras sembradas, no se ve ganado, hay muy pocas casas, el centro tendrá unos 40 negocios, un Banco Nacional, tres bares y pare de contar. Me atreví a decir: si hubiera sido ahora, la gente, los ecologistas y todo el mundo se hubiera opuesto... y bueno, este pueblo tan lindo no hubiera sido posible, ni ese lago tan lindo.

Y... sí, la ingenuidad se me desborda algunas veces.

Pocos días después viajé hacia las playas guanacastecas gracias a Interbus. Debo decir que es excelente idea eso de que te recoja una microbús en cualquier parte y te lleve a donde vas y que además, sean puntuales y amables. Como es poco frecuente que viajen ticos, el chofer casi se muere de alegría al verme. Me senté de copiloto y nos fuimos hablando todo el camino, pasando por la iglesia de Cañas hasta llegar a Liberia. Allí, el trasbordo, me trajo otro chofer: don José Andrés, un educador pensionado de esos que desgraciadamente escasean. Don José sabe de árboles, de historia, de política, se manifestaba cuando joven, estudió en la UCR con los más más (en la época de oro digamos)... Y don José llega a contarme la verdadera historia de Nuevo Arenal.

El pueblo de Arenal, quería pasarse a otras tierras porque las que el gobierno había escogido no son fértiles. El pueblo no quería inundar su antigua casa, porque sus seres queridos están enterrados en el cementerio que hoy está bajo el agua. Don José estuvo ahí cuando inundaban, y la gente lloraba por perder esos huesos que significan tanto cuando alguien amado se te va para siempre ¿Dónde ir a visitar a tu mamá o a tu papá que ya no están? ¿Dónde llevar las flores el día de muertos?

Dicen que en esta época, comenzó la corrupción que nos golpea hoy con toda su fuerza. Al parecer, el gobierno eligió esas tierras porque pertenecían a amigos del presidente, así que la compra favorecía a sus amigos... y eso no es todo: como las tierras no son fértiles, los campesinos se vieron obligados a vender parte de esas nuevas tierras y ¿a quiénes vendieron? A los antiguos dueños.

Es así como el Nuevo Arenal que conocía, un pueblo lindo, con gente cálida y amable, ahora es un pueblo fundado en el engaño, el duelo y la avaricia. Sin embargo, no deja de ser lo otro, y es un lugar que vale la pena visitar (eso sí, pasando de lejos de cierta panadería alemana: el café y el quequito más caros de mi vida).


PD. Fotos tomadas con un teléfono Sony Ericsson (¡una salvada!)

Vista del lago

Atardecer en Nuevo Arenal

Iglesia de Cañas

5.1.05

Borrachitas de sol...

Ésta sirena anda en su charco, o mejor dicho,en su mar... Por eso no postea. Navega entre vigorón guanacasteco, palmeras borachitas de sol, corales encontrados y devueltos al mar. Y su mar está repleto de abrazos calurosos y tiernos, de caricias (no tan tiernas, más bien apasionadas), de certeza de verse en un estado especial del espíritu y bueno, el corazón siiiiigue latiendo fuertemente. Es muy probable que ésta sirena no regrese y se quede en este mar... pero por suerte en este mar, hay Internet. Y bueno, así conectamos.