26.7.05

¡Gracias Huanacaxtle!



































PD: El anuncio del Banco Nacional publicado en La Nación, muestra un Matapalo, no un Guanacaste, como ya nos había instruido Shanlucid... ¡Qué pelada!

19.7.05

12 horas 6 días por semana espacio de 2x 2

Me había llamado la atención, cuando vivía en Sabanilla, que los guardas decoraran de navidad la casetilla.

Cuando llegué a este barrio, me encontré a uno de ellos. Nos recordaba como los más fiesteros... éramos jóvenes mi hermana, mi hermano y yo, que compartíamos la casa.

El otro día, muy contento me enseñó un rosal que le donó una vecina. Luego, vi que habían sembrado dos matas de plátano. Más tarde, dos cactus que ahora tienen hermosas flores. La casetilla de ahora es aún más pequeña, pero rodeada del jardín, es la más linda de las casetas de guarda que haya visto.

15.7.05

Tres deseos de hoy

  • Que los conductores enciendan las luces de sus carros cuando llueve.
  • Que cuando él escuche “Adán García” no piense que es un simple ladrón que merece castigo.
  • Que los vecinos que pasean sus perros vean el anuncio de “Recolectores waw” y se vean ridículos pero responsables.
A Petición de Sole, pueden buscar la letra de la canción Adán García (de Rubén Blades) en este enlace, está como de tercera.

Y para los abogados, encontré un trabajo de derecho penal que usa la música salsa... aquí

7.7.05


¿Qué sé yo? Serán mis ocurrencias, pero Tapón siempre me ha caído bien. Obviamente, no lo conozco, pero bueno, eso siempre nos pasa. Me cae bien por varias razones, pero cuando lo vi, por única vez, presentándose en vivo en las fiestas de Liberia 2005 (por cierto, son peeeerfectas) simplemente fue una sorpresa.

Tapón, ahí donde lo ven, tan chiquitillo y flaquillo, tuvo el carisma para pararse en el escenario a cantar ¡con pista! sin bailarines extra, sin nada más que él mismo y echarse el público a la bolsa. Tuvo el valor además de parar un pleito y decirle a los peleones: “aquí no venimos a pelear, si vienen a pelear mejor váyanse a otro lado”. Claro, el que puede, puede, pues el respeto que el público le demuestra le permite darse esas licencias. Y es que además ese es el chiste, precisamente ése. Tapón habla a esos jóvenes desde su mismo lugar, desde alguien, que ha vivido lo que ellos viven. Por eso, no es lo mismo que salga un político diciendo “Gracias a Dios” que si lo dice Tapón, con su sencillez y su simpleza.

Y, sí... me cae bien Tapón. Vamos a ver qué tal su disco nuevo.

5.7.05

Die 8

Nunca he podido tomar posición frente a los activistas anti-capitalismo. Por una parte, supongo que me choca que vengan otros a defendernos cuando nosotros no lo hacemos (por ejemplo, oponerse a las disposiciones de la OMC mientras el tercer mundo las sigue toditas al pie del hambre, no de la letra).

Sin embargo, hay que decir que es un avance que existan estos grupos, que al menos son conscientes de que los niveles de vida que tienen en sus países se han logrado a expensas del resto del mundo, históricamente, desde las colonias e incluso desde antes (sí, en este tema, me confieso una idiota latinoamericana).

Y entonces ¿Qué hace el sistema? Los incorpora y los engulle. Pienso en las nociones de cultura y contracultura. La contracultura se opone a los valores establecidos y crea nuevos valores y conceptos. Al sistema reinante esto le estorba y entonces, para no encarcelar o desaparecer a los representantes de la contracultura (digo, en estos tiempos ya no es tan bien visto), lo que hace es convertirlos en subcultura, que no estorba y es hasta exótica.

Lo hicieron con el movimiento zapatista cuando los sacaron hasta en MTV, convirtiéndolos en una foto en una camiseta. Y lo hacen ahora con los conciertos Live 8. Y todos muy contentos: unos, porque fueron solidarios por unas horas (como dice: Alejandra); otros, porque hicieron campaña política; otros, porque van a vender más discos y su imagen... ¿Y los africanos? “Estamos mal, pero gracias por preocuparse... Quizás hubiéramos preferido que ese millón de personas nos diera la plata de su viaje o que esos 38 millones de dólares que costó organizarlos, vinieran a parar a nuestras tripas...

PD: Lo dijo mejor, aunque más radical