25.2.06

Con espuela corrediza

Una semilla eterna sigue creciendo en mí... Es café con naranja y salió de una “oreja” de un Guanacaste. Miles y miles de añoranzas de esas tierras siguen corriendo por mis pampas. Tradiciones autoprometidas, que este año no podré cumplir.
Ahoritita, a las cuatro, comienza la corrida en Liberia. Yo debía estar ahí, comiendo arroz de maíz, sentada a la orilla del redondel esperando levantines y gritos. Esperando ver a las muchachas vestidas para fiesta, atisbando al chiquillo que les gusta... sacudiendo el polvo de mis ojos y feliz de salir con un color gris en las mejillas.

Debería ir más tarde por mi vigorón sin chicharrón (especial para mí... yuca, vinagre, repollo y tomatito servido en hoja de almendro) y debería ir también a dar un pésame y dar cariño. Pucha que estas cosas aún me llegan al alma y las extraño. Porque aunque en mis dos últimos viajes pasé borrando algunos pasos que eran cuatro y fui convirtiéndolos en sólo dos (los míos) hay semillas y recuerdos que son la huella mnémica de la felicidad. Y yo la tuve... ¡Que si la tuve!

¿El próximo fin? El viernes es el tope... y sólo podré ir si “me mato” esta semana sin dormir para cumplir con millones de cosas pendientes.

En la voz y guitarra de Héctor Zúñiga (compositor de Amor de Temporada), esta es Playas del Coco:

Powered by Castpost

24.2.06

Alaridos merecidos


Algunas veces he criticado estas acciones globales porque parten de una ideología occidental. Por ejemplo, enviar cartas firmadas a un tirano que apedreará a una mujer por "adulterio" es como decirle: "unos occidentalitos que están sentados en sus sillas están molestos..." y seguramente (si es que se entera) el tirano dirá: "ahora es que los molestamos más... al menos así nos ponen algo de atención".
Pero esta vez se trata de la inigualable oportunidad de enviarle UN GRITO a George W. Bush para decirle que cierre Guantánamo AHORA y se deje de violar los derechos de las personas detenidas en ese limbo jurídico.
¿Sirven de algo estas cartas y estos gritos? Amnistía Internacional clama que sí. Después de todo, esta organización es de las pocas que se atreve a señalar con el dedo a Estados Unidos en los informes de la situación de los derechos humanos en el mundo... No sé si sirven de mucho pero ¿qué cuesta firmar? Se puede ser un "occidentalito más sentado en una silla" o se puede ser -al menos- un ciudadano que se informa de estos temas y se preocupa por lo que le sucede a gente que parece muy diferente, pero en realidad no lo es tanto. Somos hermanos todos ¿o no? Después de todo, un día podemos ser nosotros los detenidos arbitrariamente bajo dudosos criterios de "guerra contra el terror".


23.2.06

Fe de ratas


La Nación de este martes:

“fe de erratas otra instancia
en la edición del lunes 20 de febrero se dijo que la jueza penal de San Carlos, Karol Delgado, liberó a un médico sospechoso de un supuesto "biombo". En realidad la instancia que resolvió fue el Juzgado Penal de Hacienda, con sede en los Tribunales de Goicoechea” (La Nación, martes 21 de febrero. página 2ª).

Sin entrar a comentar el “supuesto” biombo, mi pregunta es ¿de dónde sacan tan buenos corresponsales? ¡A esto llamo yo buen periodismo!

22.2.06

¿Para quién hacemos las cosas que hacemos?

No puedo prometerme que no habrá más días en espiral... más días “lavando ajeno” como aquel chofer de bus, más días sirviendo a los demás sin que eso me llene el alma...
No puedo evitar a veces, visitar a la otra abuela, la que está enferma, la que me hace pensar una y otra vez cuánto le pido a la vida que cuando el cuerpo no aguante, mi alma no sea testaruda y se deje ir de una vez por todas.
No pude evitar hoy, correr para comprar regalos (para otros), hacer unos mandados (para otros), manejar largas distancias para cumplir con compromisos (con otros). No pude evitar hoy, sentir que aunque yo quiera a esos otros; cuando se juntan todos demandando, cuando yo me arruino el día por negarme a mí misma lo que realmente quiero... simplemente me acompaña la mala sangre.
Debería irme a dormir, pero este es un recordatorio de que hoy encontré la fórmula para los días en espiral: no importa cuánto tarde, no importa qué hora era... tuve unas horas para mí, para escucharlo a él, para hablar y compartir con ellas, para abrir la puerta al balcón y ver esta hermosa luna menguando. Siempre habrá días en espiral... pero siempre habrá una luna hermosa (aunque esté invisible si la veo desde mi lado).

No fue casual que él hoy no quería cantarnos... pero tuvo que hacerlo. Todos entramos a veces en el juego.
La foto salió de aquí

19.2.06

De Parranda

Aquel iba bien preparado... pines del Ché y de la Madre Teresa... ¿va a llevar? Los que no lo estaban tanto, fueron los de los hot dogs... ¿y si hay vegetarianos? Pues nada. A desfallecer de hambre de tanto baile. Aquí si era cierto lo de alimentarse de prana, que de eso sobraba.

El frío nos obligaba de vez en cuando a decir jueeeee... y a mí, a cruzar las piernas y a arrepentirme de haber ido en enaguas (luciendo mis mejores galas como me dijo Humo). Y habiendo “enjachado” a un par de jetas (disculparán mi lengua ¿qué puedo hacer?) que se las daban de muy conocedores y por eso comentaban las piezas sin dejarnos oír... y habiendo callado ininglich al chinito para invitarlo a irse a hablar a otra parte... lo demás era pura felicidad y contentera.

Bueno, obviando al hablantín del sombrerito que molesta más que vecino baterista (perdoname Anita, yo soy así, amarguetín)... aquella fiesta era un despapaye... y de los buenos; de esos conciertos que quedarán por siempre en la memoria corporal, visual, auditiva, cenestésica, etcétera (por si acaso se les ocurre ahora “descubrir” alguna más).

Nuestras raíces vibrando ahí, primero calladitas, como despertando de un letargo... y luego, casi con lágrimas oyendo aquellas maravillas de negros-indígenas-santería-expulsión-abandono-y mucho amor (hoy soñé con Aurelio... ¡inconsciente travieso el mío!). Aquel violín de New Orleans (que ahora queda en Centroamérica... igual que La Ceiba queda en Venezuela ¿verdad?), aquel xilófono, los caracoles mágicos, “rice and beans con pulpo”, los tambores, las tortuguitas (buahhhhhhh, pobres pero qué lindo suenan), el bajo acústico (en este punto el jetas decía ¿cómo va a ser eso un bajo, si parece una guitarra?), a Obregón (el Peter Gabriel de Centroamérica le digo yo... papaya music-real world ¿ya?)... Guillermo Anderson y su dulce vocecita que me araña mis cuerdas... todo era perfecto ¿verdad que era?

Era tan perfecto tan perfecto, que los fantasmas bailaban en la escuela, los pericos se acostaron tarde en el Morazán, los travestis bailaban en las calles y no querían trabajar, los turistas daban miles de propinas del relajo... y la papaya se declaraba a sí misma como la fruta nacional... si hay flor, hay árbol, hay pájaro ¿por qué no fruta? Yo traté de explicarle que el asunto es de todo Centroamérica... y ella dijo que sí, que entonces fruta regional...


Por cierto: ¡Gracias a Humito y su clan por hacerme parte del despapaye!

Cargando la casa de buenas vibras














Apertura para Elegguá
Wilfredo Lam

El olor a tabaco mezclado con café... él bailándole a Elegguá para que proteja mi hogar contra los peligros. Elegguá “tiene las llaves del destino, franquea y cierra las puertas de la felicidad o la desgracia; dueño del futuro y el porvenir”. Ese era exactamente el bautizo que esperaba para mi casa. Nos faltaba el ron y la hierbabuena, pero no faltaban los humos sagrados...

El bautizo comenzó hace unos días, cuando vinieron otros humos y un fuerte árbol del bosque. Seis horas de palabras y risas, vinito tinto, plantintá, alcachofas y quesos. Continuó al día siguiente con más humos (de otra clase), Bob Marley y ojos maravillados viendo cuadros infernales de El Bosco.

Y ahora sigue con estos momentos de soledad sin tristezas, que me hacen dueña de este espacio y me permiten oír por igual a Rage y a Nusrat... que me recuerdan a ese maravilloso garífuna del viernes y me hacen poner discos de Youssou (al menos hasta que compre el suyo).

16.2.06

Cómo muere el día

Alberto salía de casa todos los días, cuando la tarde se tiñe de colores rojizos. Para Alberto no hay colores, hay calores que no es lo mismo pero es igual.

Su madre, sobreprotectora desde siempre, le repetía TODOS los días, con las MISMAS palabras ya gastadas: “¿Qué tanto haces en el parque Alberto? ¡Mira que te va a pescar la noche y tú en la calle!”... “Siempre es de noche” murmuraba Alberto, así a escondidas, sin amargura. Como quien ya se sabe sus matariles y puede reírse de sí mismo.

Estela, a la misma hora, salía a caminar por esa calles angostas de Madrid. Calles que se curvan como culebras y huelen a jamones colgados goteando. A Estela nadie le decía nada, vivía sola, con un gato, con vecinos chismosos, con amantes a veces. Estela era feliz, y más feliz se le veía por las tardes, caminando hacia el parque viendo el cielo y sus múltiples colores del lila al naranja.

Hace unos meses que sucedió su encuentro. Estela alimentaba suspiros y Alberto olfateaba aquella mezcla inigualable de vino tinto, cigarros, humo, vientos azules y a veces amarillos.

Alberto sólo oía miles de voces, otros acentos, insultos y madrazos como sólo Madrid sabe decirlos. Y de eso disfrutaba. Estela sólo soñaba con campos verdes, casitas blancas y sus pinturas raras.

-¿Qué no ves que ya no hay sol? –le dijo Estela a aquel hombre que ya había visto a veces, siempre con lentes oscuros -¿De veras? dijo él, quitándoselos, es que realmente no, no veo que ya se va cayendo el sol. Tal vez lo sé porque hace un poco de frío ¿Qué tal tía si me cuentas los colores?. “Menos mal que no ves” pensaba Estela, completamente roja de la pena... Fue entonces cuando dijo: “Ah, no importa, pues yo te lo cuento todo... está atardeciendo y mi voz será tus ojos”.


Así lo dijo Alejandro:

Powered by Castpost

14.2.06

Me la recordó alguien hoy... nada de romance, cosas políticas... y me hizo pensar en esta cosa extraña que se celebra hoy y que hace que los supermercados, las floristerías, las calles parezcan hormigueros pisoteados. Y al pensar me doy cuenta, que al parecer tanto amor -quizás falso- en el aire, me ha atacado con la pregunta: "¿y qué pasa conmigo? ¿Cuál es el plan?" Y entonces mi voz responde que de nada sirve el amor, si no recibe. Así que me da por preguntarme si aún creo que existe el amor. Digo, de que existe, existe pero a veces se ha revelado como la peor estafa de todas las maravillas que me ofrecieron cuando era niña. Eso lo creo a veces... Otras veces lo veo, lo siento, se manifiesta y me convence, de que el error está en la estafa, en el ofrecimiento. El amor no tiene la culpa de ser vendido en "tiempos compartidos", ni tiene culpa de brochures engañosos ni de publicidad televisiva idealizada. Así que se me ocurre, que existe algo, cierto conjunto llamado amor: conjunto como mezcla, como algo cualitativamente distinto a unir mi amor y otro amor, a unir expectativas distintas, a pasar el tiempo, a abrazarse y apasionarse y coger y pelearse, a unir moldes preconcebidos de lo que debe ser... Hasta ahora, el amor ha sido tesis y antítesis... y no tiene culpa tampoco de que yo, en esa síntesis, hoy ya no crea.

¿Te molesta mi amor?
Mi amor de juventud
y mi amor es un arte de virtud
¿Te molesta mi amor?
Mi amor sin antifaz
y mi amor es un arte de paz

¿Te molesta mi amor?
Mi amor de humanidad
y mi amor es un arte en su edad
¿Te molesta mi amor?
Mi amor de surtidor
y mi amor es un arte mayor.

Mi amor es mi prenda encantada
es mi extensa morada
es mi espacio sin fin
mi amor, no precisa frontera
como la primavera
no prefiere jardín. Mi amor, no es amor de mercado
porque un amor sangrado
no es amor de lucrar
mi amor es todo cuanto tengo
si lo niego o lo vendo
para que respirar...


Mi amor no es amor de uno solo
sino alma de todo
lo que urge sanar
mi amor es un amor de abajo
que el devenir me trajo
para hacerlo empinar.

Mi amor, el más enamorado
es el mas olvidado
en su antiguo dolor
mi amor abre pecho a la muerte
y despeña su suerte
por un tiempo mejor
mi amor, este amor aguerrido
es un sol encendido
por quien merece amor...


(Por quien merece amor, Silvio Rodríguez, Unicornio, 1982).

Pinturas:
Chagall
Caroline Folkenroth

13.2.06

Ataque amargo y feliz

Santi... santito... mi santi... con toda la creyencería que me caracteriza te enciendo esta velita para pedirte, con mucha fe, con mucho empeño, agradeciendo los favores concedidos y comprendiendo que te manifiestas en maneras misteriosas... San Valentín querido, te pido:
¡HAZ ALGO PARA EVITAR QUE YO RECIBA MÁS MENSAJITOS PEGAS DEL DÍA DE
"LA AMISTAD Y EL AMOR"!!!!!!!!!!!!
HAZ QUE SE PASE ESTE DÍA PEGAJOSO Y MELOSO, EN EL QUE TODOS DICEN SER MIS AMIGOS DEL ALMA Y ADORARME...
Hazles entender santito de mierda, que mis amigos santito, no llaman el día que lleva tu nombre, pero están ahí todo el tiempo aunque no estén, que a mis amigos los he escogido yo, y me han escogido a mí, precisamente porque no se andan con cursilerías, porque no siguen convenciones y porque me agüantan así, tan poco adorable como soy. Los demás... especialmente ahora: ¡Que se vayan santito, muy al carajo y que se metan sus mensajitos por el cu...atro! ¿Y sabés qué Santito? Vos también podés irte a freír churros, porque todo eso de mis creencias eran sólo manipulación... a ver si me hacés el favorcito de filtrarme el spam telefónico. Y de paso decile a cupidito (¿o es que acaso son lo mismo ustedes dos?) que digo yo que él está muerto y que nadie lo extraña por aquí.... Y así me uno al sentir


10.2.06

Este es un post con DA


No entiendo bien por qué, pero leyendo esto donde Tony, recordé la palabra misteriosa más bonita que he leído: "Ilunga". La leí y jamás la olvidé, porque es de esas cosas que me recuerdan que en este mundo, hay más de mil maneras de decir-se y más de mil maneras de ver la vida.

Ilunga es una palabra del idioma tshiluba "que se habla en la región suroriental de la República Democrática del Congo..." ese país antes llamado Zaire... tierra de músicas hermosas y saqueos ancestrales de cobalto, diamantes y uranio.

Mil lingüistas decidieron hace algunos años, que traducir "ilunga" es tarea bien difícil. "Ilunga" significa una persona que está dispuesta a perdonar cualquier abuso la primera vez, a tolerarlo la segunda, pero nunca la tercera, reportó la BBC en el 2004. No sé si nacería en el Congo, para catalogar a los pillos que colonizaron y gobernaron el país. En ese caso, podríamos usarla pronto los ticos ¿no?

Pero no quisiera entrar en chotas y ponzoñosos comentarios. Pensé en ponerle al post una canción del Congo, y luego me decidí por Kanda Bongo Man pero me encontré de pronto buscando si Kanda Bongo habla en tshiluba o no... así que lo que pude saber es que es de los Banundu, así que creo que no habla tshiluba. Y cuando me di cuenta, ya quería hacer un post como este para hacer lista de cuántos idiomas hay en la música que tengo... son muchos, sospecho que sí, pero ya son las siete y tengo que salir. Y sí, por eso, este es un post con D(éficit) A(tencional) aunque ese diagnóstico siempre se presta a dudas: ¿será déficit de la atención de un otro? ¡No creo que sea ritalina la solución! (dicho sea de una vez, hay muuuuchos niños medicados sin razón... ¡ya me desvié otra vez del tema!).

¡Que disfruten este cocktail africano!


Powered by Castpost


9.2.06

Cotización N° 06-2456-09 (validez de la oferta: 5 días)


La oferta de servicios dice: incluye únicamente sexo. Entonces la cliente replica: ¿no incluye escucha para quejas existenciales? ¿No incluye escucha para alegrías demenciales? No, dice el oferente, únicamente sonidos específicamente referidos al servicio que prestamos. ¿No incluye tardes domingueras de cine y palomitas? ¿Peleas en el video para escoger la peli? No señorita, el servicio incluye peleas, siempre y cuando sean circunscritas a la actividad acordada de acuerdo con la presente oferta de servicios.

Pero ¿sí incluye llamadas madrugonas? ¿visitas de improviso? ¿viajes a la playa? Señorita, los viajes a la playa estarían dentro de la oferta, siempre y cuando mi horario de trabajo me lo permita. Usted sabe señorita, que mis jefes disponen de mí cuando ellos quieren y yo debo obedecerlos. ¿Y entonces qué me ofrece? ¿Es usted lo que llamaríamos un “damo de compañía” que no acompaña? Lo que le dije señorita... sólo sexo, cuando yo quiera y usted quiera y tenga tiempo, y mis jefes me lo permitan y no me dé pereza manejar hasta allá, y no tenga otras contrataciones el mismo día, y usted no moleste mucho, y no llame demasiado y... Oiga señor, ¿pero será usted taaaaan bueno en lo que hace? ¿cuántas cotizaciones ha hecho hoy, dígame? ¿Puede darme cartas de recomendación? ¿Títulos otorgados por amantes satisfechas? ¿De cuánto es la garantía? Mire, es que me preocupa que para el sexo no hay devoluciones y ¿si no es usted tan bueno como dice ser?

7.2.06


Ejem buenas... es que quiero votar por Carlos Manuel Castillo” –dice una voz al otro lado del teléfono-. ¿Con quién hablo? –dice esta sirena, pensando si en Aló Pueblo hacen bromas de mal gusto. “¿Ahí es donde puedo votar por Carlos Manuel Castillo?” –me insisten. ¿Quién habla? –ya en tono de nomolestenhijosdesudesgraciadamadre... “¿Qué? ¿Siempre alborotando el país?” Y entonces el corazón se me sale a brincos del cuerpo y llega hasta España, específicamente Mallorca, donde un brazo moreno se sale y se tuesta al sol por la ventana de un carro. De donde viene una voz que siempre levanta mi alma hasta los soles más hermosos de mi pasado, mi presente y mi futuro.
¡Amor! –dice esta sirena, en un impulso inconsciente de esos que no detiene nadie. ¡Ingrato, ¿dónde has estado?! Y entonces mi amado artista y yo, hablamos mucho, reímos mucho y lloramos... un poquito. Nos pusimos al día, como hacemos a veces... como cuando andaba un cangrejo de mascota por Marruecos, o cuando le traje una hoja de la orilla del Sena, o cuando se sienta a tocar trompeta a la orilla del mar... o cuando yo lo perseguía para encontrarnos “casualmente” en la calle... o cuando él –celosamente- me pregunta “¿Qué te qué...? ¿De aquel?” Y cuando ambos nos repetimos nuestro trato: “A los 50 nos encontramos” y ahora agregamos: "Será en Granada".


6.2.06

No ha muerto

No ha muerto
hermanos míos, os digo que no ha muerto
desenterrad sus manos esta noche
el amor bajo el hombre está creciendo
(Jorge Debravo)

En este momento, el estado de enamoramiento que siento por este país es simplemente desbordante. Por este país de 70% de habitantes -porque el amor no me permite incluir a todos esos y esas que se quedan en casa pintándose las uñas, echándose las birras, y nos dejan al resto con la responsabilidad de decidir por el futuro-. Y saco de ahí, a un 5% de personas que están afuera, en ascuas, sin poder votar desde el extranjero.

Me enamoro de todos esos jóvenes y de los no tanto, que en esta última semana enviaron miles de correos, mensajes de texto y palabras de esperanza y convencieron a muchos desencantados, de que siempre hay algo que hacer y que el voto, por pequeño que pareciera, era importante... ¡Que si lo era!

Porque aunque algunos quieran echarse flores argumentando que la campaña de las máscaras tuvo éxito... quiero decirles clara y fuertemente: “Este éxito es A PESAR DE su campaña, A PESAR de planteamientos tontos y vacíos, y A PESAR de que su campaña nunca tuvo un norte ni un sur”.

Esta fiesta, que cinco mil ciudadanos de mentirillas nos aguaron (al menos eso parece), es un triunfo de la esperanza, porque es una patada en el trasero a la política tradicional representativa. Es un triunfo porque demuestra que sí somos muchos los que queremos otro rumbo, los que queremos que los gobernantes realmente representen nuestros intereses y somos muchos los que estamos cansados de que las cosas se decidan en reunioncitas elitistas en Rohrmoser. Esta elección lo que demuestra es que hay ciudadanos que sí quieren ser tomados en cuenta y trabajar por este país.

Estoy de fiesta y trasnochada, enamorada, como si ayer hubiera sido una aventura de muchas horas de pasión desenfrenada... y la verdad que sí lo fue.

Aprovecho la ocasión para decir que Blogger es una pega y que pronto, más temprano que tarde me mudo a wordpress. Perdón a Hlópez, Jaqui y a Humo, que habían comentado y ahora están borrados del post.

4.2.06

Vienen con nuevas ideas

Simplemente me derrito leyendo... no me canso de decirlo: Visiten http://www.elecciones2006.com y lean esto:
"La honradez no te paga con un millón de colones, pero te premia día a día con pequeñas cosas, con el reconocimiento de las personas, que eso vale mucho"
Gilberto Lopes conversa con Luis Javier reyes. Demasiado.