9.5.06

Com-padecer (o padecer con)

Hoy me duele el mundo y no encuentro más recurso que llorar. Hoy me duele Atenco, me duele Palestina, me duelen los Mapuches. Me duele mi país que entra en un período de dudosas consecuencias y enormes cambios... me duele saber que habrá un espacio incierto, como siempre que se inicia algo que puede ir hacia cualquier lugar... y creo firmemente en que al final habrá bondades pero es el mientras tanto lo que me asusta... y me duele que me asuste porque no encuentro más recurso hoy que llorar como una niña asustada.

Hoy me duele el mundo, como si tanta tranquilidad y risa me diera síndrome de abstinencia. Como si el tiempo que vivimos no diera treguas para gozar y porque no sé qué más hacer para empujar un poquitito hacia adelante mis luchas. Porque quisiera hacer tanto y hago tan poco, porque me siento impotente ante tanta injusticia. Porque me escribe Mohammed y yo siento un nudo aquí adentro y no sé qué puedo yo decirle que le ayude a vivir en ese infierno. Porque me siento falsa por apoyar su causa sin ser capaz siquiera de sostener sus palabras y darle oídos a su dolor.

Me duele el mundo hoy... ¡me duele tanto! Me duele todo por dentro, me duele la patria, me duele el continente, me duele el ser humano y me siento frustrada. Y me duele sentirme frustrada en lugar de enardecida y furiosa. La frustración inhibe, la furia moviliza.


Foto 1: Univisión. El Salvador de Atenco, México.
Foto 2: Rafah, Palestina. Fotografía de Mohammed Omer de Rafah Today


Al parecer mi teoría conspirativa de informa-tico no era real... un mal administrador del sitio hmmm... menos mal... no hemos llegado a tanto.

11 comentarios:

Humo en tus ojos dijo...

Abrazos Sirenallora, después de un gustazo... el trancazo, eso sí, acordate que a una como vos, le hace falta más que un trancazo para detenerse! Corta nudos, comenzando por los de tu garganta!!

Trompetista de Falopio dijo...

Qué triste que en los blogs mexicanos casi no se encuentren escritos como éste. Qué contentura que alguien de otro país, denuncie su indignación frente a la represión militarizada en este México francamente jodido. Muchos saludos, muchos.

Gran Fornicador dijo...

En mi opinión, si puedes sostener un dolor, el dolor de una persona concreta, y mirarlo a la cara, o leer sus letras, y no escaparte sino compartirlo (no todos los dolores son aliviables, bien es sabido), entonces creo que ya has hecho más por la causa que miles de políticos y economistas que manejan ecuaciones y conceptos abstractos.
¿Pero yo que se? Yo soy uno de esos individualistas que prefieren a las personas concretas. En lo que vale, yo creo que vas bien, Sirena.

Solentiname dijo...

Uno al menos puede estar y llorarlo. Jodido está uno cuando viendo todo eso, le pela.

Ana dijo...

Tiene razón Sole, peor que el nudo en la garganta es sentirla libre viendo tantas cosas; o cerrar los ojos y volver la cabeza para no enterarse y no sentir la vista nublada.

will dijo...

Acaso la violencia y las injusticias parezcan mucho mas grandes desde fuera. el poder de la objetividad permite la conciencia y el analisis detenido. Dentro del caos, no hay reflexion, solo roturas de alma, cuerpos y silencios.
Yo miro a mi pais, Mexico, desde una isla, Australia, y me asusta verlo tan jodido en sus luchas y al mismo tiempo tan contento en sus relaciones de familia y amistades.
Palestina o Atenco llenan de dolor a los que estamos lejos, un dolor que es posible expresar. Pero, los inmersos en esas guerras, los que en verdad creen fervientemente en un cambio, en una ostentacion de sus derechos, como ven el mundo si el mundo esta en ellos?
Cuando no pasa nada es cuando uno en verdad puede sentarse a pensar, a escribir y reflexionar sobre la bola de babosadas que pasan por alla, lejos, en otro continente.
Aunque si, lo confieso, Atento me llena de rabia, frustracion y tristeza.

Denise dijo...

Uf...

:_(

por un lado quisiera que no tuviera que dolerte nada, por otro padezco lo que escribiste. Sí hacés algo, en todo caso: le prestás oídos aunque sea lejanos a alguien que lo necesita y tenés el compromiso de hablarlo y decirlo y dolerte.

Un abrazo... por cierto, ¿cómo pongo el link a fight hunger en mi blog? Lo intenté y me lo pegó en el centro, arriba de todo y no en la barra,

analu dijo...

No sé... creo que la tristeza en efecto es signo de que esas cosas le llegan a uno al alma.

Pero luego de eso no le deseo a nadie ni permanecer triste, ni ponerse furioso, sino, ojalá, tener fé y actuar

alefux dijo...

llora sirena llora... dejate llevar... igual con eso tal vez sí cambies algo... tal vez después de llorar ya no te duela tanto... tal vez llorando cambies algo...

saludos, abrazos...

zuzurro dijo...

te veo muy mafaldezca...

maldita mafalda interna que todos llevamos dentro, por más manolito que trate de ser!!!

Trompetista de Falopio dijo...

Y es tan grande la impotencia.