4.6.06

Algunos cierres más bien son zippers

FALSA ALARMA: que no pande el cúnico... fueron sólo unas horas de ego herido... yo no cambio mi HOY por un AYER ni un MAÑANA que ata y me amarra las alas... ¡Gracias por preocuparse... espero no volverlo a hacer y así cuando los necesite de veras estén!!!!


Si estás leyendo aquí... no deberías... aunque igual no debería estar pensando si estás aquí... y no debería sentir aquí, adentro, como una huella hambrienta lo que las nuevas noticias recibidas me generan.


Si estás leyendo aquí quiero decirte que me alegro, aunque en el fondo se abran abismos amarillos. Me alegro, aunque haya enormes calderos de bruja con recuerdos hirviendo. Aunque en el tope de ese caldero yo te imagine entre otros brazos, o te imagine comiendo dulce de otros senos. Me alegra mucho pero no es cierto, porque es gris como la desgracia, saber que algo aprendiste de mí y ya no es mío el momento.

Me corta el sueño saberte dueño, me corta el cuello pensar que ese enorme paso no va a mi paso ni en mi camino.

Me desangra.

Me entristece.


Me preocupa mirarme desde aquí.

Me regresa. Me atrapa.

Me atraganta. Me duele. Me martiriza. Pero en el fondo... me alegra y te felicito.




6 comentarios:

Humo en tus ojos dijo...

Demonios con dientes de perro!!!! Mil horas después me cayó el cinco... nos hablamos...

Paula dijo...

Auch!!!!!!!!!

Solentiname dijo...

Pocas cosas son tan duras como eso. Un abrazo.

tapetazo desmembrado dijo...

Un tapete no puede dar abrazos, pero puede envolverse en él o pisotearlo a su gusto.

Un tapetazo (pero con cariño).

Ana dijo...

A coserlo con hilo grueso, quitar el zipper y hacerle muchos nudos... Un tijeretazo de Sirena para ese hilo, para que no se salga por los lados y se deshaga el nudo.
Abrazos para vos!

Cianuro dijo...

Hmmm... felicidades.. lo lograste: estoy preocupado por vos!! a decir verdad no entiendo mucho... pero me preocupo por vos...