9.8.06

Olvidé el papel principal

1. No tengo cédula y por tanto no tengo teléfono ni tengo licencia de conducir y por tanto ando sin carro en estos días repletos de ocupaciones.
2. Mi madre está de visita y por tanto siento que debería estar con ella todo el tiempo posible y el tiempo posible es ninguno entonces entra la culpa, la tristeza y las preguntas incómodas como ¿si hace casi un año no la veo por qué me molesta estar con ella? Y no me molesta en realidad, es como si hubiera perdido la costumbre, como si la vida ya es suficientemente complicada como para atender a una demanda más de tiempo que no tengo.
3. La oficina está cargada. De esto no hablo, lo tengo prohibido por aquello de que lean las alimañas.
4. El maldito cartero no llegó. Es inaudito planear un regalo por más de tres meses, hacerlo con mis manos, con las manos de Humo, con semillas de mi tierra, con mi puño y letra, con el amor comprimido que cabe en una caja y que después simplemente nunca llegue a su destino.
5. No tengo tiempo ni de postear. Y mi tiempo sin el carro se hace aún más pequeño y la U se termina esta semana y la tesis está abandonada y el dinero se perdió y el resto no alcanza y no quiero ver a nadie, a nadie y tengo que ver a todos, a todos.

Entonces creo que tengo todo el derecho a sentirme como una mierda y a decirlo. Condescendencia no necesito, gracias.

3 comentarios:

djtopo dijo...

un poco de guarito al final de la travesia para apaciguar animos...

Andrómeda dijo...

Los carteros son unos hijosdeputa robacosas esperadas, creo que representan un 40% de nuestro karma. Yo me solidarizo en tu enojo, grr.

Solentiname dijo...

lo bueno de esos días de mierda es que no duran.