31.8.06

Transición de un otoño a primavera*

“Y con tanta ciencia una inútil ansia de tener lástima de algo, de que llueva aquí dentro, de que por fin empiece a llover, a oler a tierra, a cosas vivas, sí, por fin a cosas vivas” (Rayuela, final capítulo 21).


No comprendo y no me pidas que comprenda, decía tristemente. No me pidas que comprenda que el desamor te alcanza para comerte esa enorme queja que te mantiene vivo. No me pidas que comprenda que es preferible abrazar un recuerdo ya deshilado, muerto y aroma a sal, que darme la mano y salir de allí con la frente en alto y una flor roja en la mano izquierda.

No puedo hacer otra cosa. ¿No ves que estoy aquí, derrotado, sentado en esta esquina sin puertas ni ventanas, sin vasos de agua fresca, sin brisas del desierto?

Mejor dicho, comprendo (claro que comprendo) porque he estado ahí. He estado ahí en esa misma orilla del camino. Y sólo porque he buscado de pronto alguna sombra que me ayude a ubicar la luz del sol, puedo decirte las cosas que te digo. Sólo porque lo sé aunque no lo sepa de tu boca ni de tus manos, te lo digo.

¿Qué hace frente a mis ojos negros esta loca mujer que me tiende su mano sin reservas?

¿Quieres que te levante de ahí con tu grillete? ¿Quieres que la llevemos a ella de paseo con nosotros? ¿Acaso no has entendido cuál es el trato? Lo que te ofrezco es hacer de cobijita, de osito, cualquier cosa. Una Cosa de esas que sirven entre el yo y el no-yo ¿recuerdas? Ese objeto del mientras tanto te das cuenta del mundo afuera.

* Ya sé que no se puede según las leyes de estaciones. Yo me remito a las leyes de la poesía.

7 comentarios:

Humo en tus ojos dijo...

Yo solo iba a decirte que en realidad las leyes de la física si lo permiten.
A nado podrías. Pero volando se llega más rápido, ¿unas alitas pa' volar más alto sirena???

Sirena dijo...

¿De qué hablas Humo? ¿A dónde crees que voy?

Solentiname dijo...

Porqué eligirán la nada a pesar de que la otra opción no es el dolor?

Y a veces llevar el grillete de otros se hace taaaan pesado... se necesita, a lo Walter Mercado, mucho, mucho amor...

djtopo dijo...

ese salto que a veces, o mas bien muchas veces tenemos que dar y no lo hacemos por temor a cruzar esa linea, es lo que frecuentemente nos mantiene atado a cosas de las cuales ya no queremos ser parte...
cambios de edad, de amores, de vida, de trabajo, de amigos, de compañeros, de ropa, de visiones...
animarse nada mas...

Ana dijo...

Es que a veces el mundo de afuera es muy claro y le duelen los ojos cuando trata de salir un rato.
Relaja Sirena querida, que tú misma también con tanta luz a veces lo intimidas.

(yo que sé, tal vez también este perdida como la Humo pero se leían bonitos los versos en este post de turno)

Jen® dijo...

respeto las leyes de la poesía porque son hermosamente complacientes. las leyes de la física generalmente me quedan mal con mis solicitudes.
podría decir que la única ley con la que estoy de acuerdo es ésa que permite el cambio del invierno a la primavera :)

Humo en tus ojos dijo...

En mi poesía perdida yo digo que creo que vas para el infinito y más allá (como los muñequitos de Toy Story), solo que nosotros respiramos (allá y aquí también)