30.9.06

Al olvido invito yo


Recomendar películas, restaurantes, lugares, personas es siempre complicado. Cada quien se imagina lo que quiere y cada quien describe como vio o sintió o comió y una vez más se instaura el malentendido de las subjetividades que es lo hermoso de la vida pero a la vez lo que la hace tan complicada.

Entrar aquí es devolverse en el tiempo. Imaginate un bar pequeño, dentro de una casa vieja de adobe con portones color corinto... es que hasta los colores son nuevos cuando vamos por las calles desconocidas. De pronto, en un cuartito hay una barra y detrás de ella, atiende una señora de unos setenta años. Hay una mesa no más y entonces te dirigís hacia la otra habitación.

Las paredes son amarillas, aunque casi no se ven, porque están tapizadas por afiches de Pedro Infante, Vicente Fernández, recortes de periódico con la cara de Angélica María, Roberto Carlos, un póster del Real Madrid, una santa cena con estrellas de Hollywood, fotos de Marilyn Monroe y encima de todo eso, unas fotos de escenas urbanas de México. Es evidente que Mauricio Acevedo –el fotógrafo mexicano que expone sus fotos aquí- eligió el lugar porque le recuerda a su tierra. Entonces, encima de algunas fotos que no podés ver, Mauricio ha expuesto fotos de skinheads, punketos, “teiboleras” mexicanas en escenas grotescas, motocicletos vestidos de negro, etcétera. Lo ha tapado todo excepto a los padres de su patria mencionados anteriormente. Faltó decir que no tapó a Javier Solís con su traje de charro en posición matadora.

También hay una rocola con música ranchera, guatemalteca típica, éxitos ochenteros, “La Copa Rota” en la versión de José Feliciano... y entonces tomás cada quetzal que sobra de haber pagado las chelas en litro y te ponés a escuchar toda la rocola. Has empezado por poner a sonar “Los Mandados” porque celebrás sobre todo esa parte que dice: “... los golpes que a mí me dio, se los cobré a sus paisanos”. Y además, sonás varias veces y cantás esas veces, “la Copa Rota” recordando a Calamaro y al resto que se viene con recordar a Calamaro y pensás una vez más en cruzar la frontera hasta que sentís de pronto que ya cruzaste y estás ahí.

Y de pronto estás rodeándote de un mexicano, dos italianos, un hondureño, dos ticas, dos guatemaltecos, tres guatemaltecas, el hijo de la bartender de setenta años, la bartender y su amiga, quien mira la novela en la televisión sin escuchar nada pero entendiendo todo. Y a veces, la bartender te dice que esa canción de Irma Serrano es su favorita de todas las que hay en la rocola. Y te seguís tomando tu aguardiente quetzalteca, a la que llaman “indita” y que te empieza a marear pero no importa.

Por un momento, todo tiene sentido en El Olvido: Ciudad de Guatemala, zona 1. Avenida Centroamérica “B” 13-25.




Powered by Castpost



8 comentarios:

klept0 dijo...

Me lo apunto... nunca se sabe.

Ö_Ö

C dijo...

Eran lindos esos bares. Creo que ya es muy difícil encontrarlos en CR si no es que ya desaparecieron. Me transportaste a sábados en la tarde, con amigos que hace años no veo, y sin más objetivo que pasarla bien. Gracias.

Curiosidad: a) ¿Qué sabor tiene la aguardiente quetzalteca? y b) ¿Dan bocas en Guatemala? Y si la respuesta es afirmativa, ¿qué tal son? Hace meses quisiera comer chicharrones.

Ana dijo...

Si ayer hubiera estado lleno de El Olvido y vacío de caras "conocidas" hoy no escribiría tanto y tan amargo.

Saludos Sirena!! Mil abrazos!

julia dijo...

Divino!!!!

Humo en tus ojos dijo...

Ay... que sabor de lugar...
por un momento soñe tan solo con que nos cambiaran el cuadrito del 'lugar' por uno de estos...

eaTon dijo...

por que no vienen aca y armamos una tertulia aqui puedo inviterles a minimo diez de ellos todavia hay muchos y dan botanas picosas y esquisitas, huelen a lo que solo esos lugares pueden oler y la atmosfera y colores son muy parecidos, suelo asistir los viernes cuando creo que ya lo desquite..deveras estan todos invitados...

Jaqui dijo...

Lástima...queda largo :'(

Y habían caguamas?

Cianuro dijo...

suena al exito!!! por lo menos la fotillo de la santa cena.. jajaja.. super increible!!!