15.9.06

...es lo que lleva en el alma todo aquel cuando se aleja..."

Yo antes cantaba el himno el 14 de septiembre. Y no digo en la escuela, ya de adolescente (o sea, hasta hace poquito, que la adolescencia en nuestra época tarda hasta que la cajera del supermercado te dice: “¿cómo está señora?”).

Antes lo cantaba sin falta, sin preguntarme nunca si eso serviría de algo.

Lo cantaba con el pecho encendido, respirando mal, como se debe hacer cuando se canta el himno (levantando los hombros, llenando de aire el pecho en lugar del diafragma). Lo cantaba y al día siguiente iba a ver los desfiles y contaba cuánta gente vestía camisetas de Mickey Mouse y God Bless America, sólo para que se me hinchara el hígado.

Hoy, como el año pasado y el antepasado, me he quedado en la casa. Ayer, estuve cerca del desfile de faroles nada más porque andaba a esas horas en la calle evadiendo las presas e intentando regresar a la oficina. Y no canté el himno y dije que ya no lo canto pero no supe responder al ¿por qué? Y en eso estoy ahora, respondiéndome.

La patria tiene que ver con esta tierra, con estos pies que caminaron descalzos en aquellos potreros santaneños donde crecieron –no mucho- hasta caber en un zapato 36. Pero mi patria no se celebra hoy, mi patria se celebra cuando voto en las elecciones, cuando viajo y se ríen porque arrrrraschro las errrrrres, cuando defiendo lo que creo, cuando voy a una marcha . Porque se joda quien se joda, la calle es el lugar donde algunos hacemos patria, sobre todo los que no tenemos los números de teléfono de los diputados. Yo no puedo hacer como hace el gran señorote adinerado, que nada más llama y le jala las orejas hasta al presidente (ja... al de ahora ese jalón debe dolerle más por aquello de las dimensiones). Nosotros –a veces, no siempre lo creo justificado- tenemos que salir a la calle a levantar las voces defendiendo nuestra patria (que no es la misma que la del gran señorote mencionado) y a algunos no les gusta y a otros sí.

Por eso, de nada sirve cantar el himno si mañana volvemos a lo mismo: tratar por todos los medios de obtener el beneficio propio sin pensar en el beneficio del resto e incluso sabiendo que el resto lo que obtiene es más hambre y más pobreza. Que se miren al espejo todo esos y esas que andan vendiendo la patria, el suelo, el hogar de todos y ayer con su mano en el pecho saludaron la bandera. Que no me digan a mí que tienen real convicción, que “para todos es bueno”. Mentiras, puras mentiras y que lo acepten de una vez, que cuando ellos dicen “todos” están hablando de su círculo de encopetados .

Patria es la tierra del campesino, patria es la casa propia del trabajador, patria es tener trabajo digno, patria es comer más que frijoles y arroz. Patria es que todos y todas podamos vivir en paz, podamos educarnos, podamos trabajar sólo 8 horas, podamos descansar y visitar nuestras playas sin que nos saquen por ser nacionales. Patria es poder imaginar un futuro donde quepamos todos y no se quede nadie en el camino. El himno nacional son puras palabrejas huecas y si mi patria es eso que soñé, mis pies están parados sobre puras hilachas de lo que antes fue una hermosa cobija que abrigaba.


Tal vez la distancia me de agujas e hilo para hacer remiendos
y poder cobijarme un poquito cuando venga la Tormenta Larga en las Calles. Dicen que será en diciembre.


Esta también es mi patria

6 comentarios:

Solentiname dijo...

Ayer, antes de que sonara el himno, en la radio decían que el año pasado, a estas alturas, estábamos profundamente separados como pueblo. No decían porqué. Lo cierto es que yo pensé que las cosas, lejos de haber mejorado, habían empeorado. Bajando por la avenida 10 vi de esos niños de la calle durmiendo en cartones, mojados, esos que son la patria que los de los autos de lujos, esos encopetados, los que usan los teléfonos, olvidan. Me gustó mucho tu post.

Onironauta dijo...

totalmente de acuerdo contigo.

C dijo...

¡Muy bien dicho!

El problema, como señalás muy bien, es que otros, un grupúsculo depredador, sanguinario y sin consciencia, quieren definir el significado de patria para el resto de nosotros, y no les importa si los resultados de su experimento neoliberal genera más pobreza, más hambre, y más excluídos, y sobre todo, menos libertad.

klept0 dijo...

He llegado de rebote hasta tus aguas, donde una música me ha sorprendido por reconocer los acordes de Rubén... tus palabras se me han antojado llenas de nostalgia y de cambio todavía por llegar.
Yo no sé a ciencia cierta en qué parte del camino he perdido mi patria, pero te linkeo con la esperanza de reencontrarla un día de éstos.

Saludos, Ö_Ö

julia dijo...

no estamos bien, Sirena...lo del 14 en Cartago a mi me tiene azorada ( puse algo en mi blog)
Presiento tiempos más duros. Y tampoco voy a cantar el himno, porque viril nunca me voy a levantar por más que pretendan la gloria de esta situación extraña manchar.

hLopez dijo...

Vuelvo poco a poco a la cyberesfera y me da gusto releerte...