11.9.06

Sana, sana, culito de rana ¿cuándo es mañana?

Yo no quería hablar de esto. El Cartero me lo prohíbe. De hecho lo logré en todo el día. Y había messengers que decían cosas y me contuve y traté de hacerme “la rusa”. -¿Por qué se dirá “hacerse el ruso? ¿Será un vestigio de la Guerra Fría? ¿Será una frase de James Bond?

Pero el otro día hablaba con el Sireno Padre, esa figura emblemática y caída pero cubierta de ternura ahí en el piso, donde está, y él me contaba cómo fue su 11/09/01. Yo le contaba cómo fue el mío y recordé mi primer terremoto. Fue un sábado de "semana santa". El día anterior yo había cumplido cuatro años y era de noche. Estábamos de paseo con varias familias amigas y de pronto la tierra se movió con furia. El agua de la piscina se desbordaba para acá y para allá, igual que el tanque de agua junto a un árbol. Había un estruendo extraño en el ambiente y todo el mundo corría. Yo, quedé inmóvil, sin saber qué hacer. ¿Por qué nadie me había explicado semejante cosa? ¿Cómo que la tierra puede moverse así? –pensaba yo con mis ojos negros desorbitados mientras me agarraba fuertemente de un tronco y de la mano de mi amiga rescatista fugaz. Yo no entendía nada, lo único que supe en ese duro momento es que había cosas de las cuales, mi mamá no podía defenderme.

Y muchos años después –no diré cuántos- yo dormía y en mi sueño cantaba: “London bridge is falling down, falling down, falling down” y después me despertó el ruido del televisor. Estaba puesto en CNN, así que fue inmediato el asombro: había gente tirándose al vacío, salía humo, venía otro avión, se desplomaban edificios, había gritos, había odio y la silueta del diablo se formaba en el humo. No importa si dicen que era fantasía, era premonición.

Salí a la calle un poquito más tarde, con la tranquilidad ilusa de quien nunca cree que es día puede morir y tuve –como me pasa a veces- una visión apocalíptica: al cielo azul de mi bandera le faltaban pedazos, como “clusters” diría yo, como si fallara la “Matrix” y el programa te dejara ver que el cielo azul es sólo un espejismo o un holograma barato. Caminé con la certeza de un antes y un después y el frío entre los huesos pese al día de calor. Estaba muerta de miedo y cinco años después aún lo estoy. Son los últimos estertores del imperio, pero en su agonía han muerto ya miles y miles de personas y han muerto mil millones de esperanzas.


(Escúchense risas pregrabadas, como para romper la solemnidad)



5 comentarios:

Jaqui dijo...

Definitivamente las personas, las que faltan y las q siguen, en todo el mundo, dan fe de los cambios que se han dado :(

Y lo duro es que la mamás no podemos controlar los terremotos, ni tampoco las guerras.

Trompetista de Falopio dijo...

Nunca había escuchado la expresión del ruso, aquí el equivalente es "haces como que la virgen te habla." Con seguridad puedes imaginar la cara de alguien en tal circunstancia. Yo no recuerdo mi primer terremoto y eso que el centro de la ciudad quedó en ruinas. Qué quieres, tenía dos años. Muchos saludos compañera.

tapetazo antiterrorista dijo...

Yo estaba en la escuela, me salí de clases para ir a la cafetería y todos estaban amontonados viendo la tele. Ví que se estrellaban los aviones en los edificios y le pregunté a un amigo que qué película era.


Todos se acuerdan dónde estaban cuando se enteraron de las torres gemelas.


P.D: Sabían que Jackie Chan se iba a morir en el 9/11?

julia dijo...

Yo pasé como 5 días pensando que todo estaba ya consumado. Luego la vida continuó.

Pero...qué sentirá la gente que vive día a día estas cosas, donde hay bombas a cada rato y la muerte es cosa de todos los días?
Es la desolación. ¿ Cómo puede sobrevivir allí la esperanza?
¿ o quizá se fortalece porque la solidaridad se fortalece también?
No sé.
Dudas..

Sirena dijo...

Jaqui: No pueden ¿ya lo sabe él? saludos.

Livi: Si a mí me habla la virgen me hago la rusa je je... no sea que tenga que dedicar mi vida a predicar La Palabra. Saludos de vuelta compañera.

tapetito querido: ¿dónde estabas? Ya sé que andan enredados pero, pues qué bien que regresaste... Y ¿Jackie Chan? ¿de veras? Yo creo que él hubiera hecho alguna pirueta y se hubiera salvado ¿no creés?

Julia: Pero si todo estaba consumado. La vida sigue porque los seres humanos nos habituamos a todo, pero estamos viviendo en un caos.