15.10.06

De regreso a casa

el miedo es una raya que separa el mundo
el miedo es una casa donde nadie va
el miedo es como un lazo que se aprieta en nudo
el miedo es una fuerza que me impide andar
(Miedo, Pedro Guerra)

Vos ya sabías que todo es parcial
que no hay mapa que enseñe a viajar
que es el alma quien debe cantar
Que sólo un tonto se pone a correr
cuando la lluvia le besa los pies

(Si no oigo a mi corazón, Pedro Aznar)


La maleta traía muchos planes por delante. Trajo muchas consignas y muchas medidas de seguridad. Hay una que exige no enamorarse más para no poner en peligro los planes a futuro. Hay una que dice que cuando haya permiso de enamorarse, la posición política es un ingrediente fundamental de la receta; una receta condimentada por el compromiso, la madurez, una actitud de adulto y una vida relativamente estructurada.

Las maletas llevan sensaciones y deseos. Hay planes que van en contra de esos deseos. Hay mucho miedo. Hay pereza de luchar. Hay temor a equivocarse de nuevo. De todo hay en mis maletas de regreso a casa.

6 comentarios:

julia dijo...

Me da tanta risa: Roque Dalton, el amor de los marineros, Pedro Guerra, el otro Pedro: Aznar, tantos amores compartidos...la sirena que tengo a la salida del cuarto, bajando las gradas, la que dibujé hace unos meses, cuando un marinero me habló de otros mares...tantas coincidencias, hilos que hilan vidas distintas y separadas...¿ tan distintas?
¿ tan separadas? todo es relativo.
Como me decía mi Víc antes de morir ( refiriéndose a Milanés) "si ese mae Pablo supiera lo amigo que es para mi y cuánto me ha acompañado...porque me ha acompañado más que unos que se dicen amigos..."....y me pedía que le volviera a poner " los días de gloria se fueron volando...yo no me di cuenta..."

Humo en tus ojos dijo...

Diay... pues por equivocarte te equivocarás esta vez o otra futura... Espero ansiosa el coffee o los vinitos con chocolate picante para contarnos el tamaño de las angustias y sonrisas que se han gestado en 3 semanas...

Ana dijo...

Y yo sólo pensé en que lo más importante que cargan esas maletas es algo que los del aeropuerto podrían buscar hasta el cansancio y no lo van a ver jamás.
Te esperamos con los brazos abiertos querida Sirena!!

Solentiname dijo...

Pues a botar esos miedos como cuando bota uno de esas cosas que se cuelan en la maleta y que no sabe uno donde ponerlas. Me alegra mucho, Sirena, de verdad que sí.

klept0 dijo...

Si las maletas hablaran, pueden ser incluso restos de naufragios, restos de algo que a veces se olvida y hasta deseas perder por el camino.

-_-

maya dijo...

Las maletas a veces se parecen tanto a las almohadas... solo sus dueños saben que se guardan en ellas...
Saludos y welcome back...