15.10.06

Recuerdos flash I

Tardes de sábado, 1985:


con


16 comentarios:

Humo en tus ojos dijo...

jojojojojo!!! Yo tenía un traje de baño de la mujer maravilla cuando tenía siete años y era maravilloso!!!!

Tonto Simón dijo...

Muy bueno imaginar mis Recuerdos Flash de 1985. Quizás era Chavo del Ocho con Cal-C-Tose.

Anónimo dijo...

Qué buen recuerdo!!! Yo quería ser como ella cuando fuera grande...

Y mi mamita nos daba milo para desayunar todos los días...

Solentiname dijo...

me encantaban las pelotas de chocolate que se hacían en la leche y dar vueltas y vueltas hata caer mareada más no transformada en la mujer maravilla. La transformación me la darían los años, jejeje!

eaton dijo...

el que sepa de esto tiene mas de 30

Anónimo dijo...

Que éxito!!!!

Casualmente hace poco veía esto:
http://www.youtube.com/watch?v=O35deWAs-DQ

djtopo dijo...

mis tardes en el 85, jugando bola con mis primos, luego a la casa, mazinger, el milo de rigor y la siesta...
pd: y no tengo mas 30, jeje aunque ando cerca

Francisco Duran dijo...

Yo de la mujer maravilla solamente me acuerdo que era una chavala muy linda...

Pero de super hereos de esa epoca recuerdo a batman y robin con esos efectos de sonido que eran dibujados en la pantalla: POOOW! PAAM! ZAZ! KAZZAAAM!

klept0 dijo...

Bueeeno, entre eso y la música de Menudo, no me digan... una que lleva muUuy bien sus treinta y los que vengan...

Ö_Ö

Sirena dijo...

Humo: ¿traje de bañoooo?????? ¿y el lazo mágicooooo?
Simón: ¡No se vale!!! ¿Qué es Cal-C-Tose?
Murasaki: El milo es un sabor nostálgico.
Sole: No quiero imaginar a qué te referís ja ja ja ja... y sí, de hecho, el milo yo me lo comía en polvo sin la leche.
Eaton: ¿querés saber mi edad?
Jaqui: ¡Comelón!!!! ¿Por qué no lo sacarán de nuevo?
DJ: ¡qué lindas tus tardes de vagancia!!!!! ¿no tenés más?
Francisco: de ojos celestes lindísimos... ¡recórcholis! ¡recáspita! ¿cómo era la de los caracoles marinos?
KleptO: Menudo rules... ja ja ja me trajiste otro recuerdo flash...

Humo en tus ojos dijo...

Pues era mágico e invisible (como todo lo esencial a los ojos mortales) como mi país de las maravillas.
(Y a eaton, yo no le llego a los 30 todavía, no lloro, sino que me acuerdo y sonrío)

Tonto Simón dijo...

Cal-C-Tose era como un Milo pero que decía uno que otro doctor que era muy bueno porque tenía más calcio. Bah, nada cierto. Era el que menos se podía revolver con la leche. Aquí la foto: http://www.dueronet.com.mx/esp/images/productos/1972.jpg

Buitre Desahuciado dijo...

1985.... mmm... a ver mala memoria, a ver... [file not found]

Nop, realmente era muy carajillo para poder recordar algo de la tele. Quizás Ulises 31? De qué año era?

Anónimo dijo...

Yo no tenía traje de baño como la Humareda, pero mi hermana salió un 15 de set vestida de Mujer Maravilla (viva la independencia, jejeje) y yo estaba embelesada... y si contara la historia del Milo de mi madre, que dice que en su casa eran tan pobres que no tenían para Milo, entonces una vecina le daba cuando iba a dejarle las tortillas que palmeaba mi abuelita... en fin, que es recuerdo compartido :-)

tapetazo, el chico maravilla dijo...

Yo más bien fui de Batman... tanto que hasta iba al kinder con mi capa negra, andaba todo el día con mi capa negra y me iba a dormir con mi capa negra. Luego mi mamá me la quitaba cuando ya estaba dormido que para que no me fuera a ahorcar. Nada negligente la señora.




... ah, a quién engaño... yo era Robin... mi hermano no me prestaba la de Batman... pero qué me importaba! yo estaba encantado andando por todos lados con capa!

Anónimo dijo...

Recuerdo que la joven que me cuidaba cuando pequeño amaba la serie, no había tarde que se la perdiera, tanto así, que tenía mareado a todo el mundo con el coro “…Gonder Woman…”, solo eso cantaba, claro en una versión menos anglosajona; mientras tanto yo brincaba por toda la casa, exploraba los lugares "prohibidos" y me trepaba en cuanto muro o árbol encontraba.
Lo mió fue mas de los Thundercats, Batman, los Súper Amigos…
Eso sí, tenía la maña de sentarme en las tardes a la orilla de la puerta y devorar a ñangazos un tomate, como si fuera una manzana, nada más que acompañado de sal.