9.10.06

Te ex-traido mucho

Cuando me digo a mí misma que odio las fronteras y en el momento se me salen las lágrimas, no me refiero únicamente a que odio los pasaportes, los impuestos de salida y a los empleados aduaneros patanes. Tampoco me refiero solamente a que me hace sentir mal, que por mi nacionalidad yo haga fila entre los “no-centroamericanos”; ni a que me cobren de más, a que se rían de mis “errrres” o a que me digan gringa.

Cuando me subí al taxi y me dije que odio las fronteras, me refería también y sobre todo, a esa frontera que no se mide en kilómetros (aunque también odio esa). Me refería a esa frontera que hay entre lo que la gente cree que soy y lo que la gente cree que sos. Peor aún, detesto la frontera que yo misma he interpuesto –a la fuerza pero no se justifica- entre la niña buena que a veces soy y la mujer que está luchando por tomar el poder.

Detesto esa frontera que separa tu mundo del mío y que no está en tu país ni está en mi tierra.

Así que no sé bien cómo llevar este debate entre estar triste porque te fuiste ante mis ojos y pediste: “mejor no digamos nada” y estar pensando si será mejor así porque sería muy complicado pelearme con mis prejuicios y destruir ante todo ese sueño que un día se construyeron para mí.

Hasta ahora, la pelea la va ganando la tristeza, porque (o pero) ha pasado apenas una hora y me hacen falta tus brazos, tos ojos y tu cabello negro.

9 comentarios:

C dijo...

Quizá la distancia más larga sea la que hay entre dos miradas. ¡Suerte!

Anónimo dijo...

:_)
Un abrazo... aunque no sean los que te hacen falta!

Jaqui dijo...

Cualquiero frontera es repudiable. Pero hay algunas que si podemos cruzar.

Un abrazo.

Humo en tus ojos dijo...

Abracitos para la tristeza que dejan esas fronteras... y como dice Jaqui, eventualmente hay líneas que logramos cruzar, y a veces están más cerca las que tenemos dentro de nosotros mismos.

klept0 dijo...

¿Qué necesitamos realmente para sentirnos felices, llenos, realizados?

¿Con la persona amada basta?

Ô_Ô

eaton dijo...

la fronttera solo esta al hablar ...de ahi en adelante... nada...

djtopo dijo...

las fronteras son la unica forma en que se separa algo que debería ser uno solo, es como el desprecio, una forma de dividir un amor...

Trompetista de Falopio dijo...

Toda alteridad es una frontera. Pero hay fronteras que duelen y otras que no. Ojalá que pase la tristeza y vuelva la contentura. No tenga duda que yo le comprendo, sí señora.

Sirena dijo...

Gracias compañeros y compañeras. Respondí a sus comentarios en el post del 7 de octubre... un abrazo a todos y todas.