15.11.06

Actualización emplumada


El Quetzal mueve sus alas de maneras misteriosas y estratégicas. Creo que él no lo sabe pero de vez en cuando alza vuelo y se aleja y dice cosas para probarme y al final, me prueba a mí misma. Me prueba justamente mientras actúo como si fuera un pavo real de hermosas plumas, de esos que caminan sin mirar a nadie como si el mundo estuviera hecho de tonos azules y morados.

Por alguna misteriosa razón, que va más allá de simples manipulaciones -aunque las incluye- el Quetzal me ha transformado algunas veces en un pelícano, que sube, sube, sube, sube y luego mira algo que quiere y entonces baja, baja, baja y no siempre lo logra. Entonces el Quetzal me decepciona por un momento, me quiebra el ego un poquitito pero luego confiesa. No importa ya cuando confiesa, porque todo ha sido aclarado. Digamos por ejemplo que yo creía que el Quetzal me importaba poco, pero de pronto amenaza y bromea con emigrar hacia otros cielos. Entonces, ese hueco en el estómago (ese que recuerdan, ese sí) me dice todo sin palabras.

Ya les conté que un día el Quetzal dijo que se iba al norte, al Monte que algunos llaman Rey (¿recuerdan?) y entonces yo sentí que me convertía en tortuga, así sin plumas, de andar en tierra y agua, y nada de volar. Exageraba, ya sabrán que es mi tendencia... pero tortugueé por algunos días, no crean... y luego, cuando ya todo estaba apachurrado... el Quetzal confesó que iría al norte pero también vendrá al sur.

Ahhh pero no puede ser tan fácil... ya sabrán. Porque el Pavo real interno comenzó a decirse: “mejor que no se quede tanto tiempo” y nuevamente me pavoneaba yo en mi jardín... hasta que el sabio Quetzal, que ni idea tiene de su sabiduría anunció que su regreso sería antes de lo pensado. Entonces de nuevo, volví a ser un Pelícano con el estómago huequeado. Después, de nuevo confesó que era broma.

Y ahora, pues ¿ya qué? Ya es tarde para acobardarse. Para los dos es tarde, porque no es que el Quetzal ande jugando, es sólo que es bromista el confisgado. Pero no siempre bromea o me prueba a mí misma, sino que da pruebas de él. “Ya no estamos jugando” acaba de decirme, llamando mientras anda de viaje en esas tierras más al norte, para decir que ya quiere estar aquí en el sur.

10 comentarios:

Enrikín dijo...

Hola Sirena:

Este último post es como demasiado personal, creo... en fin.
Gracias por pasar a visitarnos.

Trompetista de Falopio dijo...

Cómo cómo? Se queda él? De ser así, la envidia me corroe. Qué chingón.

klept0 dijo...

Me han encantado las analogías, tortuga, pavo real, pelícano.
Pero el Quetzal siempre en mayúscula... suena bonito, suena real.

ñ_ñ

Humo en tus ojos dijo...

MMM... yo comienzo a creer que este Quetzal no es quetzal... se parece más a Manimal! jojo ¿te acordás???

Buitre Desahuciado dijo...

De ser una tortuga que arrastra años y arrugas y en el mar vive -es una bailarín en las profundidades- y que en la tierra le pesan los años el caparazón y los miedos -la tierra allí donde nació- pasaste a ser un ave.

La de la cola más hermosa y orgullo nobiliario. Pero no vuela.

Volviste, entonces, al mar en forma de pelícano -algo tenés con esa inquieta inmensidad- a elevarte y ser una bailarina en el viento, entrando en caído al agua para alimentarte y salir con botín de escamas o no.

Me alegro, parece que todo va bien.

Ana dijo...

De esas actualizaciones que hacen falta, ya me preguntaba yo que había pasado con eso...
Tal vez sea otro tipo de juego, con reglas diferentes y otros jugadores... aunque parezcan los mismos.
Abrazos

Solentiname dijo...

El miedo a veces se disfraza de tantas cosas... hasta de pavo real. O no? ;) enjoy!

Sirena dijo...

Enrikín: Tengo algunos posts así. Pero si querés podés leer los demás aunque ¿cuál es el problema con contar cosas a veces?
Livi: ¡quedarse noooooooooo, se queda tres semanas no más!
Klepto: Hola y :)
Humo: ¡Manimal! No recuerdo señor Juez, eso es porque es usted más viejajajajajaj...
Desahuciado: Ja, no había pensado lo del pelícano y el mar... tal parece que mantengo mi naturaleza sirena ¿no?
Ana: Hmmm ¿juego? Creo que no es juego (glup)
Sole: ¡exactamente querida amiga! (y no dejés eslogans de coca cola ja ja)

Cianuro dijo...

y el quetzal sabe de los enormes cardio-terremotos que provoca?
Cuidado con las tortugas, porque tienen el caparazon muy duro y sabio, pero el interior vulnerable....

en fin, solo me alegro que los quetzales a veces migren al sur (sera temporada de -perdoname la palabra- ""apareamiento""? )

yupi!!!!!!!

Anónimo dijo...

mmm, Quetzal! Solo estoy poniendome al día con tus cosas y me encuentro repetidas, pero como siempre, me sorprende y me agrada en demasia tu forma de enterar.
Mucha luz para vos y más Ángeles, aunque estos vengan del norte, claro no TAN del norte.