26.11.06

Frase que me trastorna: "¿Por qué las palabras, esa precisión brutal que maltrata nuestras complicaciones?" (Barrés)

Es la nostalgia el acto originario. Esa nostalgia de creer haberlo tenido todo y después necesitar eternamente regresar. Pero es una ilusión. Siempre lo fue. No era tenerlo todo sino el tener nada y ser nada sin el Otro. Eso no es el todo. Sin voluntad, sin libertad (sean cuales sean sus posibilidades, o sea, cúmplase o no en su potencialidad), sin dolor no somos nada. Nos mueve la búsqueda de alivio pero esa búsqueda puede encontrar bálsamos. Hay gente que tiene bálsamo en las manos, en la piel, en la lengua. Hay tiempos de sumergirnos en los mares del dulces perfumes, no importa que se acabe su aroma. Hay tiempos de andar descalzos clavándonos espinas en los dedos del pie. Hay tiempos de bajo el sol, buscar la sombra y encontrarla junto a un muro, que corta ese camino de búsqueda de alivio sin fin.


No es lo mismo refugiarse del sol bajo un árbol, que refugiarse junto a un muro.


Pero a veces no hay más que muros y entonces esa imposibilidad se torna bálsamo. Eso es y es lo que es sin que se pueda cruzar esa muralla hasta que crezcan los árboles y sea posible subir en uno para brincar todos los muros. Ya crecerán. No sería bueno separarse del muro por ahora.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra... Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. Bah. Todo comienza siempre con un hombre y una mujer. No hay mucho que pensar sobre eso. No gastemos.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los límites del mundo vienen a coincidir con los límites del lenguaje y viceversa (Witgenstein). Entiendo tu perorata pero no se a que viene, no veo la herida. Juegas lúcida al contraste, mares de dulces perfumes y espinas clavadas en los dedos de los pies. Libertad y dolor y gente balsámica. ¿Vives en el caos? Excelente lugar para crecer.

Sirena dijo...

Ja ja ja ja Cerillo ¿Cómo es posible tanta comprensión? De hecho, la perorata no tiene que ver con mis heridas, son algunas heridas ajenas. No vivo en el caos ahora (ahora y lo que dure este ahora) pero ahí he crecido.

Buitre Desahuciado dijo...

No serán tus heridas, Sirena, pero las estás cargando contigo. Entonces sí, sí son tuyas.

Humo en tus ojos dijo...

Ay si... que aburrido este rollo del hombre y la mujer... cuando es un rollo es mejor llegar al muro y sombrearse (pero ya no lo digo por mí)