1.11.06


Yo, ya me conozco este cielo cuando está azul, cuando está gris, cuando atardece y se tiñe de rojo, cuando amenaza con tormenta, cuando no es posible decir si amanece o anochece... sé que en el cielo son pocos los quetzales que quedan así que no buscaba ninguno y no buscaba y lo encontré y lo tuve entre mis manos, lo solté y se fue.

Estoy terminando por pensar que es en la tierra donde todo sucede. El mundo, debe ser de las tortugas que andan lento, se esconden del peligro, se guardan por los siglos de los siglos. Debe ser que es necesario ser tortuga cobarde asustadiza para nunca volar. Si nunca levantás los ojos no podés mirar el cielo y así te protegerás de ver quetzales de plumajes hermosos. Si sólo sos tortuga todo pasará lento, despacito y no tendrás mayor preocupación que esperar que pase el tiempo y se te arrugue la cara. Cuando haya ruido, esconderás la cabeza y luego la sacarás para guardarla de nuevo cuando el miedo se acerque. Debe ser que era mejor ser tortuga. ¿Habrá manera de volver? Una tortuga que aprendió a deslizarse por las nubes ¿puede volver a ser tortuga?

Podíamos haber escrito una novela o podíamos escribir un cuento corto. Yo quise que llegara a ser novela pero el quetzal era escritor de otros géneros. En lugar de ir al sur, quiso escribir la crónica de su viaje al norte, y va a volar hacia un monte que algunos llaman rey. Mientras tanto yo, ahora mismo, he decidido guardar un rato la cabeza y arrugarme un tiempito, para esperar a que pase la tormenta. El problema es que dicen que las tortugas cuando lloran, hacen venir los truenos.

FIN


Tortuga


6 comentarios:

Solentiname dijo...

abrazos. muchos abrazos.

Buitre Desahuciado dijo...

Mis respetos, señorita Sirena, a mitad de camino entre la tierra y el mar.

Escribe usted una deliciosas historias, para este historiófago.

El último párrafo es genial, realmente.
Y algo autobiográfico, si se me permite decir. Siendo así, lo siento.

Sirena dijo...

Sole: Pues ya sabés... no pasa nada y pasa todo... pero así son las cosas.

Desahuciado: Me hace usted un gran honor... sus comentarios son algo así como mis favoritos, no porque me ponga flores sino porque me da la impresión de que comprende y eso siempre es algo hermoso de encontrar

Trompetista de Falopio dijo...

Relato maravilloso, con mayúsculas. Para poner la piel de gallina. O de tortuga.

Humo en tus ojos dijo...

:'(

Yo te voy a hacer una tortuguita con alas. Aunque sea con tierrita, sí se puede.

Cianuro dijo...

lo importante es que conociste al quetzal... aunque haya sido una microdeshistoria, por lo menos ocurrio...
lastima que no fue mas larga....