16.1.07

¿Sólo para evitar que nos envenenáramos con hierro nos prohibían comernos 6 al día?



¡No te voy a dar ni una por rompe-poemas!



12 comentarios:

Solentiname dijo...

Yo me las compraba clandestinamente y me las comía como si fueran marcianitos (no a manos llenas, sino decapitando primero a la vitamina víctima de mí). Un tarro completo en una tarde!

Anónimo dijo...

me encantan!, hasta la fecha cuando me da antojo, me las como de tres en tres.... ;)

Humo en tus ojos dijo...

No era para envenenarnos con hierro la prohibición, seguro era para no matar el presupuesto del hogar con20 cajas al mes!

Cogiendo Caracoles dijo...

Hola. ¡Felicidades por tu blog, es realmente bueno! Estábamos copiando y pegando este texto en los comentarios de otros blogs, felicitándoles por sus bitácoras y diciéndoles lo buenas que eran para que a cambio nos votaran en el concurso del 20 Minutos. Pero... ¡joder... que el tuyo es bueno de verdad! ¡que no hace falta ni que te mintamos. Así que si nos quieres votar de puta madre. Viendo el rollo que llevas en tu blog seguro que el nuestro te gusta. Puedes votarnos directamente (a ser posible en humor) y acertarás en tu decisión pero si además de votarnos nos quieres visitar estamos en www.cogiendocaracoles.com

Anónimo dijo...

Sirena, yo quiero votarte...como le hago?

Anónimo dijo...

Eso que es? Es como un dulce especial de Costa Rica?

Anónimo dijo...

Que recuerdo!Yo empezaba por las cabezas, luego, ya decapitadas me las comía en el rincón del patio para no compartirlas con nadie. Solo mi perro y yo eramos los testigos de que me estaba transformando en superheroe.Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buena tu narracion sobre el par de poetas y el principe azul.Irreverente y sincera.

Anónimo dijo...

jajaj que ricas!!! yo le he querido robar a mi sobrino, pero mi hermana casi que las tiene contadas! :S

Sirena dijo...

Hmmm se repite lo de decapitarlas Sole y Malasombra... Yo recuerdo que me gustaba irme comiendo por partes las galletitas con forma de ositos o animales: primero los pies, las manos (o sea... no eran patas), la cabeza y el tronco...
Mar: ¡Te vas a enfermar! Sole, por cierto ¿cómo es que no te enfermabas?
Humo: Si... seguramente eran caras pero en esos tiempos no sabíamos preocuparnos por el dinero
Cogiendo caracoles: Por favor vete a engañar a otros con tus mensajes falsos.
Haz de Luz: Yo no sé por qué estoy concursando... quiero salir y no puedo... así que no votés por mí.
Tirso: .. bah
Malasombra: te contesté arriba
Onironauta: ¡roba, roba! Ahora es cuando... y después comprás una caja y las reponés :)

Anónimo dijo...

son deliciosas!!!
yo me uno también al club de los decapitadores!!
Q nostalgia!!

Anónimo dijo...

Yo era un chiquita lo suficientemente gordita como para que me dieran :(...pero las intercambiaba con mis primos los flacuchos por postales de la Tosty :)