5.2.07

En Temporada Alta

Cuando yo quiero, ese cariño ocupa un espacio aquí adentro, un espacio exclusivo que nadie más puede ocupar, a no ser que el sitio haya sido abandonado. En ese caso, pasa un tiempo hasta que entro al lugar, quito las telarañas, pinto las paredes y abro las cortinas. Preparo entonces una puerta que no muchas personas encontrarán abierta.

Por eso, cada amigo o amiga, cada amor, y hasta cada fantasía; cada persona aquí adentro ocupa un lugar distinto y particular, que hace que sean diferentes los espacios. Yo soy fiel al extremo. El espacio que ocupa uno no puede ocuparlo el otro y es bien difícil perder el campo reservado, aunque sucede. Es difícil perder mi cariño pero quien lo pierde seguramente no lo recuperará jamás. Es fácil ganarse mi cariño y quien lo gana entonces, seguramente lo tendrá para siempre. No importa si está lejos o cerca físicamente, la cercanía no depende de cosas tan despoéticas como estar en la misma habitación.

Todo esto es para explicar a quienes tienen un jardín dentro mío, que yo los cuido a diario y que en este momento de mi vida siento que estoy rodeada de la gente más linda que pueda existir. Y que no importa si están allá o aquí, hay un lugar que les ofrezco siempre.

Tengo casa llena.

Sólo queda un campito en la habitación principal y casi está colmado por una fantasía.

15 comentarios:

Sergio dijo...

Auuu, que lindo. Ojalá, es decir, quiera Alá, quiera Dios, ya esté adentro de ese repleto jardín. Que cursi me puse, cuando????

NuEz dijo...

Me gusta mucho pq mi cuarto en este jardin tiene vista al mar xxDDDDDD

Jen® dijo...

muy bonito post, sirena :).
debo admitir que me siento identificada. yo tb tiendo a cuidar a quienes quiero de verdad.

Luces del Interior dijo...

Que lindo tu comentario!

Haz de luz dijo...

mmm, que lindo! hasta de llorar tengo ganas, y digo que tengo ganas de llorar porque no estamos cerquita para darte un abrazo de verdad y no uno cibernético.

Espero si, que mi lugar sea con mucha luz, si es que tengo un espacio por supuesto! si no, pues será esperar a que hayan vacantes, ni modo!

Ana dijo...

:)

Es que aquí uno no quiere marcar fecha de salida y siempre pensamos: "Un día más"

Lindísimo!

Trompetista de Falopio dijo...

Sisí, coincido con los comentadores de arriba: rete lindo questá tu post. ¿Puedo ocupar el garage? ¿O el pesebre, cual ñiña Jesusa? Abrazos y enhorabuena.

Jaqui dijo...

Hermoso. Esas reafirmaciones nunca, pero nunca están de más.

Buitre Desahuciado dijo...

Lindo post. Sí, aunque suene repetitivo.

¿Un buitre puede, al menos, posarse sobre el alero de tu casa de vez en cuando?

Hugo dijo...

Hermoso !!!! Un alegato en pro de la amistad, de la buena amistad y de la manera en que un amigo/a se brinda.
Te felicito

Gran Fornicador dijo...

Yo no sé cuanto duran las habitaciones en la posada Sirena, pero se le garantiza que seguimos leyendo en el poco tiempo que tenemos, aunque solo podamos leer un par de posts. Un saludo y felicidades por la cita de Oliverio.

Victoria Paz dijo...

¿Quién no quisiera tocar a tu puerta Sirena?

Sirena dijo...

Sergio: Claro que estás en el jardín... y de lo cursi pues ¿quién más cursi que yo a veces? ¡Así que se

Nuececita: Me encanta que no pongás en duda siquiera que tu habitación está siempre ahí... y sí, me hiciste pensar en que algunas tienen vista al mar pero otras no porque alguna gente que quiero no saber que soy una sirena... A ellos no sé cómo decirles esto mismo aunque en estos días he andado en eso. Un besito semillita.

Jen: A algunas nos da por cuidar... y bien por eso ¿no?

Luces: Gracias por seguir viniendo y gracias por comentar!

Haz: ¿Cómo s ete ocurre preguntarte si tenés un espacio? ¡Cuidado lo perdés por andar de inseguro! Jajaja

Anita: Ey ¡qué bien que no querás hacer el "check out"!

Livi querida: ¡Te pasaré al garage entonces pero ahí están muchos aparatejos! Tendremos que limpiarlo.

Jaqui: No sé si están de más pero es que me lamento cuando no soy agradecida con la vida, así que mejor lo soy.

Buitre: Un Buitre puede visitar el jardín y tal vez hasta quedarse.

Hugo: Gracias. Es que los amigos hacen la vida soportable y a veces, hasta maravillosa.

Tirso: La posada Sirena tuvo por algún tiempo una habitación donde acudía un huésped. Venía de noche, vestido de negro, en silencio y poco o nada de sabía de él. Ya no ha regresado y la verdad, no se si estará en algún rincón de la casa. No se siente que esté. :-(

Victoria: ¡Muchos no quieren tocar! Lo bueno es que otros sí quisieron y la casa está llena... ¡Gracias por venir!

A uno: ( )

¡Gracias queridos y queridas! Más bonito aún me hicieron la declaración de amor por mi gentecita.

Humo en tus ojos dijo...

Está muy hermoso... hasta ahora llego!!! Gracias por darnos un lugar antes de poner el rotulito!!! ;)

nea dijo...

Lindo precioso, transparente, simplemente hermosa el post!