14.2.07

Llegamos al supermercado y no había espacio en el parqueo. Nunca hay espacio ahí pero la fe es lo último que se pierde... Esperamos mientras las señoras encopetadas terminaban de hablar y dijimos con sarcasmo: “¡qué lindas, haciendo reuniones sociales en el súper mientras nosotras necesitamos que se vayan de una vez”. No sabíamos en ese momento, que unos minutos después el pabellón de las galletas se convertiría en toda una fiesta de tres minutos cuando apareciera una amiga a quien no veo hace tiempo, sólo porque a veces ir a Heredia me parece el fin del mundo y porque al final, no sabemos vivir la vida. Para hacerlo todo mejor, mientras hablaba con ella apareció él con su hermano. El pasado aparecía con toda su sonrisa en el presente y yo no podía creer lo que veían mis ojos.

La última vez que lo vi fue hace mucho más de un año: Ya me habían dicho que estaba muy mal, que tal vez no lo reconocería. Cuando lo vi, no supe qué hacer. Sus dos ojos morados, tal vez producto de una pelea a muerte sobresalían de su cara pálida y enflaquecida. Sus cachetes hundidos, su mirada seca y opaca tenían algún señuelo de quien alguna vez fue, pero un reflejo nada más” (A vos pero sin Vos) . Ayer, no pude evitarlo y le dije: “te vi hace un tiempo pero...” y no me dejó decir nada más, sólo agregó: “ahora estoy bien”. Lo abracé y mis pedacitos de alma - esos que lo albergaban a él - se comenzaron a unir y quedó todo reconstruido. Nos despedimos todos con las promesas de volvernos a ver pronto. Yo no podía creer tanta alegría. “Sólo cosas maravillosas pasan ahora ¿no?” Me dijo ella, mientras sonrientes, seguíamos caminando hacia los vegetales orgánicos.


El dibujo

2 comentarios:

Haz de luz dijo...

Siempre hay tiempo para retomar lo que se empezó y algunas veces, si topamos con suficiente suerte, hay tiempo hasta para comenzar lo que nunca se empezó.
Me transportaste a un tiempo y una situación que de fijo conocés.
Un rayo de luz en este día.

Buitre Desahuciado dijo...

"sólo porque a veces ir a Heredia me parece el fin del mundo y porque al final, no sabemos vivir la vida".

Eso está para un cuento, textual caracter por caracter.

Pues sí lo bonito y lo desesperante de la vida, es que siempre nos sorprende, la muy desgraciada, jeje.