2.2.07


Mi primer recuerdo de haber sido víctima de la moda me ubica en el consultorio del pediatra. Miro ahora a esa niña que era yo (¿era?) cuando iba con desagrado, porque el médico era demasiado labioso y cuando entraba me decía: “¿Cómo está la Tica Linda?”. Recuerdo que detestaba ir ahí. No me importaba si me daba dulces de despedida. Tal vez desde ese entonces ya desconfiaba de los cumplidos o puede ser que iniciara mientras el zalamero doctor me pedía que tosiera.

Un día, en la sala de espera caí presa de la envidia cuando entró aquella niña vestida de princesa, con vestido celeste de muchos vuelos, calcetines de vuelos que hacían juego y su cabello rizado estilo serafín. Todo el conjunto es lo que ahora considero del peor gusto que haya existido; nada más kitsch que semejante vestimenta y seguramente hasta los calzones eran de vuelitos celestes. Pero yo, igual la miraba y deseaba que me vistieran de muñeca. Mis papás ni pelota me dieron.




La horrible muñeca salió de aquí

6 comentarios:

Caro dijo...

A mí por dicha de todo eso solo me tocó usar alguna vez los calzones esos horribles de vuelitos en el trasero. Eran regalos de mi abuela y nos los tenian que poner para que ella viera que los usabamos.
Pero no recuerdo haber envidiado ese tipo de ropa por dicha, si no, seguro que me la hubieran puesto y ahorita me daría pena enseñar las fotos. :S

Humo en tus ojos dijo...

jojojoo... lo de los calzones de muñeca me recuerdan una de mis singularidades de ese entonces: yo me los ponía con los vuelitos viendo para adelante por `más que las matronas de la familia se sentaran a explicarme que así no era... jeje

Julia Ardón dijo...

jajajaj....sí......a todas nos ha pasado....tener un pasado polo...jajja
Yo anduve como a los 10 años todos los domingos de maxi y moño.

Luego, como a los 15 me moría por usar panty hose...jajjaja

¿ sigo?

Ay No!!

Denise dijo...

Jajajajajaj!
No sé qué es peor, si tu deseo frustrado de ser muñeca de queque, o el mío: cumplido. Me encantaba usar vestidos, hasta las 11 años NO tenía un solo jeans y evitaba los pantalones a toda cosa.
Otra historia cuando entré al cole, claro...
:-D

Sergio dijo...

Aquellos encajes en el trasero en redondo absoluto, digo yo no usé claro está, pero tengo dos hermanas. Jijiji.

Trompetista de Falopio dijo...

Yo sólo me vestí de princesa una ocasión, pero no con crinolina y bombacha, sino con pantalón árabe, pues era la princesa Yazmin. Lo vergonzoso es que nenita nenita no era, pues justo ese día cumplía once años. Pero chst, no se lo digas a nadie. Nomás lo sabremos, tú, yo y tus fanses.