29.3.07

A esta edad
ya comienzo a quejarme
de algunas consecuencias

y sin embargo
disfruto tanto el viaje


Lo que miro
parece ser la mítica mujer
que una niña calculaba a los 10 años
La que soy
es esa niña
regando plantas y decisiones


soy yo y mis consecuencias

y mis dudas

y mis fantasmas

y mis sueños

y mis lógicas lineales
que cierran puertas
y abren otras


y sin embargo
disfruto mucho el viaje



Regreso pronto, después de que cambie el calendario


"no sucede nada, y, sin embargo, nos sentimos saturados"

Ayer, mientras aún lo tenía al frente, lo extrañé. Lo extrañé al darme cuenta que hay un nunca entre los dos, aunque ese sea el mismo nunca que siempre estuvo. Tal vez no era un nunca, sino un no-para-siempre. Cuando tenemos algo o a alguien (digámoslo sin pena, así se siente) a algunas nos da por pensar en lo que nos perdemos. Es como quien no va a una fiesta y se queda en casa, imaginando cuánto se divierten todos . La fiesta usualmente es una más, igual que cualquier otra. Es la exclusión lo que la hace apetecible. Igual, con él las cosas no podían ir para largo. Lo que pasa es que ahora ya no estoy en esa fiesta y miro desde el otro lado. En fin y para terminar con esta nota para mí: que es delicioso hablar con alguien muchas horas y aprender nuevas teorías, nuevos autores y nuevas tonterías. Lo extrañé, en la cena un día cualquiera, citando muy serio a Baudrillard mientras yo reía, diciendo que ese viejo sólo escribe sus extrañas ocurrencias.

28.3.07

Hay quienes toman en serio su tarea :-)

Dice Víctor, entre sus rarezas, una que la verdad suena taaaaan maaaaal que ni sé qué decir:

"1. Primero vamos con las culinarias. Me gusta el Ceviche de pescado (ya para mucha gente eso es una rareza) pero me gusta más con frijoles, sí yo se que es asqueroso, pero me gusta, que le voy a hacer"


frijoles ¿negros? ¿rojos? ¿de los que se hacen en ensalada? ¿frijoles cocinados con cebolla, salsa lizano y todo eso? ¿frijoles secos o con caldo? ¿el ceviche se tiñe de negro?

27.3.07

Hay quienes también hacen su tarea :-)

Una rareza de Denise

" 6. tengo una intuición muy fuerte, que va y viene, pero que a veces me avisa de las cosas. Me avisó antes de que nos asaltaran a cuatro amigos y a mí, a punta de pistola, en media montaña. Me avisó antes de chocar mi carro, en el 2004. Me avisó que una “amiga” no era lo que parecía. Me avisó de que un amigo se iba a enterar de algo que estaba evitando decirle, en este caso me lo soñé y al día siguiente pasó. Me avisó de que mi querida Sara se iba a morir. También me avisa de cosas menores, como que alguien me va a llamar"


Denise habla de esta Sara, de doña Sara Astica,
quien acaba de morir en su Chile. Yo aprovecho para
contarlo si no lo saben y para dejar aquí un sello
de que la admirábamos y la respetábamos mucho
en Costa Rica.

Nos encanta mirarnos
en los falsos espejos

y negar que hemos sido
todos, siempre, alguna vez
esos dos

no debemos la cama
la alquilamos por horas

y tomamos de un trago
la ilusión
de seguir siendo dos
al día siguiente



qati't

A veces, yo misma digo que todo tiempo pasado fue mejor. Cuando lo digo, no me refiero a mi tiempo personal, al tiempo que me ha tocado vivir, sino a la historia, a lo que era el ser humano y a lo que es ahora. Tenemos esta idea idealizada del pasado... que no es real a menos que nos devolvamos mucho más atrás, cuando sabíamos compartir, cuando no había “mío” ni “tuyo” sino “nuestro”.

Hoy no pienso que todo en el pasado fue mejor. No todo al menos, porque hay lugares donde esa historia no es pasado, es presente y cotidianidad. Además, lo que hoy sucede y quiero contar aquí, no hubiera sido posible hace unos años, cuando a un indígena lo asesinaban sin que supiera nadie, como el árbol que cae dentro del bosque; cuando los indígenas no se atrevían a levantar la voz ni la cabeza por un fatalismo instaurado entre sus huesos. Esto no ha dejado de suceder, los siguen matando, los siguen destruyendo, los seguimos negando y les tomamos fotos como a un paisaje exótico, pero sus voces son cada vez más fuertes y sus miradas, cada vez más penetrantes y valientes. Hoy los indígenas de de Ab´ya Yala (como llamaban los indígenas Kuna a este continente antes que llegara alguien a llamarlo América) son sujeto político, han salido a respirar y a gritar de nuevo.

Desde ayer y hasta este viernes, en Iximche’ Ismimulew, Techan, Guatemala (conocido como Tecpán, Chimaltenango); en el Centro Ceremonial Iximché, antigua capital del reino maya Kakchikel, se desarrolla la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala. Son más de 2000 representantes llegados desde “Argentina, Bolivia, Perú, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Chile, Colombia, México, Estados Unidos, Canadá, Guatemala, Ecuador, Brasil, Panamá, Venezuela, Uruguay, Paraguay. Esto es, desde Alaska hasta la Tierra del Fuego” (ALAI)

Los pueblos de América exigen y quieren cambio, necesitan la integración y volver al camino del equilibrio entre las personas y la naturaleza (...) Nos han manejado con leyes, que nos obligan a aprender en las universidades, pero estas son excluyentes y han llevado a un desequilibrio total, han generado pobreza, sequías, diluvios y herido de muerte a la madre tierra, la naturaleza” (Palabras de David Choquewanka, Canciller de Bolivia).



A mí me emociona saberlo, me hubiera gustado estar ahí, me encantaría hacer un encuentro de culturas de América latina. Me gustaría aprender por qué nosotros nos estamos matando y cómo ellos se están protegiendo.

Y lo que sueño, es que algún día seamos un “nosotros”, y la tierra sea qati't.



La foto es de Marc Becker

25.3.07

Hay quienes hacen su tarea

Mi rareza preferida de Haz de Luz:

"5. Saltos de canal. Sí, los acepto y me gustan e incluso prefiero ceder el control del televisor a la persona que me acompaña, pero... aunque no lo menciono siempre, me enfurece que no deje terminar las frases empezadas. Explico: no puedo con la mala leche que me da pensar: ¿en qué iba a terminar la frase? yo quiero saber que iba a decir al final....aun y cuando no me importe un comino de que están hablando. Es cuestión de educación, a la gente se la deja hablar!!!!"



Caricatura

22.3.07

¡Con tantas rarezas y sólo seis me piden!

Dice un buitre por ahí, que me invita a pensar en seis rarezas... ¿sólo seis? Digo yo... y a la vez, cuando las pienso, me da pena confesar algunas de ellas. Sobre todo porque sé que las cosas que sé de mí, las que considero más raras, están muy lejos de lo que realmente ven desde afuera quienes viven en mi jardín. Igual, ha sido un ejercicio gracioso... por eso es que sé que mis reales rarezas no están aquí, porque esas seguramente duelen.

Respiro profundo... Ya:

Hay rarezas culinarias, que por supuesto, muestran que soy -en efecto- una ya-no-tan-niña melindrosa y chineada...

1. Me gusta mucho el coco... en rice and beans, en cajetas, en grandes pedazos frescos... pero no lo soporto en postres, cuando está confitado. Me gusta el chile dulce sólo en la pizza. Me gusta el sabor de la cebolla pero nunca cruda ni en pedazos grandes. (Ya sé que ahí van tres rarezas pero no me alcanzan los 6 números).

Hay rarezas que más bien son torpezas...

2. No sé atajar. No atajo bolas, llaves ni piropos. Estos últimos se me caen de las manos y rebotan por todas partes. Los vuelvo a ver y los pateo debajo de la alfombra porque no sé qué hacer con ellos. (Ahí van dos pero digamos que son una).

Hay rarezas que sí son rarezas, que harían desvelarse al mismo Freud:

3. No soy capaz de aprenderme las fases de la luna... bueno, los nombres sí pero no sé reconocer cuándo crece y cuándo decrece... y pueden decirme lo que quieran, la explicación me la sé pero la olvido una y otra vez.

4. Cuando voy a entrar a un baño con los símbolos ♂ ♀ nunca sé cuál es cual... e incluso ahora que escribo no lo sé. ¿Puede ser que el de la flecha para arriba simbolice el falo masculino? ¿Por qué no le hacen un vestido al otro y así estamos todos claros?

Este no es culinario... es más bien culindingo (palabra que hace más de diez años no aparecía en mi mente)...

5. Me encanta comer pescado (aún siendo una sirena... incongruente) pero no puedo comerlo si vi cómo lo pescaron... ¿paseo a pescar truchas? ¡yo he terminado comiendo ensalada!

Y con la última me arriesgo a ser expulsada del planeta de las féminas...

6. No entiendo por qué tanta pelea por la bendita tapa de la taza del sanitario. Yo digo que los hombres igual podrían pelear diciendo que nosotras debemos dejar la tapa arriba... o cerrarla del todo como debe ser... Creo que es un vestigio de cuando creíamos que éramos princesas. He dicho.



Y bueno... como estos ejercicios no viene gratis y como todos amamos las cadenas (¿ajá?) voy a permitirme invitar a seis personas a hacer el ejercicio:

Víctor
Ana
Humo
Denise
Livi
Haz de Luz

21.3.07

exorcismo

podés esconderte de la muerte
siendo a la vez la primera en el frente

podés mostrar furiosos dientes
mientras afuera creen que eso es tu sonrisa

podés mentirte un pedestal
para mirar hacia abajo a todo el mundo

podés ser experta en venenos
para mezclarlos gota a gota en aguas buenas

pero más tarde que temprano
alguien abre sus ojos
y te mira a través de sus espejos

y ve un camino de cuchillos
y ve a una tóxica mujer
que se pudre

19.3.07

Con-cierto desconcierto

Trato y no puedo. Las palabras son de otra dimensión que las sensaciones, sobre todo, cuando escuchamos una voz y claramente parece que se encerrara el mundo en esas notas que salen. Yo estaba de pie, estaban algunos de mis pedacitos de corazón conmigo y estaba ella. Y cuando abría la boca le salían mariposas del diafragma. Y le salía la paz y el amor. Nunca he escuchado una voz más hermosa que la de Kattia Cardenal.




Escucho la canción de la deuda... del que le debe una canción de amor y tantas otras cosas a alguien que quedó en un suspiro nada más. Cada vez estoy más convencida de que escucharla y escucharlo, es un tributo a vos. Es como si por un momento, estuvieras aquí, recostado en el sillón de mi sala, mirando la luz del sol reflejarse en los espejos. Yo, mientras, te acaricio la cabeza y las dudas. Los ojos que no ven miran mejor.


Nunca llegaron las de Dylan. De nuevo los carteros actuaron contra mí y se perdieron las letras y canciones. Igual, ya ese regalo era un arrepentimiento agridulce.


Él le canta a su princesa. Yo, como siempre, llegué tarde. Antes, pensaba que siempre llegaba tarde a todo. Ahora también. Tal vez, soy demasiado buena en cierres mientras todos cargan las cruces de sus prehistorias. Yo no cargo demasiado, por eso a veces, estoy dispuesta a tomar canastas y cargarlas con vos, con vos o con ellos.




Me encanta la palabra mamarracho.



17.3.07

Del amor propio y el desamor ajeno


Yo pensaba que era muy valiente. Pensaba que si quería algo simplemente iba por él y que si quería con alguien simplemente preguntaba ¿puedo pasar?.

Ayer, yo pregunté si podía pasar y me encontré con una puerta cerrada. Debo decir, que la puerta cerrada tenía un amable rotulito que incluía halagos y otras cosas, pero la puerta estaba cerrada y eso es lo que ahora importa. Hoy, me he puesto un bálsamo en el alma para que se recupere; porque no era tan importante cruzar la puerta pero una puerta cerrada hace que mi caprichosa niña de pronto salte y quiera darle de patadas o quiera tirarse al piso a patalear de frustración.

Ahora sé que no soy tan valiente, no porque no pueda soportar un golpecillo al amor propio... sino porque es la primera vez que tengo esta sensación. Y como no creo tener irresistibles encantos, es poco probable que no haber sido bateada nunca, obedezca a que todos me han dicho que sí... No me queda más que aceptar, que entonces no he tocado todas las puertas que he querido abrir por temor a recibir un no. No soy tan valiente.

Entonces, hombres del mundo, me dio por pensar en ustedes. Porque eso sí, me ha tocado cerrarle puertas a algunos y no estoy segura de haberlo hecho así, con rotulitos bonitos anunciándolo. Hoy los compadezco (en el sentido de padecer con), porque a ustedes hombres, para desgracia suya, les ha tocado siempre ese papel de atreverse a decir y aunque eso ahora ha cambiado en algo... no es tan cierto. Al menos me hace dudar, que yo, yo que creía que era atrevida y que sabía ir a buscar lo que quería... no lo había hecho nunca. ¿Será que no recuerdo?


Hmmm ahora recuerdo uno... eso quiere decir que esto nunca se supera, porque a este que recuerdo, cada vez que lo veo me derrito y no, nunca lo he perdonado por no querer conmigo.



¿Hay vuelta atrás?



Hay cosas que podemos tener y otras que no. Hay gente que podemos tener al lado, pero no entre las sábanas.



13.3.07

El viento viene de...



No hay mucho tiempo para detenerse... el viento sopla fuerte y ensancha mis velas, aunque no sé si me lleva en la dirección que indica la línea roja de mis mapas. El viento mío, el de adentro, ese que estaba un poco adormilado entre tantas ramas, de pronto dio una vuelta y cayó al piso, de pie, como si fuera un gato. Sin perder el control ahora anda soplando hacia el oeste y anda como un niñito inocente... silbando por las calles, mirando hacia arriba sin fijarse cuando cruza (no siempre en las esquinas). Por eso es que a veces, yo misma, debo tomarlo de la mano y ponerle un alto... pero ese control no dura mucho tiempo... cuando me doy cuenta son las 4 a.m. y los fuertes vientos me han despertado en su presuroso viaje hacia el oeste... donde alguien duerme apaciblemente y apenas siente una suave brisa. Pero eso no detiene a mi viento. Él igual, acaricia su larga cabellera y susurra en su oído que se atreva, que deje libre ese viento nuevo que guarda adentro y que lo mande hacia el este a susurrarme al oído que me atreva.


10.3.07

tus memorias tienen olor a tierra mojada

esta, la que soy
tiene memorias como sauces llorones
memorias de maizales
de ya varias cosechas

mi tierra de agua fresca
da alimento a los pájaros
y entre sus guanacastes
toman sombra los peces

mi cielo tiene estrellas
que ya se han apagado
pero no se han borrado
sus destellos y heridas

mi tierra está volteada
para nuevas semillas
se le antojan las tuyas
a mis manos campesinas


Paisaje de Guatemala. Las casas allá parecen una mazorca más dentro del sembradío.
La foto es mía, tomada desde el bus de regreso de Xela (Quetzaltenango).


9.3.07

... estuve pensando en vos II

Un retrato: Su paradigma de hombre perfecto llegó un día hasta su puerta. Ella dejó de comer, dejó de reír mientras encontraba cómo llevárselo a la cama. Poco a poco, la frustración se coló por sus sábanas y entonces ella dijo “vos me encantás” y él dijo “yo no soy nada”. Ella -como siempre- solicitó consejos y yo le dije algo como esto: “el paradigma no sirve más que para paralizarnos. Los que caben en el molde son pocos y terminan destruyéndolo (por dicha) aunque duela”. Pero ¿quién sigue consejos?

Autoretrato “handle with care”: Ahí va ella, con sus años escondidos en los pliegues de la blusa. No se arrepiente de nada y sin embargo, no sabe dónde poner los sueños, dónde tocar su música, dónde poner su mano cuando llegue el encuentro. No tiene vino para hacerle una mordaza al superyo, y la verdad, el superyo aún no se ha manifestado. No sabe entonces qué es lo que la detiene, por eso espera que sea él quien tome el vino por el mango.

Autoretrato y su retrato: Me escribe, le escribo. “Tengo ganas de verte” le digito “pero lo más cercano a eso son estas letras y estas caritas”. Él pone cara triste y me dice “quedate” y no puedo quedarme. Él me dice “ven... escapate para acá y yo aquí te chineo” y yo digito fríamente, con las fotos de un viaje que jamás realizaremos ya imaginadas, clasificadas y desteñidas en mi mente: “si no sale el plan que me he trazado, tus brazos son el lugar”.

Alguna escena: “Hay poesía en conversar con un taxista” me dice. “O en el señor que vende mentas en la esquina” le digo. Después tomo mi botella y salgo sin mirar atrás.

8.3.07

De última moda (¡PLOP!)

Cirugia genital, la fiebre de la estética llega a lo más íntimo

Hacerse un lifting vaginal, aumentar los labios menores, rejuvenecer la vagina o aumentar el pene. Nuestra parte más íntima ahora más coqueta. La 'cirugía íntima' llega a España.

Leer más y sacar cita con el médico


Para contrarrestar:

VENDO MARIDO

Como nuevo. No ha

lavado, planchado ni trapeado en su vida.

Listo para estrenar.

Interesadas preguntar por

Zoila Queselibró.

Tomado de La CUERDA, revista guatemalteca


Desarrollo y conclusión

Aunque me caigan las maldiciones de todas las brujas del mundo, quiero decir lo que resume de algún modo toda la discusión que ha sucedido en mi cabeza en estos días y que empieza aquí y aquí


Antes, las mujeres eran muñecas que adornaban las casas, adornaban al marido y permanecían (per-maaaaa-neee-cííííían *bostezo aquí*) mientras él les hacía el amor (bueno, eso). Tiempo después las mujeres descubrieron su derecho a sentir placer, a tener un lugar de protagonistas y a decidir qué hacer con sus vidas. En los hombres cayó la responsabilidad de “cumplir” con las demandas femeninas. Se les vio comprando mapas para encontrar el punto “g” y se les vio preguntando dónde queda esto y aquello.

No muchos años después ya todo está patas arriba y las mujeres están comprando libros de cómo convertirse en amazonas del sexo para quedarse con él... De pronto entonces, ser liberada se convierte en ser estudiante de maestría en Kamasutra para mostrarle al hombre de qué se es capaz... o sea... volvemos a lo mismo. Por alguna razón, nos sentimos culpables por recibir y seguimos con el complejo de enfermera. Con minifalda sexy pero enfermera al fin.

Algunas creen que ser mujer liberada es tener sexo con todos, juntos o separados, en parejas, tríos, cuartetos, orquestas sinfónicas, con mujeres, con hombres, con tutifrutti, etcétera. Otras creen (¿creemos?) que liberarnos es intentar a todo costo ser autosuficientes en una absurda lucha perdida de por sí (necesitamos de un otro siempre, ¡dejémonos de mentiras!). Otras creen en liberarse de los kilos de más, de las nalgas de menos, de la frustración de no estar “bien dotadas” según dicen las revistas. Otras creen que liberarse es pelear contra los hombres y ponerles el pie encima. Otras creen que ser madre es ser mujer subyugada y comprometerse con alguien es perder la libertad.

Y mientras tanto, en nuestro contexto, mucho hablamos de liberarnos y cuando somos “liberadas” vivimos (bueno, viven) esclavas del peso, de las cremas, de las depilaciones, de las pastillas, de los diplomas, de las modas, del bronceador...

Es una pena que liberarnos haya terminado en esto. Sobre todo, porque hay muchos millones de mujeres que aún sueñan con estudiar, con decidir si son madres, con tener tiempo para ellas, con elegir por cuál camino avanzar.

Y no es que me amargue el día, pero tampoco soy ilusa. Si para algo puede servir este día que sea para reflexionar qué hemos hecho con nuestras conquistas y en qué lugar de la historia nos hemos colocado.

Por mi parte, este el primer año que pienso celebrar el día internacional de las mujeres, dedicando una gran parte enteramente a mí. El tour comienza oyendo a Guillermo Anderson, sigue en la Muestra de Cine y terminará en la Peña Cultural del Teatro de la Calle 15. Si no me da la gana me quedaré en casa... para eso soy libre ¿no es así?

Nota:

¡No tiren piedras... pongan argumentos!


7.3.07

Estando ni ahí

Una mujer guarda con gran celo una cajita. La cierra bajo llave, con un candado grande. Nadie trata de abrirla, porque nadie la ve (o casi nadie).

Cada día, cuando está sola, la mujer da la vuelta a la caja, usa su llave y su secreto y la llena de cosas: flores, pañuelos llenos de lágrimas, pinturas de colores, pasteles de chocolate, copas de vino tinto, muchas tazas de café, algunos rencores, algunas penas, algunos soles y un frondoso jardín.

La caja por detrás siempre está abierta y los que están afuera pueden ver con toda calma lo que hay almacenado. Desde adentro, pocos son los que saben que existe la caja aunque muchos van a su habitación, leen los libros de su mesa de noche y miran por su ventana.

Ayer, alguien abrió la caja. Sin querer, ella dejó la llave “Lítost” ante los ojos de fuego. Sin querer, ella le dio el secreto código faltante.

Fue una cadena de errores tan perfectamente orientada que es difícil creer que no haya sido producto de un plan y sin embargo, fue un error. Hay más Lítost ahora, mucho más. Y están sus rastros.

¡Achará! (otra palabra a buscar en google)... tal vez no haya nada en la caja que no le hubiera dicho en algún amanecer, si él le hubiera preguntado.

La foto

6.3.07

Algún guión posible I

Yo: Decime una cosa: ¿pensás volver con tu exnovia?
Él: No... bueno, no sé, ¿por qué?
Yo: Pues para ver si podemos bailar esta pieza
Él: ¿Cómo bailar? ¿Qué decís?
Yo: (con tono dulce) Hablemos claro... "esta pieza" es una metáfora, ojos de fuego


* Se escuchan sugerencias

Justificación

Leer primero aquí

Tiene que ver con este monólogo que llegó a mi correo hace unos días y hemos estado discutiendo algunas amigas y yo. Hay días en que lo firmo con casi todas sus letras (excepto cuando dice que debemos ser guiadas por los hombres) aunque me siento culpable por malagradecida; por quejarme de la libertad que tengo, por considerar que esas mujeres nos tejieron una telaraña pensando que era un camino. Igual les agradezco, con la ilusión de que puedo elegir si soy ama de casa o mujer liberada aunque tampoco entiendo bien por qué no pensamos que un ama de casa puede ser liberada. De pronto hasta ellas sean más libres que yo... pero está lo del dinero. Mi libertad me permite trabajar y hacer mil y un piruetas para pagarlo todo... y ser esclava es no preocuparse demasiado por eso. No lo entiendo. Sigo sin poder escribir lo que quiero decir...

_________________________________________________________


Monólogo a las 6 am. en la cama...***

*Son las 6,00 a .m. El despertador no para de sonar y no tengo fuerzas ni para tirarlo contra la pared. Estoy acabada. No querría tener que ir al trabajo hoy. Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etc. Si tuviera un perro, lo pasearía por los alrededores. Todo, menos salir de la cama, meter primera y tener que poner el cerebro a funcionar.

ME GUSTARÍA SABER QUIÉN FUE LA BRUJA IMBÉCIL , LA MATRIZ DE LAS FEMINISTAS, QUE TUVO LA PUTA IDEA DE REIVINDICAR LOS DERECHOS DE LA MUJER, Y POR QUÉ HIZO ESO CON NOSOTRAS, QUE NACIMOS DESPUÉS DE ELLA.

Estaba todo tan bien en el tiempo de nuestras abuelas: ellas se pasaban todo el día bordando, intercambiando recetas con sus amigas,enseñándose mutuamente secretos de condimentos, trucos, remedios caseros, leyendo buenos libros de las bibliotecas de sus maridos,decorando la casa, podando árboles, plantando flores, recogiendo legumbres de las huertas y educando a sus hijos. La vida era un gran curso de artesanos, medicina alternativa y cocina.

Y DESPUES SE PUSO MEJOR, TENIAMOS SERVIDUMBRE, LLEGARON EL TELEFONO,LAS TELENOVELAS, LA PILDORA, EL MALL, LA TARJETA DE CRÉDITO , AHORA EL INTERNET!!! CUÁNTAS HORAS DE PAZ, SOLAZ Y REALIZACIÓN PERSONAL NOS TRAJO LA TECNOLOGIA!! HASTA QUE VINO UNA PENDEJITA, A LA QUE POR LO VISTO NO LE GUSTABA EL CORPIÑO, A CONTAMINAR A VARIAS OTRAS REBELDES INCONSECUENTES CON IDEAS RARAS SOBRE "VAMOS A CONQUISTAR NUESTRO ESPACIO". ¡QUÉ ESPACIO NI QUÉ COÑO!!!

Si ya teníamos la casa entera!!! todo el barrio era nuestro, el mundo a nuestros pies!!!Teníamos el dominio completo sobre los hombres; ellos dependían de nosotras para comer, vestirse y para hacerse ver bien delante de sus amigos. Y ahora...¿donde carajo están? NUESTRO ESPACIO... MIS TETAS!!! Ahora ellos están confundidos, no saben qué papel desempeñan en la sociedad, HUYEN DE NOSOTRAS COMO EL DIABLO DE LA CRUZ. Ese chistecito, esa puta gracia, acabó llenándonos de deberes. Y lo peor de todo, acabó lanzándonos dentro del calabozo DE LA SOLTERÍA CRÓNICA AGUDA!!! Antiguamente los casamientos duraban para siempre. ¿Por qué?, díganme ¿por qué, un sexo que tenía todo lo mejor, que sólo necesitaba ser frágil y dejarse guiar por la vida, comenzó a competir con los machos? ¿A quien carrizo se le ocurrió? MIREN EL TAMAÑO DEL BÍCEPS DE ELLOS Y MIREN EL TAMAÑO DEL NUESTRO. ESTABA MUY CLARO, ESO NO IBA A TERMINAR BIEN!!!

No aguanto más ser obligada al ritual diario de estar flaca como una escoba, pero con tetas y culo duritos, para lo cual tengo que matarme en el gimnasio, además de morir de hambre, ponerme hidratantes, antiarrugas, padecer complejo de radiador viejo tomando agua a todas horas, y demás armas para no caer vencida por la vejez, maquillarme impecablemente cada mañana desde la frente al escote, tener el pelo impecable y no atrasarme con las mechas, que las canas son peor que la lepra; elegir bien la ropa, los zapatos y los accesorios, no sea que no esté presentable para esa reunión de trabajo. No me falta más, tener que decidir qué perfume combina con mi humor, o tener que salir corriendo para quedarme embotellada en el tránsito y tener que resolver la mitad de las cosas por el celular, correr el riesgo de ser asaltada, de morir embestida por una buseta o un motorizado, instalarme todo el día frente al PC trabajando como una esclava (moderna, claro está), con un teléfono en el oído y resolviendo problemas uno detrás de otro, que además ni son mis problemas!!! Todo para salir con los ojos rojos (por el monitor, claro, porque para llorar de amor no hay tiempo). Y mira que teníamos todo resuelto!!!

Estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrías, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar del currículum impecable, lleno de diplomas, doctorados y especialidades. NOS VOLVIMOS "SÚPER MUJERES" . PERO SEGUIMOS GANANDO MENOS QUE ELLOS Y DE TODOS MODOS NOS DAN ÓRDENES!!!¡¡¡QUÉ PEO!!! No era mejor, mucho mejor seguir tejiendo en la silla mecedora?

¡¡¡BASTA!!! Quiero que alguien me abra la puerta para que pueda pasar, que corra la silla cuando me voy a sentar, que me mande flores , cartitas con poesías, que me dé serenatas en la ventana. Si nosotras ya sabíamos que teníamos un cerebro y que lo podíamos usar. ¿¿Para quééééé había que demostrárselo a ellos??

Ay, Dios mío, son las 6:30 am y tengo que levantarme... ¡Que fría está esta solitaria y grandísima cama! Ahhh .. quiero que un maridito llegue del trabajo, que se siente en el sofá y me diga: MI AMOR, ¿NO ME TRAERÍAS UN WHISKY POR FAVOR? o... ¿QUÉ HAY DE CENAR? ; porque descubrí que es mucho mejor servirle una cena casera que atragantarme con un sandwich y una coca-cola LIGHT mientras termino el trabajo que me traje a casa.

¿Piensas que estoy ironizando? No, mis queridas colegas, inteligentes, realizadas, liberadas...y abandonadas PENDEJAS!. ESTOY HABLANDO MUY SERIAMENTE. ESTOY ABDICANDO DE MI PUESTO DE MUJER MODERNA. Alguien más se suma...?

Introducción

Yo, que soy lo que se llamaría “una mujer liberada” (lo que no sé es de qué porque mis manos tienen miles de amarras); crecí con un modelo de madre poetisa, artista y no con una madre ama de casa. Es un hecho que MADRE es la que hubo en los primeros años de vida porque yo no recuerdo a la que apareció después: mi madre artista renunció a todo eso para cuidar de sus hijos -ahora que leo creo que no lo hizo para cuidarnos, lo hizo para cuidar de ella misma, para cuidarse del mundo donde los hombres mienten y hacen astillas los corazones de las mujeres enamoradas- El punto es que se convirtió o nunca dejó de ser una mujer dependiente y ahora paga las consecuencias. ”Nunca hay que depender de un hombre mami” le digo yo, invirtiendo papeles, mientras pienso cómo la vida es dura y cómo a partir de una decisión se van tejiendo caminos o telarañas. Mi mamá se tejió una telaraña, porque es mujer dependiente en estos tiempos en que los hombres ya no quieren ser proveedores. Lo que pasa es que tampoco quieren ser amos de casa. Estamos en guerra ¿no es así? Cada quien se hace trincheras y reservas de dinero, de comida, de sentimientos, de palabras. En estos tiempos cuesta encontrar alguien que quiera compartir y me refiero a compartir de verdad. Todos queremos compartir momentos buenos pero muy pocos podemos sostener los momentos amargos. Compartir no es una palabra que se escriba con sonrisas implícitas, compartir implica muchas otras cosas de otros colores más opacos.

Esto se trata del por venir 8 de marzo, de mis dudas, de mis molestias con este tiempo que me tocó vivir. Es sólo que no logro decir lo que quiero decir.

5.3.07

(Léase correctamente: ¡acercate pues!).

Yo hablo y hablo, planeo esconderme, me repito una y otra vez que nada, que no, que puedo, que no tiene sentido, que no gaste energías. Nada de eso funciona frente a tus ojos de fogata que me miran fijamente y me botan una a una las paredes de paja. Es que los no-pensarte y los no-puede-ser no son buen material para alejar tu fuego. Se quemarían fácil si sólo te acercaras un poquitito más.





Las oportunidades

Él leía sus poesías. Yo me preguntaba quién las había inspirado y confieso que quise estar en alguna de ellas. Leía muy despacio, como habla, como siente; sólo que esta vez, lo que muchas otras me había parecido aburrido y desapasionado, se convertía en una nueva manera de brillar. Nunca lo había visto tras ese cristal. Hubiera bastado que esa noche dijera algo, cualquier cosa, para cambiar la historia, pero él tenía otros planes. Nos lo perdimos. Es poco probable que ese cristal se aparezca pronto entre nosotros dos. Hay puertas mágicas que sólo se abren por una noche. Esta noche él va a tocar la puerta pero yo ya no estoy detrás.

1.3.07

... estuve pensando en vos

Un retrato: A veces, cuando digo que te quiero, sé que no sabés de verdad que te quiero, ni sabes cuánto ni sabés por qué. Yo tampoco sé muy bien por qué así que en esa estamos a mano. Igual, tampoco sé por qué el te quiero se acompaña de un igual y luego siempre se acompaña de un así no es y luego entonces decís te quiero también.

Un autoretrato: A veces, no me resbalan las maldades de la gente. Necesito ponerme una armadura pero ¡es dificil caminar con esas cosas puestas! ¿qué pasa si me da por bailar salsa y no puedo ni moverme? ¿qué pasa si quiero practicar el pasito duranguense? Pero a la vez, necesito una armadura. Porque así como hay mucha luz y mis habitaciones están llenas de sueños; mientras sonrío, se me cuelan por la boca las alimañas.

Otro retrato: Con vos casi no puedo hablar. Me aburro como una hormiga en la tina del baño. Igual te extraño si no estás, igual te llamo para decirte que subás por un café y me decís que café no pero que un té. Hace tiempo que perdimos los temas en común, pero aún siguen y seguirán para siempre el amor y la confianza.

Otro retrato: Decís que querés ser como un dios que está volando por los aires conquistando a las ninfas, robándolas en sueños, escondiéndolas del mundo que es un río contaminado. Querés que una de ellas te bañe con agua fría y te quite todo el lodo y te permita ver el mundo como es. Querés dejar de ser un mono malévolo y alevoso. Yo digo que nada más tenés que encender la luz, verte al espejo y sacudirte las lagañas.

Otro autoretrato: El mundo afuera algunas veces me asusta. Entonces me asusto más cuando corro y me escapo al mundo adentro. Afuera me pierdo entre las multitudes, le digo tonterías al que me mete mariposas por los huesos, me miro en el espejo y tengo dudas. Adentro, sumergida y conversando con las estrellas de mar se siente como cuando dormía y mamá me daba su mano y yo pensaba que todo iba a estar bien.