22.3.07

¡Con tantas rarezas y sólo seis me piden!

Dice un buitre por ahí, que me invita a pensar en seis rarezas... ¿sólo seis? Digo yo... y a la vez, cuando las pienso, me da pena confesar algunas de ellas. Sobre todo porque sé que las cosas que sé de mí, las que considero más raras, están muy lejos de lo que realmente ven desde afuera quienes viven en mi jardín. Igual, ha sido un ejercicio gracioso... por eso es que sé que mis reales rarezas no están aquí, porque esas seguramente duelen.

Respiro profundo... Ya:

Hay rarezas culinarias, que por supuesto, muestran que soy -en efecto- una ya-no-tan-niña melindrosa y chineada...

1. Me gusta mucho el coco... en rice and beans, en cajetas, en grandes pedazos frescos... pero no lo soporto en postres, cuando está confitado. Me gusta el chile dulce sólo en la pizza. Me gusta el sabor de la cebolla pero nunca cruda ni en pedazos grandes. (Ya sé que ahí van tres rarezas pero no me alcanzan los 6 números).

Hay rarezas que más bien son torpezas...

2. No sé atajar. No atajo bolas, llaves ni piropos. Estos últimos se me caen de las manos y rebotan por todas partes. Los vuelvo a ver y los pateo debajo de la alfombra porque no sé qué hacer con ellos. (Ahí van dos pero digamos que son una).

Hay rarezas que sí son rarezas, que harían desvelarse al mismo Freud:

3. No soy capaz de aprenderme las fases de la luna... bueno, los nombres sí pero no sé reconocer cuándo crece y cuándo decrece... y pueden decirme lo que quieran, la explicación me la sé pero la olvido una y otra vez.

4. Cuando voy a entrar a un baño con los símbolos ♂ ♀ nunca sé cuál es cual... e incluso ahora que escribo no lo sé. ¿Puede ser que el de la flecha para arriba simbolice el falo masculino? ¿Por qué no le hacen un vestido al otro y así estamos todos claros?

Este no es culinario... es más bien culindingo (palabra que hace más de diez años no aparecía en mi mente)...

5. Me encanta comer pescado (aún siendo una sirena... incongruente) pero no puedo comerlo si vi cómo lo pescaron... ¿paseo a pescar truchas? ¡yo he terminado comiendo ensalada!

Y con la última me arriesgo a ser expulsada del planeta de las féminas...

6. No entiendo por qué tanta pelea por la bendita tapa de la taza del sanitario. Yo digo que los hombres igual podrían pelear diciendo que nosotras debemos dejar la tapa arriba... o cerrarla del todo como debe ser... Creo que es un vestigio de cuando creíamos que éramos princesas. He dicho.



Y bueno... como estos ejercicios no viene gratis y como todos amamos las cadenas (¿ajá?) voy a permitirme invitar a seis personas a hacer el ejercicio:

Víctor
Ana
Humo
Denise
Livi
Haz de Luz

7 comentarios:

Haz de luz dijo...

hijo...ya veo mi tarea linda!! Me has puesto a pensar, pero de fijo si me das tiempo, podrás pasar por mi blog a ver que se me ocurrió.

Gracias por pensar en mi

Denise dijo...

Jiji... :-) Creo que hace unos meses (muchos) había contestado uno así, pero lo vuelvo a pensar y más tardito contesto!

En cuanto a tus "rarezas", son geniales! Y coincido con lo de la taza del sanitario, siempre he pensando que no es justo que una se queje, ellos se quejan por encontrarla bajada cada vez que van al baño.

Los símbolos me los enseñó una profe de biología con ese ejemplo que pusiste, la flecha es el falo, el otro el espejo. Machista hasta la pared de enfrente, pero funciona.

y... ¡¡¡¡la mejor rareza es esa de no atajar piropos!!!!! :-D

Trompetista de Falopio dijo...

Sirena tan querida y agraciada y combativa: ¿debo hacerlo? ¿Es una olbigación cuasimoral o política? O ¿Puedo hacer como "que la vírgen me habla"? Tú sabes que te aprecio a pesar de lo que haga ¿verdá?

Victor EM dijo...

Diay, pues yo lo haré, mas tarde o en el fin de semana, que rico el rice and beans, pero si voy a tener que hacer las mismas que vos, en lugar de 6 rarezas es casi que 6 categorías de rareza.
Pero sip, acepto el reto...
Los piropos no se atajan, se devuelven!

Saludos!
Muy buenas rarezas y gracias por pensar en mi!

Trompetista de Falopio dijo...

No lo hice. Pero te dediqué mi post.

Buitre Desahuciado dijo...

"Este no es culinario... es más bien culindingo"

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

grande, grande, señorita Sirena...

"y como todos amamos las cadenas (¿ajá?)"

-por dicha últimamente, a pesar del o debido al insomnio, ando hiperactivado y pude capearme la laja... jajajaja-

Pura vida. Lo peor de todo, es que de mi parte, sé que dejé algunas por fuera... ¿Será que las reprimí? Alá sabrá, yo no. jajaja.

PD1: Muy buen Exorcismo. Aunque en la segunda estrofa, segundo verso, se podría eliminar "eso", le da más soltura al verso. Sugerencia perfectamente mandable al carajo ;)

PD2: -y perdoná por esta kilométrica respuesta, a destiempo- No, no tengo ni idea de quién podrás ser.

Capricornio de Luz dijo...

Encantado de entrar a tu blog, encadenado por la tarea de rarezas. A mi me llegó desde el blog de Haz de luz.

Me pareces muy interesante, por la forma de responder a las situaciones de la vida. Eres así que no comerías pollo si lo viste morir también?. Ok, si deseas seguir leyendo rarezas puedes ver las mias y conocerme de paso en mi pagina: capricorniodeluz.blogspot.com