13.3.07

El viento viene de...



No hay mucho tiempo para detenerse... el viento sopla fuerte y ensancha mis velas, aunque no sé si me lleva en la dirección que indica la línea roja de mis mapas. El viento mío, el de adentro, ese que estaba un poco adormilado entre tantas ramas, de pronto dio una vuelta y cayó al piso, de pie, como si fuera un gato. Sin perder el control ahora anda soplando hacia el oeste y anda como un niñito inocente... silbando por las calles, mirando hacia arriba sin fijarse cuando cruza (no siempre en las esquinas). Por eso es que a veces, yo misma, debo tomarlo de la mano y ponerle un alto... pero ese control no dura mucho tiempo... cuando me doy cuenta son las 4 a.m. y los fuertes vientos me han despertado en su presuroso viaje hacia el oeste... donde alguien duerme apaciblemente y apenas siente una suave brisa. Pero eso no detiene a mi viento. Él igual, acaricia su larga cabellera y susurra en su oído que se atreva, que deje libre ese viento nuevo que guarda adentro y que lo mande hacia el este a susurrarme al oído que me atreva.


6 comentarios:

Victor EM dijo...

Demasiado Bonito

Amorexia dijo...

La luna, la noche y gritar silencios tiene esas cualidades de mensajero que le atribuyes en buena lid al viento, Sin duda un hermoso nanocuento, una imagen muy personal supongo, que me recuerda las deshoras en que no estaba.

Jaqui dijo...

Viento indomable...que a veces quisieramos dirigir....tendrá vida propia?

Humo en tus ojos dijo...

mmm... atrevetetetete!!!
Café café!!! Dicen Luca, Pinky y las melias que pasés a saludar!!!

Cianuro dijo...

pues carta blanca al viento!!! mas bien, al bien-to!! que corra y levante y revuelva e infle y limpie!!! pero que no se detenga!!!


PS: hmmm.. ese cafe de humo suena tentador.. se aceptan invitaciones!!! jajaja

Buitre Desahuciado dijo...

Ahh sí... Me trajeron recuerdos tus letras.

Hermoso, que ambos se atrevan, que ambos se atrevan.


PD: Lo de la poesía, diay si no te gusta, si no lo sentís como algo tuyo ¡mandá al carajo lo que te dije! :P

Escribí como te sintás más cómoda, al fin y al cabo, para eso es que se arrian las palabras. ¿O no?

Sin embargo, así a lo Galileo, estaba bonito. Jejeje