9.3.07

... estuve pensando en vos II

Un retrato: Su paradigma de hombre perfecto llegó un día hasta su puerta. Ella dejó de comer, dejó de reír mientras encontraba cómo llevárselo a la cama. Poco a poco, la frustración se coló por sus sábanas y entonces ella dijo “vos me encantás” y él dijo “yo no soy nada”. Ella -como siempre- solicitó consejos y yo le dije algo como esto: “el paradigma no sirve más que para paralizarnos. Los que caben en el molde son pocos y terminan destruyéndolo (por dicha) aunque duela”. Pero ¿quién sigue consejos?

Autoretrato “handle with care”: Ahí va ella, con sus años escondidos en los pliegues de la blusa. No se arrepiente de nada y sin embargo, no sabe dónde poner los sueños, dónde tocar su música, dónde poner su mano cuando llegue el encuentro. No tiene vino para hacerle una mordaza al superyo, y la verdad, el superyo aún no se ha manifestado. No sabe entonces qué es lo que la detiene, por eso espera que sea él quien tome el vino por el mango.

Autoretrato y su retrato: Me escribe, le escribo. “Tengo ganas de verte” le digito “pero lo más cercano a eso son estas letras y estas caritas”. Él pone cara triste y me dice “quedate” y no puedo quedarme. Él me dice “ven... escapate para acá y yo aquí te chineo” y yo digito fríamente, con las fotos de un viaje que jamás realizaremos ya imaginadas, clasificadas y desteñidas en mi mente: “si no sale el plan que me he trazado, tus brazos son el lugar”.

Alguna escena: “Hay poesía en conversar con un taxista” me dice. “O en el señor que vende mentas en la esquina” le digo. Después tomo mi botella y salgo sin mirar atrás.

3 comentarios:

Ana dijo...

Por eso tiene sentido dejar el paradigma a un lado, el molde se puede destruir después. (Autocomentario, aunque cuenta?)

El vino algunas veces, otras esperar; pero con tanto pasmado...

Buitre Desahuciado dijo...

Vino, tabaquito, algún jazz anacrónico y ¡paff! con la explicación de la negativa uno se da cuenta que la chavala está jalando con algún otro patán que no es uno.

Haz de luz dijo...

Como siempre, me encantas con tus letras!