5.3.07

(Léase correctamente: ¡acercate pues!).

Yo hablo y hablo, planeo esconderme, me repito una y otra vez que nada, que no, que puedo, que no tiene sentido, que no gaste energías. Nada de eso funciona frente a tus ojos de fogata que me miran fijamente y me botan una a una las paredes de paja. Es que los no-pensarte y los no-puede-ser no son buen material para alejar tu fuego. Se quemarían fácil si sólo te acercaras un poquitito más.





2 comentarios:

Tonto Simón dijo...

Pero con cuidado, puede ser que se acerque demasiado y resulte más quemado por ti.

Sirena dijo...

¡siempre tan miedoso Simón! (las estadísticas indican que es más probable que la quemada sea yo)