22.4.07

Big Mouth Strikes Again

Considerando que Ernesto Sábato abandonó la luz blanca de la ciencia para sumergirse en las tinieblas del inconsciente y la locura, debo decir, con irrespeto y egoísmo:


no hay nada peor que un poeta negado en un científico



(a la inversa es la perfección)