24.4.07

¿Tengo que vivir conmigo todo el tiempo?


A mí nadie me dijo que una misma cosa se puede ver de mil maneras; lo aprendí a golpes. Tampoco me dijeron que pensara rápido y hablara despacio, para dejar al pensamiento analizar de dónde vienen las palabras y por qué traen ese tono y cómo debo comprenderlas antes de reaccionar. Tampoco me enseñaron a aislarme, a olvidarme del mundo ni a sentir que no me importa, así que duele cuando alguien se siente herido por lo que digo y lo que hago mientras yo sigo convencida de mi buena intención. No me explicaron que a veces debo cerrar la boca, respirar, dejar la sangre acudir a mi cerebro y luego ceder... Creo que no cedo ni por señales de tránsito.

Soy odiosa. Así es. Y no hay refugio posible de mí misma. Estoy en medio de la tormenta mirándome y debo ir a que me tiren las piedras; a convencerme de que las merezco.


7 comentarios:

manuch dijo...

!Muy valiente!, seguís aprendiendo a golpes.. Odio ese método. Aunque es el que más práctico.

Malasombra dijo...

"No soy hombre, soy dinamita" decia Nietzhe. Saludos.

Victor EM dijo...

Diayyy que te dire, piedras bienvenidas cuando la intención es la mejor las piedras igual duelen, pero no marcan!

Sirena dijo...

¿Valiente Manuch? ¡Estoy derrotada! pero gracias ;-)

Malasombra: ¡pero es que Nietzche era ermitaño! Yo ya estoy pensando en esa posibilidad...

Víctor: No sé... es que muchas piedras seguidas y tener que dar explicaciones de todo es demasiado agotador. Voy a encerrarme un tiempo en la montaña... (si pudiera)

Solentiname dijo...

ah, pero Sirena, es que esa que describís, la de los nubarrones, no sos vos. La pregunta es si tenés que seguir viviendo con esa otra que no sos vos todo el tiempo. Un abrazo

Amorexia dijo...

Yo ya aprendí a perdonarme.

Trompetista de Falopio dijo...

Sí sí, a veces pasa así, pero te aseguro que en otras ocasiones dices "ah, qué cosas ando logrando ¿qué haría sin mí?"