22.5.07

marketing

A veces
como una ráfaga
yo abro mis puertas

hago una venta de garage
y cuelgo en ganchos
las tristezas

nadie las compra
pero me sirve ventilarlas
y darles algún valor

porque de pronto
llega algún cliente
y permanece

las desempolva
las devanece
y después las multiplica



10 comentarios:

Ana dijo...

Aunque terminen multiplicadas al menos se desvanecieron en algún momento, siempre hace bueno un respiro.

pd: el título me dejó pensando

Abrazos!

Jaqui dijo...

Y el cliente no se las podrá robar a veces?...

Jen® dijo...

que bonitooo
creo que al rato ventilando las tristezas ya no se ven tan tan tristes.

Buitre Desahuciado dijo...

Qué duro, Sirena, qué duro.

¿Por qué las sacás? Mejor serían las alegrías, tal vez alguien logre multiplicarlas al mil por ciento.

PD: este post (su nombre) me recordó algunos garabateos que había hecho hace algún tiempo:

Marketing

Los besos que no saben a nada
ni a invierno
ni a verano
menos a vinagre
o a miel
son baratos y muy consumidos
los besos con sabor
a amor
o peor a amor verdadero
son muy caros
y no dan suficientes réditos
por eso en el supermercado
de las relaciones
esa línea de producto
ya no se va a ofrecer
-son demasiados recursos
/desperdiciados-

meleobro dijo...

no hay que tenerle miedo a la tristeza...

la tristeza siempre supo como hacer destacar la felicidad...

Luis Ricardo dijo...

Quizá dios esté en la venta de garage.

manuch dijo...

Gracias por compartir tus tristezas, la gente es muy egoísta y a veces solo comparte alegrías.

:: Cianuro :: dijo...

es bueno poner al sol las tristeza de vez en cuando.. el sol logra desteñirlas, y al rato hasta quedan blancas albas pristinas claras niveas puras inmaculadas (tristezas conceptivas!!)

Sirena dijo...

Ana: ¿pensando en qué?
Jaqui: ¿robar? ¿quién quiere cargar con tristezas ajenas?
Jen: Tenés razón, igual, es solo algo que escribí en un mal día.
Buitre: Vos no me comprendés... ¿para qué las alegrías?
Meleobro: ¡exactamente!
Luis Ricardo: seguro... dicen que está en todas partes...
Manuch: con todo gusto, aquí no se le niegan tristezas a nadie y además, no se esconde nada tampoco tras una sonrisa
Cianuro: ¡qué aburridas esas tristezas desteñidas!

angel dijo...

Gracias por este espacio literario al que me condujo el venturoso azar. Muy buen poema.


Saludos...