25.6.07

con los pies calientitos y el alma en un temporal

Tengo mis privilegios. En un día como hoy puedo trabajar en pijamas, metida entre las cobijas sin que nadie me moleste. Puedo desayunar mirando a un tipo que se quiebra las botellas en la cabeza, a otro que se limpia los zapatos con un gato negro y da su vida por una patria que ya no existe en ningún mapa del mundo. Puedo preguntarme si todas esas metáforas tendrán que ver conmigo. Si todos hemos vivido en algún sótano creyendo mentiras y a la vez saboreando cada instante al compás de una música enloquecida. Puedo compadecer a los cineastas y alegrarme de no haberme dedicado a hacer películas. Puedo entonces emocionarme hasta el éxtasis mirando Underground sin sentirme culpable por ser yo incapaz, de crear genialidades como esa.

6 comentarios:

Solentiname dijo...

El disfrute es también una genialidad...

Humo en tus ojos dijo...

me carcome la cochina envidia, hoy que me toco ir a meterme en lo màs horrendo del temporal sin derecho a estos delicatessen

wílliam venegas segura dijo...

Yo también conpadezco a los cineastas, pero cuando les llega el montaje y tienen que recortar secuencias filmadas a las que también les pusieron cariño. Un alma en temporal es alma en creatividad, aún en reposo, tomaré en cuenta su idea de "películas recomendadas" para mi blog. Nos vemos.

Sirena dijo...

Sole... vos sos taaaan amorosa...

Humo: jajajaja pues sí... pero no siempre se puede.

William: Eso debe ser terrible... cortar suspiros o sueños... Espero tus recomendaciones. Nos leemos ;-)

Literófilo dijo...

Voyeurismo de la decandencia?

Sirena dijo...

¿Qué cosa? ¿La peli? ¡explicate literófilo°