10.6.07

... eso, o haces costuras en mis ojos

siento envidia de tu ojo
de la lente con la que ves el mundo
del agua que brilla por detrás de esa perfecta simbiosis

siento envidia de tu mano
cuando pulsa el botón y te convierte en un dios
que hace pasar o no pasar la luz según se le antoje a su capricho

siento envidia de tu cuerpo
que se convierte en una carta
o en un diario de viaje repleto de colores

¿Qué pasa si me eximes del pecado,
pequeño dios que reinas sobre la luz
compartiendo algo de eso conmigo?

















Fragmento de La Mesa de los Pecados Capitales.
Hieronymus van Aeken Bosch, El Bosco (ha. 1450 - 1516).
Museo del Prado, Madrid.

1 comentario:

Malasombra dijo...

"siento envidia de tu cuerpo
que se convierte en una carta
o en un diario de viaje repleto de colores"

para mi ese es tu final.
Saludos.