24.6.07

he pecado mucho de pensamiento





me someto al ayuno
aunque coma mis uñas
y me queje en los sueños
y divaguen mis dedos
y mis ensoñaciones

me flagelo al silencio


amén



6 comentarios:

wílliam venegas segura dijo...

Pues, dicen que guápil es fruta más segura, así que le repito el comentario que le dejé en el otro blog: "Llego como el café y sus efectos. Gracias por venir a mi blog. Y tiene razón: el título es efectista, aunque no bochornoso, más de Extra que del blog, así que tendré en cuenta su inteligente observación. ¡Lo de ir al teatro, pero que no vemos teatro, eso está bueno también!"

Victor EM dijo...

No me gustan los silencios... me incomodan... y el silencio no va contigo!!

meleobro dijo...

nena!

delicioso poema!

elopio dijo...

de palabra, obra y omisión, pero cualquier cosa antes que el silencio.

Sirena dijo...

Ey William... qué bien que lo tomaste por las buenas...

Vic: ¡sí van, sí van, sí van! (tal vez me convenza)

amigo-del-nombre-impronunciable: ¿te parece un poema? Lo pasé al otro blog por tus criterios...

Elopio: yo estoy aprendiendo a callarme un poquito. Gracias por venir.

Literófilo dijo...

Amen hija, diría el Padre Minor luego de las clases de manejo.