26.6.07

paso mirando las ventanas
los manteles de cuadros
y los rótulos

paso olfateando chimeneas
revisando menúes
y mirando otros platos

pero todo es inútil

a veces tengo hambre de verte
y no hay restaurante que te venda

4 comentarios:

Denise dijo...

:_)
Mejor, si no CUALQUIERA podría pedirle!

Literófilo dijo...

Uuu que final mas rajado Sirena, de veras buenisimo, y dusculpame por no apsar, pronto en literofilia cuento, digo apra que te estés dando la vuelta.

Caro dijo...

Ciertisimo, a veces hay hambre de algo (alguien) específico y no hay nada que reemplace quite esas ganas...

:(

Anónimo dijo...

Que poema de belleza tan urbana, me gusto muchísimo sirena ojalá y sigas escribiendo palomadas(genialidades) como ésta. Geomar Perfecto, Venezuela.