25.7.07

Le pregunté a un amigo si andaba “de cabanga” y se quedó con cara de perdido. Me pasa siempre con él porque yo uso términos que están pasados de moda y él es muy joven, no los conoce.

Cabanga es una de esas palabras que no debemos dejar perder en el tiempo. Es de por estos lados porque sólo la usamos en Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Dicen que la palabra es de origen indígena -costarricense, otros se preguntan si es de origen africano.

La cosa es que la cabanga es ese indefinible vacío en el estómago que cada quien calma como puede: tomando licor en exceso y cantando rancheras, haciendo el ridículo, escribiendo en el blog, escuchando canciones de despecho, sacando un clavo con otro clavo, vistiendo de negro por completo, saliendo a bailar todas las noches, yendo a la iglesia a darse golpes en el pecho, asistiendo a sesiones de terapia psicológica, explicando y explicando lo inexplicable, caminando como alma en pena por la ciudad... COLOQUE AQUÍ SU MANERA DE LIDIAR CON EL SENTIMIENTO DE PÉRDIDA.

“Sentimos cabanga, sobre todo, por el ser amado que nos dejó, y tememos, o sabemos, que nunca más podremos recuperar su presencia a nuestro lado. El dolor frente al abandono amoroso, que no se limita a sumirnos en apenas una tenue tristeza, como afirma la Academia, y pasa a manifestarse en apremiante desesperación. Cabanga es la materia de que están hechos los tangos” dice Sergio Ramírez. “Pero la verdadera perfección de este sentimiento está, más bien, en la imposibilidad de recuperar lo perdido. Es la manera en que la cabanga, animal insaciable, se alimenta a sí misma. Al fin y al cabo, la cabanga viene a ser una manera dolorosa de felicidad” continúa (leer más).


Si el ser en cuestión no es amado, sino admirado, es posible confundir la cabanga con el -ya famoso en este blog- ataque de Lítost:

La lítost es un estado de padecimiento producido por la visión de la propia miseria puesta repentinamente en evidencia. Las personas que tienen una profunda experiencia sobre la imperfección generalizada de la gente están relativamente a salvo de los golpes de la lítost. La lítost es por lo tanto característica de la edad de la inexperiencia. Es una de las formas de la juventud” (Milan Kundera, El Libro de la Risa y el Olvido).

Y también es posible que se confunda la cabanga con una fuerte dosis de arrepentimiento y de vergüenza. El ser cobarde da mucha pena. Eso de traicionar el deseo en nombre de ser precavida o precavido, es algo así como hacer lo que dicta la conciencia (taaaan aburrida ella pobre...) mientras toda la pulsión quiere hacer otra cosa.




9 comentarios:

Caro dijo...

Estoy muy de acuerdo con eso de no dejar perder la palabra cabanga. Además, si bien que es feo andar "acabangado", que bien se siente uno cuando logra superarla!
Y debo confesar que me hizo muchisima gracia esta frase"

hacer lo que dicta la conciencia (taaaan aburrida ella pobre...)

Humo en tus ojos dijo...

uy!
la cabanga de ser cobarde...
o de no ser valiente...

Victor EM dijo...

"La cosa es que la cabanga es ese indefinible vacío en el estómago que cada quien calma como puede...
escribiendo en el blog" eso me suena conocido!!! tan feo la gente así y los blogs que siempre andan de cabanga jajaja

Lo que dicta la conciencia?? si se que es cabanga... pero que es conciencia?

Saludos Acabangados jajaja

meleobro dijo...

supongo que soy de las pocas cosas que disfrutan la cabanga...

a las disociaciones como yo nos encanta sentir cosas de esas... así tan humanas...

he aprendido mucho de algunas cabangas...

Solentiname dijo...

la cabanga, si fuera un plato en restorán chino, sería agridulce...

Ana dijo...

Cuando pienso en cabanga me acuerdo de saudade, que según lo que leí no me acuerdo dónde (pero se parece a esto) sólo se diferencia por la manera de recordar lo que se perdió. Depende de la situación escogería alguno, pero se me hacen conocidos los dos

Jen® dijo...

a veces como que es disfrutable sentirse así. otras veces, es como que se lo llevara candanga, más bien!

Denise dijo...

Como dice Ana...saudade o "Morriña" para los gallegos.
La palabra es buenísima, yo la uso mucho!!!

Eunice BS dijo...

Mi abuela el otro día me dijo "mamita, anda de cabanga?" Como yo me le quedé callada vi para el suelo y luego me cagué de risa, ella tb se rió y me dijo "es que ahora si que se acabangan diferente!! En mis épocas yo duraba llorando 3 meses!"
En fin, eso es cierto, que todos tienen la cabanga diferente o será que ha evolucionado?