2.7.07

¡Willy Wonka mis polainas!!!!

Cosas de la vida; Petronila dice que La Biblia la liberó como mujer. Dice que antes de La Biblia, las mujeres indígenas no podían tocar achiote porque la gente creía que generaba hemorragias. También dice que la mujer cuando menstruaba era considerada "inmunda" y debía internarse en la montaña sin que nadie la tocara. Después, cuando conocieron La Biblia (nunca mencionó a ningún dios) ya supieron que eso eran tonterías y se les permitió tocar achiote, quedarse con la familia y no avergonzarse.

También se decía que estaba inmunda la mujer que daba a luz ("dar a luz" o sea... bueno, eso) y entonces debía llegar El Chamán a purificarla con chocolate y hierbas... a ella y a todos los que estuvieran ayudándola. El proceso además seguía por dos meses y durante ese tiempo, la mujer sólo podía comer en la hoja que El Chamán había usado en el momento de la purificación.

Todo eso nos lo contaba mientras nosotros nos pintábamos la cara con achiote y mirábamos el cacao colgando de los árboles. Después nos contó el proceso que sigue para hacer chocolate. Alma decía (comiendo ansias como siempre) -¿y eso para qué es?- y Petronila decía -espérese, ya le voy a decir- y continuaba simulando que sacaba mantequilla de un cacao que hervía en las brillantes ollas. Resulta que no a todas las mujeres les sale bien la mantequilla... y tampoco todos los días sale igual... -es como todo- dice Petronila.

Nos dio a probar semillas frescas de cacao (ácidas), semillas tostadas (amarguísimas), mantequilla de cacao y después, chocolates con menta, nuez moscada, coco y vainilla. Nos hizo precio (secreto: de ticos... -es que a los extranjeros yo les cobro más-) y nos sonrió todo el tiempo. Petronila sabe bien su negocio y yo por eso, los invito a ser uno más de sus "amigos".

Si van a Talamanca, camino a Bribri, a mano derecha en la carretera (sólo busquen los rótulos... la carretera está asfaltada y de todas maneras si no llegan donde Petronila seguramente encontrarán alguna otra maravillosa fábrica de chocolates).

6 comentarios:

Denise dijo...

:-)
Y yo que pensaba que la Biblia podía ser más para la represión
Chocolate... debe ser como magia, qué bonito.

meleobro dijo...

ya ven que graciosa historia...

no hay mal que por bien no venga...

Solentiname dijo...

yo hubiera pensado que atención médica de naturaleza social hubiera borrado las ideas de ser sucia. Parece que la fe le pudo más a la ciencia. Curioso como el verbo parir no se puede conjugar en presente, no? "Yo paro"?

Humo en tus ojos dijo...

mmm... la Biblia como instrumento de liberación femenina vs el chocolate como purificador del cuerpo...mmmm
Me quedo con el chocolate y los dos meses con hojitas purificantes

Esponjita dijo...

Yo sólo tengo una pregunta:

Si la mujer judía al menstruar o al parir es impura, y eso está consignado en el Pentateuco (éxodo, Levitico o Deuteronomio)... ¿qué quiere decir que la Biblia les haya enseñado que lo que enseña la Biblia son tonterías...

mmmm... algo está raro ahí.
De todos modos, desde méxico le digo: qué envidia eso de comer chocolate así...

muchos saludos:

la bíblica y chocolatera esponjita

Sirena dijo...

¡Menuda pregunta Esponjita! Yo me pregunté lo mismo... yo lo que creo es que no leen la Biblia... ella habló de que todos somos iguales y todos merecemos respeto... No creo que conozca en realidad el asunto del que hablás... pero si regreso (lo haré) pe pregunto con gusto. Y sí, algo está raro...