22.8.07

Amarillo

Un taxista se tarda de más cuando el semáforo se pone en verde... del sueño que imagina entre las piernas del travesti, lo despierta mi pitazo... Detrás suyo, el pasajero golpea a cachetadas a la pasajera... la toma por el cuello, la suelta, mira hacia otro lado. La pasajera le pega en la cabeza y todo vuelve a empezar.

Se escucha el sonido inigualable e irrepetible de un millón de monedas que caen al piso del autobús... una mujer baja las gradas y sale apresurada... el chofer se ríe conmigo, como si yo fuera la cómplice de su cabronada, luego toma su almuerzo y sigue comiendo. Dentro suyo nada ha pasado. A la mujer, se le vino el mundo encima.

Un cabrón mira de cerca a sus dos amantes hablando entre ellas. Sabe que saben, ambas. Cada una se siente superior: ella, por privilegios de antigüedad y por derechos adquiridos; yo, por la seguridad de que ese pitazo ante el semáforo en verde llegará más temprano que tarde.

¡Taxi!






7 comentarios:

Malasombra dijo...

vaya hora pico esa que viviste!!

saludos

Luces del Interior dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luces del Interior dijo...

Wow! que bueno, me encantó la parte donde decís:

Dentro suyo (del taxista) nada ha pasado. A la mujer, se le vino el mundo encima.

Constantemente se viven imagenes como esa, nos pasan cosas que nos acaban moralmente y estas se relacionan con otras personas, luego nos damos cuenta que a ellos, nada les produjo!

Adrián / cHoli / etc... dijo...

esta ha sido una de las mejores cosas que te he leído

Sirena dijo...

Malasombra: ¿y la tuya? ¿qué tal?

Luces: así es... una tormenta es una tormenta dependiendo de quién sea...

Choli: gracias... las escenas eran buenas, yo no hice mucho al respecto

kleptØ dijo...

Fantástico, lo he tenido que leer dos veces para no perderme detalle y visualizarlo al completo.

Ö_Ö

klept0 dijo...

Ah! La foto me encanta. ^_´