24.8.07

Nada se pierde, todo se transforma

6 comentarios:

Victor EM dijo...

No entendí!!! necesito un médico que me interprete el post...

Jaqui dijo...

Yo estoy igual que Víctor.

Ana dijo...

¿Las mariposas?


*por un momento pensé que habías guardado la radiografía que me sacaron en el hospital hace casi un año, se veía igual!

Caro dijo...

Yo veo como una cara vista en radiografía y con Zoom!
Debo estar medio loca, porque creo que me uno al grupo de los que no entendieron!

Sirena dijo...

Bueno, es que es un mensaje cifrado que alguien entenderá...

Anita: las mariposas no deben aparecer ahí... ¿ya pasó un año? ¿y la fiesta?

wílliam venegas segura dijo...

Miren, no hay que interesarse tanto por entender: el arte surrealista, por ejemplo, no es necesario para entender, basta con descubrir elementos de comunicación o ver sus trazos de arte. En el canto de la sirena nuestra, se descubre cómo sus letras nos llevan a sentir, a gustar, a olfatear. No en vano es canto de sirena. Siento la metáfora, el plato exquisito no consumido. Es como cuando uno oye la voz seductora y enamorante de alguien por teléfono, es como las letras de un menú al describir una comida, la cita, el plato servido y algo que falta para consumar el acto (el del amor, el de comer) y el abandono. Igual, alguna otra cosa podemos pensar. La imaginación es lo más bello al oír cantos de sirena. Nos vemos.