10.9.07

Un recado imaginario

Hoy soñé con usted. Estábamos en una fiesta familiar y usted se me acercaba con cariño, como siempre y me daba un dibujo que parecía hecho por niños. El dibujo tenía fondo negro, era algo tenebroso. Usted entregó un dibujo a cada uno de sus primos. No tengo la menor idea de qué significa todo eso.

Pero si sé por qué soñé con usted. Yo a usted lo respetaba y me alegraba encontrarlo en la calle. Ahora, si lo veo, no sé qué haré. No logro definir si es usted malo, tonto, iluso o estúpido. No logro definir si me da pena o vergüenza. No sé si usted aún puede mirarse en el espejo. Es una desgracia que se haya aprendido las malas mañas de los regímenes del sur, pero le recuerdo, que ese país del sur ya eligió mejores rumbos y que este, el nuestro, también los elegirá a pesar suyo y de los titiriteros que hoy manejan sus hilos. Mi sangre corre por sus venas y muere, la suya corre por las mías y hierve...

3 comentarios:

Ana dijo...

Pues si hasta uno siente rabia como vos no, y al cuadrado...
Que pena, de verdad

Despecador dijo...

Hola Sirena, yo soy el autor del poemario censurado.

Tengo un ejemplar para obsequiarle con mucho gusto.

Un abrazo.

wílliam venegas segura dijo...

Ya llegó despecador con su sabrosos "pecados". Prefiero a Despecador que a Kevin Casas. Si un vicepresidente del país, Kevin Casas, escribe lo que escribió, Costa Rica es pura vida... ¿para quién?