14.1.08

Cuando decimos una verdad, disolvemos una mentira

Lo digo y lo repito: yo soy capaz de aguantar cualquier verdad, cualquiera... pero soy incapaz de soportar una mentira, sobre todo esas grandes y trascendentes... pero también las pequeñas... los detalles mínimos que se convierten en un espacio vacío, en lo no dicho que se enquista y crece como un parásito.

Tal vez por eso mismo, soy tan honesta. Tal vez por eso mismo, me carcome una verdad que ahora mismo es una ilusión pero puede convertirse en algo tan grande, que no nos va a caber en las dos almas. Tal vez por eso mismo voy a hacer algunas preguntas. Tal vez por eso mismo, tendré que abrir la boca, decir una verdad pequeña que va creciendo y abrir algunas heridas.

(cuando digo verdad, hablo de subjetividad...)

3 comentarios:

Pétalo de Hielo dijo...

Mi Estimada Sirena:
Encontré por casualidad tu blog
Y no inventes no me canso de leer
Los post que me han llevado de reír
Pensar, sufrir y hasta extrañar
Por que te fuiste y ni te conozco
Pero de todo corazón te felicito
Ya que pocas personas tienen ese
-No se que, tan bueno para expresarse
Y calar hondo en las personas.
Ojala regreses pronto a México
Mucha suerte y Saludos

Sirena dijo...

Gracias Pétalo... lástima que no puedo devolverte la visita. Espero verte por aquí.

nea dijo...

Me encantan y me duelen las verdades, inclusive cuando las digo dicen que soy grosera al hablar, es a pocas personas las que les gusta que les digan la verdad, lo que me recuerda lo mi mamá me repite "Si no tienes un amigo que te lo diga, búscate un enemigo que lo haga", nos sentimos agredidos cuando nos dicen las verdades, que mal.