22.2.08

Hoy encontré mi tarjeta del Metrobús. Me la traje por error. No pensé que podría recargarla tan pronto.

Mi maleta quiere saltar fuera del clóset cada vez que me ve. Dice que está emocionada por llevarse los cojines de colores, los cuadros pintados por la Humo, el de la Ana, la máscara de madera y -si le caben y no queda muy gorda- algunos libros para sellar el pacto. No hay nada mejor que revolver los libros de dos bibliotecas que tarde o temprano, debían de juntarse. Dichosos los libros. Por un buen tiempo, los vamos a envidiar, pero después, si todos los hilos se entretejen y conforman la hamaca que soñamos, los leeremos en las tardes de sol, al calor de la luz que ahora entra por la ventana y te cobija las manos cuando lavás los platos.


4 comentarios:

Ana dijo...

:)

Cualquier hilo que podamos tejer las otras dos parcas lo haremos sin duda, no habría como negarse a esta historia.

Victor EM dijo...

Tan linda mi chiquita ojalá todo vaya viento en popa!!!! me encanta saber que estás feliz!!!

Nelson dijo...

en esa biblioteca bien podriamos poner unas revistas de el hombre araña... asi se teje todo con hilo biodegradable que no dañe el ambiente y de resistencia extraparanormal...

jejeje
sirenita.. este correo.. me hizo sonreir.. ponerme melancolico.. soñador...

Sirena dijo...

Ana: ¡yo creo que ya los hilos se van tejiendo solos!

Vic: pues sí, estoy feliz como una hormiga nadando en el café

Nelson: si es de resistencia mayor, pues te agradezco que me des las revistas... yo no quiero que se rompan nunca los hilos y sí... ¿qué tal si todos soñamos y hacemos los sueños realidad?