1.2.08

Lo peor es ser fan y no atreverme a hablarle ni en mi propio sueño

Esta mañana soñé con Sábato. Estaba entre un grupo de argentinos famosos, celebrando la muerte de alguno de todos los torturadores de la dictadura.

El lugar era tan extraño, que bien podría ser el cielo donde van los ateos y los agnósticos. Era seco, tenía cuevas pero también tenía jardines y por supuesto, había rastros de un asado. Llegué tarde, me quedé con hambre y con las enormes ganas de hablar con Sábato.

Si ese fuera el cielo de los ateos y los agnósticos, tendríamos que convencernos de la existencia de Dios y sobre todo, de su mala calaña... Castigarnos a nosotros que somos tan buenos, aún después de la muerte pues... ¿qué clase de persona es ÉL?

Ahora que recuerdo, estaba también Matilde. Sábato de pronto tocó una puerta blanca, la puerta se abrió y él se fue para siempre.

------------------

¿Hay alguna noticia que yo deba saber? ¿Alguien sabe si Sábato murió?

Como los sueños no son mensajes del más allá sino del más acá... mejor me pongo a interpretar algo más que una premonición.

3 comentarios:

Literófilo dijo...

Sábato sigue vivito y coleando. No te preocupés Sirena, prefiero ese cielo que un paraíso multicolor, lleno de nubes que saben algodon de azucar, donde mis abuelos muertos se recuperarn de la pudredumbre, y rios d emil palacios, prefiero ese cielo, si asi es, bendito sea Jehova.

Julia Ardón dijo...

pero lo que sí es cierto es que se ha de morir pronto...

Heriberto dijo...

Sábato no ha muerto. Vive en Santos Lugares, provincia de Bs. Aires, al cuidado de su novia, quien antes era su asistente personal. Tiene 92 años y está muy malito, aunque su mente está mejor. Matilde sí murió hace unos años. Ricardo Martin quien vive aquí en Chepe ha sido su discípulo y amigo y ha mantenido correspondencia con él por años.