5.3.08



Algunas veces, en mis manos, sostengo el absoluto. Otras veces, se me cuelan los sueños como granos de arena entre los dedos.

Cuando tengo suerte, como ahora... las hormigas recojen los sueños (los cargan entre 8) y los colocan uno por uno en mi taza de café. Así, todas las mañanas, me los tomo de nuevo y sonrío.




Ilustración de Anne-Julie Aubry

1 comentario:

maya dijo...

Mi querida sirena... ya volví... y tengo como prometido tus dos discos en mi casa... bien guardados y cuidados de daños ajenos... como el sol... la lluvia... el calor... el frío... etc... etc... etc...
Abrazos...