19.4.08

A ver si me explico...

Hay una expresión que me molesta mucho: "hacer las cosas por compromiso". Lo que me molesta tal vez es la interpretación que en general, se le ha dado: hacer algo "por compromiso" se trata de "salir del paso", de hacer algo sólamente porque estamos obligados por algún motivo.

Cuando hablamos de asuntos laborales, nos toca -por ejemplo- usar medias de nylon y zapatos de tacón porque aún nuestra sociedad cree que eso es "elegante" y que ser "elegante" tiene que ver con nuestra capacidad intelectual (digamos que no es porque se cree que con esas cosas nos vemos más bellas y se antepone la "belleza" a lo demás). En esos casos es claro que estamos obligados por motivos absurdos. Sin embargo, cuando hacemos cosas "por compromiso" en el campo más personal (separemos artificialmente "lo personal" de "lo laboral") ¡claro que estamos obligados! pero estamos obligados por el más importante motivo: el amor. Entonces, hacerlo "por compromiso" adquiere una connotación completamente diferente, porque cuando amamos o queremos a alguien asumimos el compromiso de hacer cosas con el objetivo de hacerle bien a quien queremos y hacerle bien trae implícito que esas cosas no nos hacen un mal a nosotros, porque eso a su vez no le hace bien a esa otra persona que también nos quiere ¿Se entiende algo? Y hacer esas cosas, algunas veces puede ser incómodo o inusual pero ¿nos hace daño incomodarnos un poquito cuando se trata de complacer a alguien o ayudar en algo que necesita? ¡la mayoría de las veces no!

Por eso me choca la gente que piensa que todo en esta vida debe darle placer, sin detenerse a pensar que en algunas ocasiones, su propio placer puede causarle a otra persona una molestia o simplemente, una manchita en una ocasión especial o importante. Por amor (y el amor incluye consideración, solidaridad, cortesía) a veces tenemos que darle la razón al fotógrafo que nos pide que acomodemos la pierna derecha frente a la izquierda para que él pueda ver un arco perfecto en la foto. Por amor, a veces se nos cruza por la cabeza (aunque se quede en el nivel de la fantasía), tararear una canción en plena iglesia para crear algo así como una escena final de película de Hollywood. Por amor, vamos a misa a acompañar a alguien que padece la muerte de un ser querido (aunque eso implique vestirse de negro y escuchar sacerdotes con discursos del siglo XV) y por amor, vamos a misa para celebrar un ritual religioso que puede carecer de significado para nosotros pero no para quienes están haciendo un acto de amor.

Por ese mismo amor, debo aprender a aceptar que mucha gente que quiero, no ve estas cosas de la misma manera que yo. El amor es sobre todo, aceptar que algunas -muchas- cosas, no serán nunca como son en mis sueños. Esa es la parte más difícil.

1 comentario:

Ashtray Girl dijo...

Desgraciadamente no sólo el ser elegante se asocia con nuestro intelecto, sino también, para muchos el inconformismo es un claro símbolo de inmadurez y falta de juicio.

En fin, cuando las cosas se hacen por amor, yo creo que el compromiso adquiere un mejor significado.

Saludos