14.6.08

No lo dudo

Antes, cuando los viajes se hacían en barco, se agitaban pañuelos. Después, las enamoradas usaban los pañuelos para secarse las lágrimas. Todos los días, una por una, las lágrimas se iban esfumando en cada uno de los hilos.

Los barcos tardaban mucho en llegar y no había modo de saber si llegarían a su destino. Las enamoradas tampoco podían saber si habría regresos. Algunos pañuelos terminaban entre las olas del mar o entre el olvido cuando las cartas con las historias del nuevo mundo no llegaban.

En esta orilla estoy de pie, mirándote subir al barco. Hay una mezcla exótica, como un perfume de felicidad y esperanza. Inexplicablemente no hay dolor y las lágrimas son casi dulces. No sé si habrá cartas, ni regresos, ni reencuentros. No lo sé y a la vez, no lo dudo.

Cuida tu nuevo superpoder. Aprende a usarlo, a dominarlo y a reservarlo para cuando sea necesario. Y si todo fallara...

2 comentarios:

Umami dijo...

y si todo fallara,seguro aprenderas..
me gusto mas este! te visitare mas seguido un abrazo colega.
:)

Sirena de pie dijo...

aprenderemos ambos... gracias por venir de visita!