24.6.08

Sus ojos

Ella tuvo que huir de Ixtahuacán porque le quitaron sus tierras. Después tuvo que huir del Ixcán para salvar su vida durante la guerra. Antes de lograr escapar le fracturaron la columna, los dedos de la mano, le mancillaron su vientre, su vagina, sus ojos.

Hace ya muchos años que regresó de México. Ahora una transnacional quiere sacarla de su casa para construir una represa. Sin embargo ella lucha, sigue y cuando se cae busca un grupo que le ayude a tomar fuerza de nuevo. "Algún día la vamos a ganar, tal vez no lo veré yo pero las niñas que aún no nacen lo verán, tiene que ser así". "De nada sirve huir de nuevo hacia México, es lo mismo allá que acá, es lo mismo en todo lado, estos monstruos están en todas partes pero hay que seguir luchando, no hay otra cosa que podamos hacer".

Yo la escucho y contengo muy bien las lágrimas. De pronto yo soy figura y ella es fondo. Me pregunto si realmente voy a poder asumir dejar este trabajo que me regala estos encuentros con ella, con don Amor, con tantas otras ellas. Las cosas van a seguir, alguien más la escuchará. Lo que me inquieta es lo que yo dejaré de escuchar.

Es cada día más difícil cumplir una decisión que ya tomé, es muy difícil no pensar en devolverme. Sé que es una buena decisión para mí, sola conmigo, con mis miedos, fantasmas, con estos pies que necesito hacer crecer... pero a la vez es una pérdida enorme y no quiero arrepentirme.

En eso ando y aquí, el que puede escucharme y prestarme su abrazo, anda lejos, por las montañas, escuchando algunas voces que le cuentan lo mismo que me contó ella a mi... sólo que él ya está acostumbrado.

No hay comentarios.: