26.7.08

...aquí también se goza

...cantábamos y cantábamos, yo tocaba los vasos con los palillos del sushi, después intentaba tocar el shekere hasta dominar -al menos- uno de sus sonidos... cantábamos, tomaban ron, tomábamos vino, tomaban aguardiente antioqueño... los vecinos tiraban piedras al techo para callarnos... no nos callábamos... nos asomábamos por las ventanas {los carros tenían aún todos sus vidrios} seguíamos tocando tambores, dando palmas a tiempo y a destiempo según los grados de alchohol llegaban o no al cerebro... una no tenía cerebro pero estaba bien ebria... algo debe de quedarle... el punto es que a mí me caen re-mal los borrachos y las borrachas cuando se toman ese último trago que faltaba para comenzar a hacer el feo... pero seguíamos tocando, cantando, tarareando, inventando canciones... luego la luz comenzó a entrar por las ventanas.

No hay comentarios.: