23.7.08

Soy un árbol de hule

El otro día un personaje que fue importante en mi libro, intentó hacerme daño diciéndome "BURRA!" así en mayúsculas (por mensaje de texto, pues). Por supuesto que a mí, el que me dijera burra me dio mucha risa, nada más. Digamos que entre mis carencias nunca ha estado la inteligencia. Si alguien quiere insultarme, lo mejor es que se meta con temas escabrosos.

Tomen nota- si alguien quiere insultarme de verdad, puede intentar con las opciones siguientes:
"codependiente", "burguesita", "revolucionaria de escritorio", "mujer liberada wannabe" o similares. Tampoco garantizo que funcionen pero al menos, no reaccionaría con carcajadas si me los dicen.

Pero pasan otras cosas que me dan pereza, aunque no me afecten demasiado. Por ejemplo, mirar en las visitas del sitio cómo las moscas siguen viniendo una y otra vez a descifrar misterios que por claros y evidentes, no deberían siquiera llamarse así. Las moscas saben a qué me refiero y una en especial, deberá perdonarme que la llame igual que a las demás pero cuando alguien me insulta mis orígenes bailables y climatológico-geográficos, por poco daño que me haga, pierde todo mi respeto para siempre (que conste que lo tenía).

Me da pereza también que digan de mí algunas cosas que no soy ni merezco... o que hagan tristes intentos de engaño e intriga (al mejor estilo novelezco de Televisa). Me da pereza pero no me hace daño alguno.

Entonces ¿por qué dedico un post a esto? ¿será que estoy negando que me afecta?

Pues lo escribo: UNO porque me da la gana (ese siempre va primero), DOS porque aquí llevo un registro de mis formas de ver la vida (y así puedo venir a revisarlo después para mirarme por dentro) y TRES porque estoy cansada de mi propia resistencia, estoy cansada de ser fuerte, de llevar una armadura a prueba de balas y de moscas... Sobre todo estoy cansada de cuidarme sola, de defenderme sola.

Estoy cansada de callarme, de ser respetuosa, de encontrarme en todos los mundos posibles a gente que no se mira, que no se paga a ver y no tiene mejor ocupación que lucir lo que le falta tirando su basura por donde paso.

Estoy cansada, pero eso es hoy. Mañana seguramente volveré a ponerme los guantes, el caso y las rodilleras. A menos que descubra que en realidad soy burra y un peón más en el juego de ajedrez que dejamos suspendido hace 40 días. Tampoco, la única que puede contra mí soy yo misma.

5 comentarios:

nOa dijo...

Hola!
me iré pasando por aqui^^
yo quería el ombre te tu blooooooooooooooooG
jejeje

Humo en tus ojos dijo...

Tal vez un día de tantos dejás de ser de hule... y descubrís que no pasa nada. Que las piedas igual iban a caer bien largo. (mosca mensa chuuuuuuuuuuu!!!!)

A veces yo soy un...panda dijo...

hoooo. Me identifico encantada con cada uno de los insultos que te pueden callar la risa, yo sólo agregaría en mí caso: Vanidosa-controladora-chantajista, y...ahí van los últimos restos de mi psicoanálisis silvestre...ejem, bueno sirena, moscas siempre habrá, son necesarias, desagradablemente necesarias,sólo hay que evitar convertirse en una,yo por eso me quedo araña,es el mejor personaje posible en este mosqueado y putrefacto mundo. Hay que ser araña.

Sirena de pie dijo...

Hola Noa: lo siento... ¿cuál abriste?

Humo: Sí, tengo ganas de descubrir eso...

Panda (de nuevo Panda): yo también agregaría esos insultos... tal vez podamos hacer una sesión de insultos para hacernos inmunes... y ¿por qué son necesarias las moscas? ¿araña? Es que me dan miedo las telarañas... creo que araña no sería... ni camaleón (aunque comen moscas, mmmm, mmmm ñaca, ñaca)

Xili dijo...

me encanta esa última frase de tu post...la única que puede contra ti, eres tú misma.