30.8.08

Las raíces

Mi mamá siempre habla orgullosamente de su nariz irlandesa... de pequeña yo no entendía mucho de todo aquello, pero en mi familia materna tenían perros cocker spaniel, escudo de armas y pianistas. Digamos que eran importados; un revoltijo de Irlanda, Inglaterra y una familia costarricense llena de hijas de un doctor (cuando ser un doctor que había cruzado el charco era algo "de abolengo").

Por el lado paterno, la nariz es vergonzosamente grande y fea. Es de herencia española. De este lado, son menos creídos... la leyenda familiar por estos rumbos se hace del esfuerzo propio de mi abuela, de los frutos del trabajo y no tanto de la sangre.

Un post de Humo me hizo recordar, que a mí sí me vestían de campesina falsa con tendencias "tongolélicas". Esos vestidos "de campesina" de falda negra, llena de colorinches y hecho con telas brillantes... Y yo sí tenía cabello largo para que me hicieran trenzas. Entonces, unas veces al año (porque formaba parte del grupo de "bailes típicos", que por supuesto nunca incluyeron el calypso) salía de la casa maquillada, con la boquita roja, las mejillas haciendo juego y las dos trenzas negras. Bailaba con un niño que estaba loco por mí y a quien yo -por supuesto, por mis traumas de infancia- no daba ni media bola. Eso sí, engreída nunca, así que éramos amigos y cuando alguien se burlaba de él, yo lo defendía, obedeciendo a mi sangre (esa sí, irlandesa).

Nunca dolió el asunto del vestido de campesina. Yo quería uno igual al de todas y tenía uno igual al de todas, aunque de una tela más barata, pero también más liviana. Yo, que no pude estar en la banda de la escuela porque no me aguantaba el redoblante, menos podía bailar el Caballito Nicoyano con 10 kilos de falda a cuestas.

Lo que realmente me dolía, era el asunto del Día de la Raza, como se le llamaba ¿antes? a lo que ahora se denomina "Día del encuentro de culturas"... (si estaremos jodidos... desde que nos enseñan que "encontrarse" con otras culturas significa robar y matar... por eso estamos como estamos). En todo caso... me dolía mucho, porque yo siempre quería salir "de india" (que la palabra indígena no la aprendíamos en la escuela, lo mismo que la revolución cubana ni qué diablos era la Unión Soviética)... siempre quería salir "de india" pero evidentemente, mi piel blanquísima, mis ojos grandototes (como los focos de un Peugeot, decía mi abuelo, el que no sabía ser cariñoso) implicaban claramente que yo tenía que salir de española...

Vestido de lunares, abanico, peinetas, flores en la cabeza, la boca roja (¡y dale con la boca roja!) y yo bailando y zapateando... ¡X*=%$5# sal! Y claro, tampoco era tan digno salir con taparrabo, diciendo incoherencias y siguiendo un guión que más o menos pintaba a los indígenas como unos salvajes ignorantes... pero ¿salir de española y que la gente aplaudiera? ¡Me lleva!

Es muy probable que en aquel momento, yo igual me sintiera muy orgullosa de andar con vestido largo y zapatos de tacón... pero siempre había en el fondo un color de piel que me faltaba y cuando preguntaba por qué no podía salir "de india" se reían en mi cara... Por eso, cuando en el árbol genealógico de la familia inglesa apareció un zapatero negro, mis hermanos y yo brincábamos de felicidad... ¿qué es eso de andarse por la vida sin mezclas? Si no teníamos seguridad de tener sangre indígena (aunque en la familia del doctor de pronto sí), que al menos se nos mejorara tanta blancura con sangre negra... de no haber sido por eso, seríamos un plato de babas (perdonen los europeos pero por contraste, en mis tierras, eso es lo que son) y bailaríamos al ritmo de los tambores como si fuéramos cartones de leche que ni cintura tienen.

¿Quién sabe? Mi hermano baila como cartón de leche... mi hermana no es la más sabrosona... pero yo, con adecuaciones curriculares y amigas colombianas, últimamente ando con una fiebre tropical-caribeña que ni les cuento... Es que de pronto, además del café, lo que más voy a extrañar es la bailadera con Sonámbulo.

Por ahí dicen que debo ir a conocer Costa Chica... que ahí lo mueven bien ;-)

Por aquí, un calypso limonense:

28.8.08

Puras tonterías

En este punto, ya he comenzado a preocuparme por cosas como ¿dónde llevaré mis zapatos a arreglar?, ¿me sangrará la nariz por mucho tiempo? ¿cuál marca de café voy a comprar? ¿qué voy a hacer sin mi nueva favorita mermelada de cas? ¿quién será mi peluquero? ¿quién será mi dentista? ¿a cuál supermercado voy a ir? ¿cuál marca de café voy a comprar? ¿cuál marca de café voy a comprar?

Lo que más me preocupa es toparme con la salsa verde. Es mi enemiga número uno. Y por supuesto, ¿cuál marca de café voy a comprar?

26.8.08

Misterios Gozosos II

Imaginemos esto:

Recibo una llamada larga, de esas donde la explicación de lo que pasa se tarda en llegar y los rodeos llenan de flores las palabras. Al final, me dicen que se ha quemado mi casa. Bueno, la mitad de la casa.

No he querido ir a ver. Me he quedado durmiendo en casa de los vecinos.

A veces, me asomo por la ventana que ve al lado derecho de mi casa y todo parece estar en pie, el jardín sigue vivo, las cortinas están abiertas, como las dejé. No he querido mirar el otro lado. Sólo me digo que todo va a estar bien, que seguramente, igual podré usar el área social del otro lado de la casa, que no puede estar tan mal.

Pero hoy casi me asomé por la ventana que ve al otro lado (digo casi porque me acobardé y cerré los ojos). Lo poco que pude ver era muy triste. Creo que en realidad, no ha quedado nada del lado izquierdo, creo que cuando entre ahí veré puras cenizas y fotos que no se quemaron del todo.

Es una posibilidad. Tal vez mi optimismo sea negación. Hoy, por primera vez desde esa llamada, estoy que muero de miedo. Mejor dicho, que vivo en él.



La foto es de aquí



(por si acaso, que no cunda el pánico... es metáfora, lo cual no es mejor ni peor, simplemente no hablo de mi casa como casa concreta...)

25.8.08

Le declaro la guerra al fatalismo

Es que una cosa es que hayamos fracasado (¿quién sabe? ¿ya nos morimos?) en el más monumental intento de felicidad... y otra cosa es que nos rindamos al punto de volver a las mismas excusas, a las mismas mentiras o a las mismas migajas.

Yo no, eso sí no... me pueden pasar siete trenes por encima, se me puede caer encima el techo de una casa que nunca llegamos a construir, me puedo acostar por unos días en la orilla de un camino lleno de gente que me mira... pero rendirme nunca ha estado en mis planes.

Mi convicción es que una siempre debe salir fortalecida, no importa si se ganó o se perdió la lucha que se libraba... haber perdido es un buen punto de partida para no tropezarse de nuevo, para no nadar dos veces en la misma piscina. No hay por qué regresar a una misma piscina teniendo todo un mar que se renueva día con día, río con río, lluvia con lluvia...

Por eso, la cobardía me enoja... me lleno de rabia frente a ella... no la soporto y sobre todo, no la respeto...

Eso sí no... no se vale... no le hace méritos al esfuerzo... no se vale... es que no...

Esta ahora es puro cinismo pero es por aquello de pedir para que se cumpla:

una idea poderosa

"El amor no es una suerte de negociación entre dos individuos. Es la creación de un nuevo punto de vista sobre el mundo mismo: el punto de vista de los Dos. (La amistad también es la experiencia de los Dos pero es una experiencia mucho más débil que el amor. Por eso explicamos la amistad desde el punto de vista del amor y no a la inversa.) El amor es el ejercicio de la diferencia en relación con el desarrollo de la vida misma. Es, pues, la experiencia del mundo no desde el punto de vista del Uno –individual– sino desde el punto de vista de los Dos, no desde el ángulo de la identidad sino desde el ángulo de la diferencia. En este sentido, es el principio de una idea poderosa que puede devenir, finalmente, en una idea política. Que es posible construir una experiencia colectiva del mundo. Y el comienzo de esta experiencia colectiva es la experiencia de los Dos. El amor puede ser visto, en este sentido, como el principio de la política".

Lo dice Alain Badiou aquí (y a mí me gustó la idea).

23.8.08

Misterios gozosos I

Aún no me decido... tengo tres opciones:

1. Pongo la amargura aquí y mi blog se convierte en otro de esos bancos de pesimismo, fatalismo pasivo y lamentoso (si usted está leyendo y cree que este blog YA es así... nada más espérese a ver cómo puede ser peor, si me inclino por esa vía).

2. Disfrazo la amargura con eso que llaman humor ácido y me pongo una máscara de "no pasa nada compañeros... no me caí, estaba abrazando el suelo... no lloro, es que me sudan los ojos... no he perdido, sólo estaba haciendo caridad..."

3. Saco la amargura afuera, dejo de salir, pongo el teléfono en silencio, no abro la puerta a los vecinos y sólo doy unos pasos para comprar comida chatarrosa... O para ir a conciertos y decir que el grupo es malo, el cantante es feo y el sonido apesta... O para ir al cine a decir que la película es pésima, que la sala olía mal y que los emanems estaban añejos... O para salir a comer y quejarme con el mesero porque el plato está frío, la salsa está hecha con sabor artificial a hongos porcinos y el vino tinto está agrio... O para salir con mis amigas para echarme en un sillón a repetir una y otra vez que no puedo vivir así... O llamo a mis amigos psicoanalistas para que me vean de gratis y me hagan ver que estoy en el puro goce...

En todo caso, la encuesta está en la columna... ¡voten carajo!

21.8.08

hoy vi un choque triple
le faltaba algo
(como un carro)

no pude comprenderlo
alguien se saltó un alto
pero ¿quién?

la doctora que habla por el celular o hablaba antes y por eso pasó sin mirar
el joven de corbata
el señor que parece un metiche en un choque que ni estaba en su vía

unos pasos más allá
las palomas se apretujan
en la puerta de una casa
la anciana sale
me pregunto si acostumbra darles pan
¿por qué si no, estarían ahí las palomas?

de regreso a casa
el vendedor de mentas
tiene un cuadro de la santa cena
en esa esquina que es su comedor

ayer, la ventanilla
de la señora burócrata
tenía un afiche que decía "these are your enemies"
con un dibujo de un nazi, un papa y un dictador
lo juro, no alucinaba

yo leía a Bukowski
y ese afiche parecía algo que le pasara a él en el hipódromo
pero me pasó a mí

todo es parte de la confabulación
en mi contra
te has ido y por eso mismo estás en todas partes
y en todas las escenas
que nada tienen que ver con vos







Era ése mismo dibujo, lo juro.

La (mi) vida es como si me golpeasen con ella - lo dijo Pessoa pero también lo digo yo

Me cuesta hacer silencio, aunque no tenga mucho qué decir. Tal vez lo que quiero es gritar o llorar hasta secarme. Tal vez quiero dormir y despertar, dormir y despertar, dormir y despertar... porque tal vez en una de esas, me despierte en un universo paralelo donde este dolor sea alegría y donde seamos hijos de otras historias.

La lucidez es cruel. La mentira es bálsamo.

No estamos en las colecciones de literatura. Estamos escritos en los libros de ciencia (pseudociencia, que es igual o más útil, si me preguntan). No somos una novela, somos un caso. Y de nada sirve saberlo. Cuando se vive, no se consultan los manuales. Tal vez eso sea algo para arrepentirse.

Estoy amarga. No lo sabía.

Estoy amarga como estaba Pessoa... pero él lo escribía bien:

"(...) En la noche terrible, sustancia natural de todas las noches,
En la noche de insomnio, sustancia natural de todas
...mis noches,
Recuerdo, velando en modorra incómoda,
Recuerdo lo que hice y lo que podía haber hecho en
...en la vida.
Recuerdo, y una angustia
Se dispersa por mí todo como un frío del cuerpo o
...un miedo.
Lo irreparable de mi pasado -¡ese es el cadáver!
Todos los muertos puede ser que sean vivos en otra parte.
Todos mis propios momentos pasados puede ser que
existan en algún lugar,
En la ilusión del espacio y del tiempo,
En la falsedad de transcurrir.

Pero lo que yo no fui, lo que yo no hice, lo que ni
...siquiera soñé;
Lo que sólo ahora veo que debería haber sido,
Eso está muerto más allá de todos los Dioses,
Eso –y fue finalmente lo mejor de mí- ni los Dioses
...hacen vivir…

Si en cierta altura
Hubiese girado para la izquierda en vez de para la
...Si en cierto momento
Hubiese dicho sí en vez de no, o no en vez de sí;
Si en cierta conversación
Hubiese tenido las frases que sólo ahora, en la
...somnolencia elaboro,
Si todo eso hubiese sido así,
Sería otro hoy, y tal vez el universo el universo entero
Sería insensiblemente llevado a ser otro también.

Pero no giré para el lado irreparablemente perdido,
No giré ni pensé en girar, y sólo ahora lo percibo;
Pero no dije no o no dije sí, y sólo ahora veo lo que no dije;
Pero las frases que faltaron decir en ese momento
...me surgen todas,
Claras, inevitables, naturales,
La conversación cerrada concluyentemente
La materia toda resuelta…
Pero sólo ahora lo que nunca fue, ni será para atrás,
...me duele.

Lo que frustré de veras no tiene ninguna esperanza
En ningún sistema metafísico.
Puede ser que para otro mundo yo pueda llevar lo
...lo que soñé,
Pero ¿podré llevar para otro mundo lo que me olvidé
...de soñar?
Ésos sí, los sueños por haber, que son el cadáver.
Lo entierro en mi corazón para siempre, para todo
el tiempo, para todos los universos.

En esta noche en que no duermo, y el sosiego me cerca
Como una verdad que no comparto,
Y allá afuera la luz de la luna, como la esperanza
...que no tengo, es invisible para mí".

Leer más aquí

Y no, no busco abrazos ni conmiseración (estreno de palabra... "conmiseración"). Sólo busco dejar registro afuera de una mínima parte del adentro.

19.8.08


Ese es un
Silencio

CTRL + Z






Pensé que iba a llevarte al mar para dejarte ir con la marea. Cuando llegué me di cuenta que eso era imposible. Lo que hice entonces fue cumplirnos la promesa de ir a ver el Caribe en agosto.

14.8.08

Causas y Azahares


Yo no sé distinguir casualidades de causalidades. Tampoco distingo símbolos de signos.

Yo sólo sé que este blog hace tiempo padece de trastorno bipolar de la personalidad. No es tan así en el mundo circundante fuera de los unos y ceros pero es así aquí, como si deshojara margaritas.

La buena noticia es que no hay tal bipolar... en realidad se ha tratado de una caída estrepitosa administrada en pequeñas dosis. Del esperado descalabro devastador ante la muerte de LA ilusión, me salvó una nube de algodón de azúcar que se aparecía de pronto y después se disipaba... La nube dulce me dio tiempo suficiente para mirar las gradas que había a mis espaldas.

Lo que ha ocurrido entonces (a pesar de las diversas alegrías, los retornos momentáneos de fe, las racionalizaciones analgésicas y la inmortal esperanza) es que sin darme (y darnos) cuenta, ya quedan muy pocas gradas por bajar. Si me caigo ahora, tal vez me queden algunas marcas en las rodillas y aquel enorme recuerdo de haber estado en la cima del mundo esperando a que Morelos te dejara bajar hasta mí, pero ya una vez me caí de más alto y aquí estoy -con los ojos brillando menos y con la niña asomándose menos a jugar en la vida- pero más fuerte y mucho más feliz que antes.

No sé si ya bajé ese par de gradas. Pronto lo voy a descubrir. Mañana voy a presentarme ante el mar con mis nuevos pies. Este fin de semana mis ojos dejarán de esperar tu aparición en la pantalla.

Espiral

Poco a poco comienzo a comprender el absurdo de la tarea que he emprendido. Tengo la sensación de que intento llegar a algún sitio, como si supiera lo que quiero decir; pero cuanto más avanzo, más me doy cuenta de que el camino hacia mi objetivo no existe. Tengo que inventar la ruta a cada paso, y eso hace que nunca esté seguro de dónde me encuentro. Tengo la impresión de que me muevo en círculos, de que vuelvo constantemente atrás o de que voy en varias direcciones a la vez. Incluso cuando consigo avanzar un poco, no estoy muy seguro de hacerlo en el rumbo correcto. El hecho de que uno vague por el desierto no quiere decir que necesariamente haya una tierra prometida.

Paul Auster, La Invención de la Soledad



Es en efecto, un laberinto

13.8.08


Ando con ojos de turista. Estoy tomando fotos mentales de la gente, de los lugares, del Buenos Aires lleno de poesía. Estoy extrañándome de todo y de todos.

El viernes voy a la otra despedida, a mi Caribe, a despertarme para ver un amanecer que asoma el sol por el lado del mar, como el primer amanecer del año, cuando y donde los hilos hicieron nudos.

Ya no tengo paciencia, ya no puedo esperar. Me descubro de pronto acariciando el mouse como si fuera su mejilla. Ya no quiero escribir, quiero abrazar. Estoy cansada.

Desde ahora extraño ese sonido, ese sonido que me asusta cuando miro la lluvia venir hacia el balcón. En San Pedro llueve fuerte y desde aquí aún alcanzo a mirar la lluvia saludando los techos, azotando la calle poco a poco.

Ahora mismo extraño este atardecer que se refleja en las ventas del edificio del frente. Extraño la farmacia que enciende su rótulo a las 5:40 p.m. y extraño la escena de anoche con dos amigas riéndonos de los miedos y los fracasos, mirando el futuro con esperanza, sabiendo que aunque todo fallara, lo constante seremos nosotras.

He bajado fotos de las paredes, he elegido los pocos cuadros que puedo llevar en mis maletas, he regalado ropa que no puedo acumular en los armarios nuevos, debo hacer listas de libros que no puedo llevarme. Estoy pasando a la compu, la música que no puedo cargar en los discos... estoy haciendo todo menos la tarea. Como ahora.

9.8.08

¿curándome un pasado?

Yo estaba como en misa. No sé muy bien qué quiere decir esa expresión pero suena bien para expresar, que todo el mundo cantaba y se sabía todas las cosas y yo no conocía un carajo.

El Vic me llevó anoche a conocer a Alejandro Filio en su concierto. Había escuchado algunas canciones pero nunca es igual a la vibra de la gente, a las canciones comentadas, a mirarlo entrar al escenario con su mochila al hombro.

Tal vez no será mi cantautor favorito, pero de pronto él decía cosas como:
"Cuando dejas tus zapatos
pegaditos a los míos, no sé bien,
no entiendo bien si estoy
construyéndote un futuro
o curándome un pasado
pero sé que este cuento no acabó"

y yo descubría, en pleno auditorio nacional, en medio de cientos de personas, que tengo el corazón roto (por el lado a).

Descubría y me entraba un dolor en los costados y en los frentes y en los traseros, que tengo ahora que tomarme pastillas para no soñar, que como casi todos decían, 2+1 suman 3 y no dos, que duermo con tres almohadas y ninguna tendrá jamás sus ojos. Que por mucho que me dijera "duermo junto a tu idea y despierto junto a la esperanza de ti" tuvimos 7 días de compartir la cama y eso fue todo.

"No les creas a ellos" me dijo, "la poesía la hacemos los locos" me dijo, "yo no les creo" me dijo. Y ahora me toca creerles. Estábamos locos, yo aún lo estoy y necesito arrancarme la locura de la piel.

Me vale madres si uso sus palabras. Las palabras que me dio y guardo en mi teléfono son mías y puedo usarlas como quiera. Viceversa.

Aquí hay derrota, hay fracaso, hay tristeza. Nada de qué preocuparse. De esto se trata la vida y aunque quisiera ganar una (y esta era la más hermosa de las batallas) habrá que seguir caminando, escribiendo y hablando. No queda otro remedio ni otra curación.

Sírvanse moscas, sírvanse.


PD: el post anterior sigue siendo real. Optimismo, optimismo... incertidumbre para bien.

5.8.08

A medias

Voy a tomar unos apuntes, voy a tomar para olvidar,
voy a tomar unas medidas urgentes, urgentes,
voy a tomarme hasta el pelo, mi pelo por favor
con mucho hielo,
voy a tomarme hasta los trenes
que no van a venir

Ayer fue un día importante. Como todo lo vivo en metáforas (ahí les dejo esa pista psicoanalistas), diría que entregué los papeles de un divorcio que retrasé por mucho tiempo. Si todo sale bien, nunca más tendré que leer esos libros, escribir esas ideas ni asumir un rol profesional que detesto.

Voy a tomar, para no llorar, lágrimas de cocodrilo,
voy a tomarme mi tiempo, para vivir tranquilo,
voy a tomarme hasta el pelo, mi pelo por favor,
con mucho hielo, voy a tomarme hasta los trenes,
que no van a venir

Entonces andaba de fiesta... mi hermana me prestó un carro para evitarme complicaciones y así, pude ir y venir escuchando La Lengua Popular de Calamaro.

Varias ideas cruzaron por mi mente:

Debería existir una especie de pantallita que muestre qué estamos escuchando cuando vamos en el carro... si tanta gente usa eso en el messenger de fijo sería algo que se vendería mucho... ahora... ¿eso será por exhibicionistas que somos? ¿no será más bien que buscamos encontrarnos siempre con el otro? ¿será algo egotista o será una búsqueda de hacer un lazo social, por efímero que sea? Lástima que no puedo elaborar esa aplicación... Ahora... ¿permitirían andar eso en la calle? ¿No distraería demasiado a los demás conductores?

Voy a tomarme el olivo, voy a tomar que tengo sed,
Voy a tomar agua bendita, voy a beber para creer,
voy a tomarme hasta el pelo, mi pelo por favor,
con mucho hielo, voy a tomarme hasta los trenes,
que no van a venir

La verdad, de esto debe ser que se trata la vida... y vengo a descubrirlo ahora... ¿será tarde? No puede ser tarde, a los veinte no hubiera sabido cómo hacerle... El punto es no tomarse la vida demasiado en serio, tomarse el pelo una misma, con mucho hielo... dejarse de solemnidades, de dramas... nadie nos está examinando para pasar a mejor vida... Ahora mismo siento que podría hacer cualquier cosa, puedo hacerme cantante si quiero, puedo ser guionista de películas, puedo ser poeta... puedo ser poeta y escribir un libro... ¿no será eso una falta de respeto para quienes se lo toman más en serio? A ver, veamos... un poeta se toma muchas horas revisando un poema... pero ¿qué hay de las horas que me la paso rumiando una idea, una sensación? ¿qué no es eso oficio? ¿qué de las horas de escritura que hay en este blog? ¿no valen esas como ensayo de un poema? En fin... si quisiera podría... puedo hacer con mi vida lo que quiera...

Dicen que para reír, no hace falta mirar atrás,
Y esta vez para mi, tienen razón.
Que subidón , que momento ideal,
encontré la mitad del amor

La mitad del amor no es la media naranja... la mitad del amor es una misma... esa mitad es lo que somos... la otra mitad es lo que nos falta, lo que nunca seremos... lo que esperamos encontrar en la persona "ideal"... lo que no llenaremos jamás...

La cosa es, que si tenemos la mitad del amor... si sabemos cómo, dónde estamos locas, dónde estamos cuerdas, dónde mostramos nuestras debilidades, dónde enfocamos nuestras fortalezas... pueden pasar mil huracanes (como el que pasa ahora mismo sobre el techo de mi casa) sin que consigan destruirnos...

La felicidad de ayer era por eso, por mirar hacia adelante y saber que nada de lo que viene está escrito... y que en este momento de la vida puedo hacer lo que quiera con la mitad del amor que tengo.

No tengo claro aún qué debo hacer con la otra mitad. De hecho ya no sé si haya algo en esa otra mitad. Tal vez esa un espejismo y ahora mismo, es la pura falta. Ya lo descubriré a su tiempo.

La otra mitad la tengo llena... desbalanceada pero llena.

Salud.



(La Mitad del Amor es de Andrés Calamaro. Del Disco La Lengua Popular)

3.8.08


Cuando te dije un día de esos muchos que a la vez son pocos "Falta me hace esa lección de la paciencia y si me enseñas, estaré eternamente agradecida", no imaginaba cuántas pruebas, cuánta paciencia ni cuán difícil sería.

Ahora mismo, no parecen tener sentido el tiempo, ni las palabras.

Pasaron 377 días entre la intención de robar un beso y el robo consumado. Pasaron más de 500 días entre la promesa de un café y esa tarde de un capuccino sin espuma. Pasaron más de 530 días entre mencionar a Pedro y que me llevaras a ver el lugar donde ya no está el monumento que conmemora su muerte.

Han pasado más de 746 días desde que dijiste "hay quien dice que la mejor manera de regresar de una ausencia que se prolongó definitivamente más de lo debido es con la respuesta a una pregunta" y la GRAN pregunta, la posibilidad sigue abierta.

Me dijiste: "rara vez llego del punto A al B a través de una linea recta. Prefiero, por mucho, la espiral". Pasaron millones de letras antes que yo comprendiera el significado de esas palabras.

Han pasado 58 días desde tu último paso y aún no sé en qué tipo de laberinto estamos. Si decías tu verdad, si es uno en espiral (sin vías muertas ni callejones sin salida), puedo elegir esperar en el punto donde estoy hasta que me alcances. Si es uno barroco, es posible desencontrarnos para siempre, estar caminando al lado y sin embargo, permanecer separados por una pared.

Dicen que el verdadero laberinto es el que deja salir recorriéndolo sin vías muertas: sólo hay que tener paciencia para no volverse atrás. También dicen que La Tierra nació a partir del movimiento en espiral de una nube de gas y polvo cósmico.

La Tierra nace, como nace el amor y descuidamos el amor, como descuidamos a La Tierra.

-------------------

La imagen es parte de "Laberinto", una instalación de Ernst Kraft.

2.8.08

Lentejas Lentejuelas Lentes oscuros Lentitudes Latitudes

Hay gente que debería pagarse a ver. Como yo. Necesito pagarme a ver porque tengo problemas de la vista. No de esos que tiene mucha gente con el Windows Vista que es poco menos que un sistema inoperativo... yo tengo problemas de la vista que no se resuelven con comprarme otros lentes ni con usar Ubuntu.

Una se paga a ver, cuando por mucho que descubre y está consciente de sus errores, de sus miedos, de las escenas que repite una y otra vez, no es capaz de detener esa línea de acontecimientos que siempre terminan de la misma manera (aunque no sea igual). O sea, cuando de tienen problemas de la vista hacia adentro, cuando una se mira como si estuviera sobre el mundo, sobre esta sala y este teclado y sabe que muchas cosas están mal, que una no está feliz (porque perdió la felicidad en solitario, la empeñó en la promesa de un tiempo compartido en un complejo vacacional cuya construcción se suspendió indefinidamente y ahora comienza a sospechar si se fue víctima de otra estafa). Esa última línea es un buen ejemplo: una se TIENE que pagar a ver, cuando termina echándole encima a los demás, las culpas por la propia infelicidad o por las decisiones que tonó en pleno uso de las facultades mentales (aunque no emocionales). Y una tiene que pagarse a ver cuando sigue hablando en tercera persona...

Y sí, tengo que tener el valor de mirarme, necesito verme y entrarle de frente a ese gran eje temático de mi vida, a esa enorme trampa que me espera detrás de la puerta de la autorealización.

Ahora tengo los ojos nublados, pero eso es porque duele un poquito saber que ahora mismo, nada de esto podrá resolverse y porque pienso en lo que implica solucionar ese gran eje temático... Siempre queda la pregunta: ¿qué será de mí cuando deje de hacer todas esas cosas que por un lado, me traen satisfacciones enormes y por otro, padezco? ¿qué pasará conmigo cuando deje de cuidar de los demás? ¿qué será de nosotros?


(La imagen no va pero está muy buena... y mejor ponerle humor al asunto)

1.8.08

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Esta semana todo cambió. Cambiaron mis ojos que ahora miran desorden, horarios colmados, demasiada energía desperdiciada por ahí y muchas metas sin cumplir...

Cambiaron los planes de ir a Morelia para el Día de Muertos (y todo lo triste que implica a veces alegrarse por las buenas noticias de las amigas).

Cambió mi estado de ánimo y de paciencia... simplemente ha sido demasiado tiempo aunque yo igual no sé dónde poner todo eso que ni se va ni se decide a quedarse.

(es oficial, ya debería ir quitando los cuadros de las paredes, encargando puñitos de libros al cuidado de los amigos, regalando adornos... No se harán ventas de garaje... se dan regalos a los visitantes de la casa que tendré que dejar dentro de 9 semanas).