5.8.08

A medias

Voy a tomar unos apuntes, voy a tomar para olvidar,
voy a tomar unas medidas urgentes, urgentes,
voy a tomarme hasta el pelo, mi pelo por favor
con mucho hielo,
voy a tomarme hasta los trenes
que no van a venir

Ayer fue un día importante. Como todo lo vivo en metáforas (ahí les dejo esa pista psicoanalistas), diría que entregué los papeles de un divorcio que retrasé por mucho tiempo. Si todo sale bien, nunca más tendré que leer esos libros, escribir esas ideas ni asumir un rol profesional que detesto.

Voy a tomar, para no llorar, lágrimas de cocodrilo,
voy a tomarme mi tiempo, para vivir tranquilo,
voy a tomarme hasta el pelo, mi pelo por favor,
con mucho hielo, voy a tomarme hasta los trenes,
que no van a venir

Entonces andaba de fiesta... mi hermana me prestó un carro para evitarme complicaciones y así, pude ir y venir escuchando La Lengua Popular de Calamaro.

Varias ideas cruzaron por mi mente:

Debería existir una especie de pantallita que muestre qué estamos escuchando cuando vamos en el carro... si tanta gente usa eso en el messenger de fijo sería algo que se vendería mucho... ahora... ¿eso será por exhibicionistas que somos? ¿no será más bien que buscamos encontrarnos siempre con el otro? ¿será algo egotista o será una búsqueda de hacer un lazo social, por efímero que sea? Lástima que no puedo elaborar esa aplicación... Ahora... ¿permitirían andar eso en la calle? ¿No distraería demasiado a los demás conductores?

Voy a tomarme el olivo, voy a tomar que tengo sed,
Voy a tomar agua bendita, voy a beber para creer,
voy a tomarme hasta el pelo, mi pelo por favor,
con mucho hielo, voy a tomarme hasta los trenes,
que no van a venir

La verdad, de esto debe ser que se trata la vida... y vengo a descubrirlo ahora... ¿será tarde? No puede ser tarde, a los veinte no hubiera sabido cómo hacerle... El punto es no tomarse la vida demasiado en serio, tomarse el pelo una misma, con mucho hielo... dejarse de solemnidades, de dramas... nadie nos está examinando para pasar a mejor vida... Ahora mismo siento que podría hacer cualquier cosa, puedo hacerme cantante si quiero, puedo ser guionista de películas, puedo ser poeta... puedo ser poeta y escribir un libro... ¿no será eso una falta de respeto para quienes se lo toman más en serio? A ver, veamos... un poeta se toma muchas horas revisando un poema... pero ¿qué hay de las horas que me la paso rumiando una idea, una sensación? ¿qué no es eso oficio? ¿qué de las horas de escritura que hay en este blog? ¿no valen esas como ensayo de un poema? En fin... si quisiera podría... puedo hacer con mi vida lo que quiera...

Dicen que para reír, no hace falta mirar atrás,
Y esta vez para mi, tienen razón.
Que subidón , que momento ideal,
encontré la mitad del amor

La mitad del amor no es la media naranja... la mitad del amor es una misma... esa mitad es lo que somos... la otra mitad es lo que nos falta, lo que nunca seremos... lo que esperamos encontrar en la persona "ideal"... lo que no llenaremos jamás...

La cosa es, que si tenemos la mitad del amor... si sabemos cómo, dónde estamos locas, dónde estamos cuerdas, dónde mostramos nuestras debilidades, dónde enfocamos nuestras fortalezas... pueden pasar mil huracanes (como el que pasa ahora mismo sobre el techo de mi casa) sin que consigan destruirnos...

La felicidad de ayer era por eso, por mirar hacia adelante y saber que nada de lo que viene está escrito... y que en este momento de la vida puedo hacer lo que quiera con la mitad del amor que tengo.

No tengo claro aún qué debo hacer con la otra mitad. De hecho ya no sé si haya algo en esa otra mitad. Tal vez esa un espejismo y ahora mismo, es la pura falta. Ya lo descubriré a su tiempo.

La otra mitad la tengo llena... desbalanceada pero llena.

Salud.



(La Mitad del Amor es de Andrés Calamaro. Del Disco La Lengua Popular)

8 comentarios:

Capitán Melcocha dijo...

de verdad que este si que es un canto a la vida.

y que delicia cuando uno encuentra esas cosas en medio de una canción.

Umami dijo...

ya habia pasado a visitarte!!

tomo para no enamorarme,me enamoro para no tomar buahhhhhhh

Ana dijo...

Vengo y de alguna forma me parece un antónimo a lo que escribí, a lo que han sido estos días... Debería llevarme este en el bolsillo, por si acaso! (pero bueno, son mis veinte, no sé como hacerle)

¡Pero por vos me dan unas ganas de sonreír!

Sirena dijo...

Capi: revelaciones en medio de una canción... lo raro es que sea una canción que por encima podría parecer banal...

Umami: si, pero ¿de dónde?

Anita: jajajaja sí, a los veinte no se sabe... ni a los treinta... a menos que tengás días buenos como ese que tuve yo...

Xili dijo...

Ya llegué de vacaciones y como siempre, es un placer leerte de nuevo. Me gusta esto de la otra mitad. Es obvio que la tenemos nosotros dentro. Nadie puede complacernos como nosotros mismos, pues nadie nos conoce tan bien...ni siquiera esa mitad nuestra nos conoce bien.

Besos.

A veces yo soy un...panda dijo...

Sirena migrante, aunque no comento siempre que leo, leo siempre que comento.
Tengo una extraña sensasión de que en tu universo, Panda es muy parecido a tí, aunque ménos hábil con las letras.
La nueva imágen del blog me gusta, te va muy bien.
Un fuerte abrazo de Panda para ti, sirena C.
Deberías pasarte por la ciudad de Mèxico y te llevo al Covadonga para que seamos artistas sin pintura, poetas sin ensayos.

Sirena dijo...

Hola Xili: ¿qué tal tus vacaciones? Gracias por venir a leer.

Panda: Ya contesté en tu blog... también creo que hay algo conectado... pero ¿más habilidad con las letras? Eso no creo... en fin... ¿vamos al Covadonga?

Sirena dijo...

Ah... y gracias por lo de la nueva imagen del blog... es un recordatorio para que use más partes del cerebro que esa donde está el "corazón"