11.9.08

ANImal adverSARIO

Hoy fue otro 11 de setiembre. Cada vez que miré la fecha sentí ganas de llorar. Hoy me dijo H. que ese día, supo que todo el trabajo de su vida se había ido a la mierda. Los demás, aún no se han dado cuenta que nuestros sueños también murieron ese 11 de setiembre. Tal vez no murieron. Me consuela el deseo. Sólo les tiraron ácido encima y aún no han podido renacer.
En días como este, la certeza de la eterna, continua y constante ausencia de tu abrazo, me pega un tiro en la parte del cerebro donde está el corazón.

No hay comentarios.: